‘Me dijo que nos iba a matar, porque no acepté casarme con él’

‘Me dijo que nos iba a matar, porque no acepté casarme con él’

Borracho, a las 8 de la mañana de ayer, el soldado profesional Edilberto Hernández llegó a la casa de su novia Martha Cáceres, cuando ella preparaba el desayuno para sus niños, de 8, 5 y 2 años.

22 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Estaba separada del padre de sus hijos y había conocido al militar hacía cuatro meses.

El soldado, que vestía de civil, llegó a la casa del barrio Los Guarataros, en el sur de la capital araucana, con un extraño paquete envuelto en una toalla. Se veía feliz, aunque trasnochado.

Casi que de inmediato, le propuso matrimonio a Martha, que está esperando un hijo suyo. El “No” que ella le dio por respuesta lo enfureció.

Comenzó a golpearla, y Martha y su niña mayor, a pedir auxilio.

“Estaba como loco. Nunca lo había visto de esa manera.Me dijo que nos iba a matar a todos y nos agarró a golpes”, le contó a este diario la joven madre de 26 años, poco antes de entrar a la sala de cirugías del Hospital San Vicente de Arauca, donde fue intervenida ayer por varias heridas que le provocó una de las granadas que lanzó el enloquecido militar.

Eran las 8:15 de la mañana cuando los gritos alertaron al vecino y ex concejal Orlando Carrillo, quien entró a la casa de Martha a la carrera.

“Me lancé contra el soldado, y cuando estaba a punto de reducirlo me dijo que lo soltara y lanzó una granada.

“Rodó por el piso y corrí hacia la calle para pedirles a los demás vecinos que observaban en la puerta que se apartaran”, contó Carrillo, que en plena estampida fue alcanzado por la onda explosiva.

También quedaron heridos el soldado, Martha y sus tres hijos. Gravemente lesionada quedó la niña de 8 años.

Ante el susto de la explosión, la mayoría de los vecinos se alejaron.

Un niño de 13 años, sin embargo, atendió el llamado de auxilio de Martha, que le pidió que subiera al segundo piso y bajara a la niña que estaba mal herida.

“La cogí y la saqué a la calle, y ahí fue cuando el soldado lanzó la otra granada. Yo también quedé herido. La niña murió después en el hospital”, narró el menor.

La segunda explosión también les provocó heridas a Víctor Hugo Botero, Carmen Josefa Staper, Tatiana Pinzón, José Ulpiano Peña y Yimy Villareal, todos vecinos que habían acudido a auxiliar a Martha.

Los heridos fueron trasladados al Hospital San Vicente. Mientras tanto, el soldado Hernández se atrincheró en la casa de su novia, tomó como rehén al niño de 2 años y amenazó con hacer explotar una tercera granada.

Las había llevado envueltas en la toalla.

Lo durmieron para controlarlo Sobre las 8:30, el Ejército y la Policía acordonaron el lugar.

El capellán y una sicóloga de la Brigada 18, que tiene sede en Arauca, intentaron convencer al soldado de que dejara el niño libre, pero no tuvieron suerte.

Incluso, el militar volvió a amenazar con hacer explotar la granada que le quedaba.

Pasadas casi dos horas, pidió pan. Se lo llevaron. Luego pidió agua y fue cuando el Ejército aprovechó para agregarle al líquido una sustancia para dormirlo.

Eran las 11:30 de la mañana cuando el militar se quedó dormido. Fue cuando las autoridades entraron para sacar al niño que mantenía como rehén y lo llevaron al hospital para que lo atendieran por las heridas que le provocaron las esquirlas de una granada.

A las 12 del mediodía, el soldado fue sacado en una camilla, con heridas en sus extremidades superiores e inferiores. Todavía sostenía en la mano la tercera granada.

Antes de llevárselo, las autoridades lo amarraron. Lo internaron también en el Hospital San Vicente, donde permanece bajo estricta vigilancia.

Los médicos que atendieron ayer a Martha dijeron que todavía no es posible saber si perderá el bebé. Ella tiene 15 semanas de gestación.

En observación permanecían los dos niños sobrevivientes de ella, así como el menor de 13 años que auxilió a la pequeña de 8 que murió.

Los vecinos lesionados fueron declarados fuera de peligro.

No era la primera vez En el barrio Guararatara no había pasado ayer la conmoción por la tragedia que ocasionó el soldado del Batallón Contraguerrilla Número 49 de Arauca.

El militar tenía antecedentes de violencia, según un vecino. “No era la primera vez que llegaba borracho y hacía escándalo. Parece que siempre trataba mal a la novia”, dijo.

El comandante de la Brigada 18, coronel Juan Pablo Rodríguez Barragán, manifestó que la conducta del soldado era atípica, pues se le conocía como un hombre alegre. “Al parecer se encontraba en estado de enajenación mental”, agregó el alto oficial.

El soldado Hernández, de 29 años, fue dado ayer mismo de baja de las filas militares y puesto a disposición de la justicia ordinaria.

LE HABÍAN DADO EL DÍA LIBRE POR HACER REÍR A LOS NIÑOS DE ARAUCA.

Irónicamente, el soldado profesional Edilberto Hernández se dedicaba a divertir y a brindar espectáculos de malabarismo y lanza fuegos a los niños.

Era integrante del Grupo Especial de Operaciones Psicológicas (GEOS) del Ejército.

“Era muy divertido, el domingo pasado estuvimos en el barrio Chorreras, de Arauca, donde llevamos un bonito espectáculo a la comunidad, y sobre todo a los niños. Gracias al éxito que tuvimos nos dieron este lunes libre”, contó uno de sus amigos.

Hernández, además de malabarista, actuaba como un botafuegos y era uno de los más artistas más queridos por los niños. En las presentaciones del GEOS, alternaba con payasos y grupos musicales. Sus amigos lo definen como un hombre extrovertido.

El soldado, de una población de Cundinamarca, llevaba ocho años en el Ejército y en los dos últimos se vinculó al Grupo Especial de Operaciones Sicológicas. También seguía participando de las operaciones del Batallón Contraguerrilla.

NO SABEN POR QUÉ CARGABA EXPLOSIVOS ''No sé por qué tenía explosivos en su poder. Los pudo haber sacado de la Brigada o también los pudo haber comprado”.

Coronel Juan Pablo Rodríguez, comandante Brigada 18

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.