Los borrachos ¿dicen la verdad?

Los borrachos ¿dicen la verdad?

¿Fue en serio cuando dijo –según el reporte de una alguacil sobre su arresto bajo sospechas de conducir ebrio– que “los judíos son responsables por todas las guerras en el mundo”? O cuando le preguntó a la oficial que lo arrestó, “¿Eres judía?”.

20 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

.

En la primera de su serie de disculpas posteriores –la que no mencionó el carácter antisemita de sus palabras–, el actor y director de cine Mel Gibson, de 50 años, calificó lo que dijo como “repudiable”, y dijo que hizo declaraciones “que no creo que sean ciertas”.

En una disculpa posterior que abordó directamente sus comentarios acerca de los judíos, afirmó: “Estoy en el proceso de entender de dónde surgieron esas palabras mordientes durante esa exhibición de ebriedad”.

Entonces, ¿de dónde salieron exactamente esas palabras? (y no solo los comentarios contra los judíos sino también los menos destacados sobre la anatomía de una mujer policía). ¿Fue este soliloquio propiciado por el alcohol una desagradable visión de la personalidad de Gibson; en otras palabras, in vino veritas? ¿O no fue más que producto de beber tequila?.

Sucede que la ciencia ha trabajado arduamente para entender el cómo y el por qué de lo que todos aprenden en un fiesta del colegio: el alcohol puede provocar que la gente haga y diga cosas estúpidas. Pero, ¿hace que las personas digan cosas en las que no creen, como insistió Gibson en sus declaraciones, contrarias a la propia opinión y fe? En general, los expertos sugieren que la respuesta es “no”.

Consultado sobre de dónde vinieron esas maliciosas palabras, Kevin J.

Corcoran, un investigador de psicología que ha estudiado los efectos del alcohol en la percepción y el juicio, respondió sencillamente: “De su boca”.

Corcoran aseguró que los comentarios no surgen de la nada; por ejemplo, señaló, él mismo no puede formular declaraciones antisemitas bajo la influencia del alcohol. “Digo otras cosas vergonzosas cuando estoy ebrio”.

Agregó que Gibson “tal vez no crea totalmente” sus declaraciones sobre los judíos, “pero estaban esperando a ser pronunciadas” una vez que sus inhibiciones disminuyeron y fue sometido al estrés por ser detenido.

“Todos tenemos cosas que podríamos creer o sentir, o incluso estar apegados a ellas, que sabemos que son incorrectas”, dijo Corcoran. Por ejemplo, señaló, es más probable que las personas vean pornografía cuando beben que cuando están sobrias; el alcohol reduce las inhibiciones, para bien o para mal.

Esta sustancia es un depresor porque inhibe las funciones del encéfalo, precisó Nora D. Volkow, directora del Instituto Nacional contra el Abuso de las Drogas. El cerebelo rige la coordinación motora, lo que explica el andar tambaleante y la menor capacidad para conducir de un ebrio.

La corteza prefrontal “realiza normalmente una evaluación de lo apropiado de nuestros actos”, indicó, modulando los deseos y los impulsos. Después de un par de tragos, agregó Volkow, se vuelve mucho más difícil reprimir tales impulsos.

“El alcohol nos devuelve a la adolescencia y a la infancia”, aseguró, la época antes de que la corteza prefrontal se desarrolla totalmente.

Esto lleva a una condición que los investigadores llaman el “efecto de miopía por alcohol”, en el que alguien que ha bebido demasiado reacciona a señales inmediatas sin importar las consecuencias o el contexto social más amplio.

G. Alan Marlatt, director del Centro de Investigación sobre Conductas Adictivas de la Universidad de Washington, dijo que, con frecuencia, los psicólogos se enfocan en la diferencia entre “rasgos y condiciones”. La ebriedad es un estado temporal, pero podría desencadenar rasgos más profundos y permanentes, dijo.

No obstante, Marlatt aseguró que hay personas que, bajo la influencia del alcohol y otras drogas, hacen cosas atípicas o dicen cosas que no son ciertas.

Quizá la mejor explicación para los comentarios de Gibson podría venir de la frase italiana para referirse a hablar incorrectamente: ‘Mi e scappato’.

Significa, literalmente: “Se me escapó”.

CONDENADO, MULTADO Y EN TERAPIAS En días pasados, Mel Gibson fue sentenciado a tres años de libertad provisional por manejar borracho. Además, tendrá que pagar una multa de 1.300 dólares y asistir casi un año a las terapias de alcohólicos anónimos (cinco días a la semana por cuatro meses y medio, y luego tres veces a la semana durante siete meses y medio más).

Los abogados del actor de 50 años, que no compareció ante la juez Lawrence Mira de la Corte Superior de Malibú, llegaron a un acuerdo con el tribunal, y tras no litigar fue sentenciado al régimen de terapias en AA.

Su pase de conducción fue suspendido por tres meses.

ESTAR EBRIO ES..

Una borrachera cursa con cambios conductuales, desinhibición de impulsos sexuales, agresividad, deterioro de la capacidad de juicio y de la actividad social o laboral, lenguaje farfullante, descoordinación, marcha inestable, cambio del estado de ánimo, irritabilidad, locuacidad, disminución de la atención y amnesia.

Los casos más graves de intoxicación con alcohol conllevan pérdida de conciencia, coma e incluso muerte por depresión cardiorrespiratoria.

El tratamiento se orienta a proteger al ebrio de traumatismos secundarios, así como vigilar la aparición de posibles complicaciones, como vómitos y trastornos respiratorios.

En casos severos se requiere hospitalización. No dude, en cualquiera de estas situaciones, llevar al afectado al hospital, con urgencia. La recuperación depende de la cantidad de alcohol ingerida y de la rapidez con que se inicia el tratamiento.

estar ebrio es...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.