¿Pardo, Peñalosa... o Elsa Koppel de Ramírez?

¿Pardo, Peñalosa... o Elsa Koppel de Ramírez?

Falta más de un año, pero ya comienza a perfilarse la disputa por la Alcaldía de Bogotá, la que después podría trasladarse a la campaña presidencial del 2010. Me explico: es posible que Rafael Pardo –hoy sin curul en el Congreso– sea el candidato oficial del liberalismo. Y es probable asimismo que cuente con el respaldo eventual del pastranismo. No hay que olvidar, en efecto, las estrechas alianzas anteriores entre César Gaviria y Andrés Pastrana, ni tampoco sería descartable que dicha candidatura –la de Pardo– tuviera algunos respaldos de la izquierda insatisfecha con el Polo, comenzando por el propio Lucho.

20 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Por otro lado está Enrique Peñalosa, quien, al no llegar al Congreso por lanzarse con una lista cerrada, ha dicho ya que quiere repetir Alcaldía, cosa que –aparte de sus equivocaciones políticas– entusiasma a más de uno.

Sería el enfrentamiento de dos candidatos fortísimos por el segundo puesto más importante del país, con el ítem de que Peñalosa –o, mejor, el uribismo– tendría primero que limar asperezas con Leonor Serrano, quien también aspira a ser burgomaestre. Desde luego que resultaría mil veces preferible que doña Leonor se preocupara más por neutralizar la invasión de cuartos traseros de los pollos gringos que nos inundarán a raíz del TLC, que por pensar en gobernar una urbe como Bogotá.

Si Peñalosa ganara ahora quedaría fuera del ring presidencial del 2010, lo que a su vez le abriría espacios a otros uribistas más uribistas... si el actual Presidente no decide candidatizarse por tercera vez, con la ayudita –entre otros– de Ciro Ramírez y Rosemberg Pabón.

¿Qué irá a pasar entonces en el liberalismo? Si Pardo logra su cometido –que sería la Alcaldía– es posible que para el 2010 se conforme otra alianza de intereses entre Pastrana y Gaviria, ignoro si lanzándose alguno de ellos para enfrentarse al propio Uribe, o a través de otro aspirante que, por lo pronto, no se observa.

¿Y Samper qué? Seguro estoy de que, ante semejante perspectiva, seguiría con Uribe y en todo caso jamás con Pastrana ni Gaviria. Hay un dato interesante que reafirma lo anterior: mientras el Partido Conservador –que hoy no está con Pastrana– se solidarizó con él cuando renunció a la embajada en Washington, el Partido Liberal no quiso hacerlo con Samper, independientemente de las diferencias que este tuviera con la Dirección Liberal.

Así las cosas, son dos bandos los que se perfilan, tanto dentro del liberalismo como de aquel conservatismo que continuará apoyando a Uribe, contra viento y Pastrana.

Lo difícil es saber a qué podría jugar la izquierda, pues si bien es cierto que Lucho Garzón se proyecta como candidato presidencial para el 2010, quién sabe si el Polo no se reviente por dentro de aquí a entonces. Y, en ese caso, la izquierda volvería a quedar en su plata, que nunca ha sido suficiente para obtener una victoria final, salvo cuando el propio Lucho se lanzó a la Alcaldía hace casi tres años pero contó con el apoyo indispensable del sector más izquierdista del Partido Liberal, que, a propósito, no anda contento con la jefatura única de Gaviria porque considera que solo protege a los suyos y no a los demás. ¿Será verdad? Finalmente, tampoco sería extraño que el contestatario electorado bogotano resolviera inclinarse por un candidato cívico antes que político, según ocurrió en su momento con Mockus. Aludo a un nombre concreto: Elsa Koppel de Ramírez, presidenta de la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá, quien tuvo el valor de trancar el centro comercial que, como gato por liebre, nos querían meter con el cuento de Villa Adelaida. Gente así, que encarne y defienda los intereses del ciudadano común –por lo demás tan atropellados por la explosión de ejércitos privados que se han tomado la ciudad– es la que necesitamos de mandatarios. Y Elsa Koppel, libre de ataduras burocráticas y de compromisos ideológicos, podría constituirse en auténtica revelación. ¡Yo la apoyo!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.