‘Tomé el cáncer como un reto más de vida’

‘Tomé el cáncer como un reto más de vida’

Me llamo José David Acosta. Soy economista, tengo 44 años, estoy casado y soy padre de dos hijos. Escribo para contar que atravesé por un tratamiento de cáncer de colon. La historia comenzó cuando mi papá murió en octubre del 2004, tres años después de que le diagnosticaron este mal (claro está que falleció de un derrame cerebral).

20 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Después de seis meses de ese acontecimiento triste decidí hacerme un chequeo médico general. Sin embargo, cuando llegué al gastroenterólogo me dijo: “Todo parece estar bien, pero por seguridad y antecedentes familiares es mejor un examen, exactamente una colonoscopia”.

Los resultados de esta prueba mostraron un tumor en el colon. El médico me ordenó una biopsia que confirmó el diagnóstico: cáncer de colon.

Mi vida y la de mi familia cambió desde ese día. La noticia fue impactante.

Pienso que los seres humanos no estamos preparados para recibir este tipo de noticias.

Cuando visité al cirujano especialista en colon me comentó: es posible que después de la cirugía salga con una colostomía (cortar el colon y conectarlo a la pared del abdomen para que drene en una bolsa).

Fue terrible para mí porque pensé: si estoy invadido por el cáncer no me dejo operar. Pero el médico, con su sabiduría, me hizo ver que tenía la oportunidad de vivir, y que existía un 75 por ciento de posibilidades de tener buena calidad de vida. Por el contrario, si no me operaba me moría.

Pensé en mis dos hijos de (12 y 6 años), por los que tengo que luchar.

Después de un año de operado, y de haber salido con una colostomía, el cirujano no tuvo más que felicitarme por ser buen paciente. Luego de terminar la quimioterapia y la radioterapia, se tomaron exámenes de nuevo y los resultados salieron sin indicios de enfermedad. Estoy en espera de programar la cirugía para que me quiten la colostomía. Gracias a Dios he tomado la situación de forma positiva y como un reto más de vida. El apoyo que se recibe de los seres más cercanos es vital; uno se da cuenta de la importancia que tiene el otro en nuestras vidas.

A quienes padecen una enfermedad oncológica les digo: adelante y actitud positiva. El cáncer no es sinónimo de muerte, si se está a tiempo.

Quiero agradecer a todas las personas que de una u otra forma nos han apoyado con su voz de aliento. Son fundamentales para no decaer en esta lucha; no se imaginan lo reconfortantes que son. También a mi padre: si no hubiera sido por él, jamás me hubiera hecho esos exámenes.

Envíe su ‘Experiencia saludable’ con sus datos personales (nombre, edad, ocupación, composición familiar y pasatiempos) al correo electrónico sonper@eltiempo.com.co o a la Av. El Dorado No. 59-70, redacción Vida de Hoy.

LA CONSIGNA ES NO CEDER.

El médico me hizo ver que tenía la oportunidad de vivir, y que había 75 por ciento de posibilidades de tener buena calidad de vida”.

José David Acosta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.