Hay más semillas de soya

Hay más semillas de soya

Pese a que Colombia cuenta con solo el 0,05 por ciento del área sembrada con soya en el mundo (42.000 hectáreas), desde 1994 el trabajo de investigación agrícola ha dado como resultado siete nuevas variedades de esta leguminosa. La última, puesta ayer viernes en el mercado, fue la variedad Taluma 5, primera soya forrajera, es decir, la extracción de aceite y para alimentar al ganado bovino y porcino y a las aves.

19 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

“Si se siembra bajo un adecuado sistema de cultivo, en los lotes se logran cosechas de entre 20 y 36 toneladas de forraje por hectárea y 2,8 toneladas de grano, con un contenido de contenido de proteína del 16 por ciento”, afirmó Rubén Valencia, gerente del plan de investigación y desarrollo de soya, de Corpoica.

La cifra de rendimiento supera el promedio nacional que está en 1,9 toneladas de grano por hectárea.

Según el vocero de Corpoica, la variedad Taluma 5 puede ensilarse con maíz, caña, sorgo o millo, donde la soya aporta la proteína, mientras que los otros ofrecen los carbohidratos, combinación necesaria para buen balance nutricional para los bovinos.

Si es para ensilar puede cosecharse entre los 67 y 72 días después de haber emergido las plántulas del suelo; dicho periodo debe alargarse a 120 días si el propósito es la obtención de aceite para consumo humano o para la formulación de alimentos balanceados para cerdos o aves.

Con el fin de reducir la dependencia de los soyeros colombianos a la P-34, la variedad más popular del grano, los cultivadores tienen en el mercado semillas mejoradas, producto del trabajos del ICA y de Corpoica.

Entre otros, dicho mejoramiento se ha centrado en aumentar la productividad del cultivo, la adaptación a condiciones climáticas de zonas específicas, la resistencia al ataque de plagas y enfermedades, mejorar la calidad del grano y la tolerancia a la acidez de los suelos. En cuanto al primer aspecto, aumento de la productividad por unidad de superficie, las variedades disponibles en el mercado permiten obtener hasta 3,9 toneladas de grano por hectárea.

Esto se logra si los cultivadores usan semilla certificada, si acogen (estrictamente) las recomendaciones técnicas del caso y si la variedad sembrada es la apropiada para la zona de cultivo.

Sobre esto último cabe destacar que los trabajos de mejoramiento han dado como resultado semillas para zonas con tipos de suelos específicos del Valle del Cauca, el piedemonte llanero y la altillanura colombiana.

Otro trabajo de mejora-miento que se ha hecho a las semillas de soya es su resis-tencia al ataque de enferme-dades, especialmente las lla-madas cercospora, plástula bacteriana y mildeo velloso. Para la roya, de reciente aparición en los cultivos, aún no hay variedades resistentes.

Pese a los resultados anotados, otro cuello de botella es la incidencia de las plagas en este cultivo, que por ahora solo es posible combatirlas con manejo integrado, orientado más hacia un modelo biológico que a la fumigación con plaguicidas químicos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.