SEÑALES PARTICULARES

SEÑALES PARTICULARES

Juego de patriotas, según la novela de espionaje contemporáneo escrita por Tom Clancy, en la perspectiva del realizador irlandés Phillip Noyce, asume la defensa de un conferencista experto en seguridad internacional de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) cuya vida e integridad familiar corren serios peligros cuando por azar decide enfrentarse y desenmascarar una célula terrorista del Ejército Revolucionario Irlandés (IRA). El heroísmo cubre aquí dos facetas espectaculares aunque antagónicas por principios: de un lado, el extremismo político o radicalismo fanático de la fracción anti-monarquista proveniente de Belfast y supuestamente entrenada en el desierto libio; de la otra parte, un ex oficial de infantería estadounidense que por sí solo erradica tamaño mal. Siguiendo las reglas maniqueas de Hollywood, los buenos sufren y los malos son terribles de verdad.

02 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Jack Ryan, un ambiguo personaje que inicia la trilogía de película protagonizada por Harrison Ford, reúne las características propias del héroe moderno capaz de superar cualquier obstáculo. Sir Jack, con residencia campestre en Maryland, hecho caballero por salvar la vida de parientes cercanos de Su Majestad, surge como un nuevo James Bond con licencia para matar y habilidades suficientes que pondrán en jaque a los más famosos villanos. Las persecuciones por tierra, mar y aire inevitables en toda cinta taquillera de mucha acción logran que el común espectador olvide la intrincada trama de proyecciones tricontinentales para dejarse sencillamente sorprender por tecnologías y pericias telecomandadas al servicio de nobles causas para preservar la paz mundial.

Quizás el operativo más sensacional sea detectar en directo, vía satélite, y a varios miles de kilómetros con rayos infra-verdes, los terrenos camuflados y movimientos sospechosos de siniestros mercenarios. Otro hecho curioso: los papeles asignados frecuentemente a Harrison Ford como profesional que sale incólume de atentados fortuitos contra su vida. Recomendables Los imperdonables. Un maravilloso retorno al western , dirigido e interpretado por Clint Eastwood, con los temas clásicos del justiciero desconocido y la sabia descripción de espacios abiertos.

Los dueños de la noche. La presentación del director Gus Van Sant, con el tema inquietante de la narcolepsia y un cariz humano al tema álgido de la prostitución juvenil masculina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.