BAYER: VINCULADA A COLOMBIA DESDE 1912

BAYER: VINCULADA A COLOMBIA DESDE 1912

Con la misión de establecer los primeros contactos con empresas importadoras, distribuidoras y droguerías en Colombia, llegó a Barranquilla, en julio de 1912, el primer representante de la fábrica Bayer. Durante el primer año de actividades se inició la importación de productos farmacéuticos para la Costa Caribe y posteriormente, para todo el país.

01 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Red inicial de comercialización En 1922 se fundó en Barranquilla la primera sede de Bayer en Colombia. Al año siguiente, la principal se trasladó a Bogotá y Barranquilla se convirtió en la primera sucursal; poco después se instalaron agencias en Cali, Medellín, Bucaramanga y Pasto.

Pese a las dificultades de transporte de la época ocho horas en avión desde Barranquilla a Girardot y luego a lomo de mula (más tarde en carro o en tren), Bayer inició el suministro de sus productos en todo el país. En los años siguientes, la organización creció constantemente. Optimista retorno En 1949, superadas las dificultades ocasionadas por la Segunda Guerra Mundial, al retornar Bayer a Colombia, se desarrolló el negocio fitosanitario significativamente: al final de la década, cuando los cultivos más importantes del país eran el algodón y la papa, los agricultores colombianos ya utilizaban los productos fitosanitarios de Bayer. Respaldo técnico en el campo La venta de productos fitosanitarios de Bayer exigía por principio empresarial un servicio técnico complementario, de tal forma que en 1954, Bayer ya disponía de un departamento técnico que desde entonces, estudia la problemática del sector agrícola colombiano en el ámbito biológico y ofrece soluciones exitosas. Infraestructura creciente En 1957 se instalaron en la Avenida de las Américas (Bogotá), las oficinas y la nueva planta de formulación que permitió, a partir de 1963, disponer oportunamente de productos, obviando muchos de los trámites de importación desde Alemania.

La División Agrícola de Bayer disponía, en 1971, de 25 personas y una organización exterior muy fuerte. Y en 1972 se ampliaron los campos de aplicación con nuevos productos fitosanitarios. El Grupo Experimental Colombiano (GEC), que colabora en la investigación local y mundial de Bayer y depende directamente de Miami, fue fortalecido en 1976; en 1977 se amplió el número de bodegas en todo el país.

Los cultivos de café y algodón, en auge por aquella época, generaron para Bayer la necesidad de instalar una nueva planta de formulación que se construyó en Barranquilla, parlelamente a la ampliación de la planta de Bogotá. Aportes en los 80 En la década de los 80 se llevó a cabo una intensa actividad de investigación y desarrollo debido a la problemática fitosanitaria en diversos e importantes cultivos del país.

Roya del café: mediante una positiva investigación se presentaron alternativas de manejo para la utilización de programas de aplicaciones de fungicidas sistemáticos (Bayletón), de acuerdo con la curva epidemiológica del patógeno.

Complejo de plagas en el algodonero: con el insecticida Baytroide se le brindó al agricultor la oportunidad de controlar varias especies de insectos con un solo producto. (Heolithis, picudo, spodoptera y gusano rosado). Además, con las estrategias de uso del insecticida Alsystin, se realizó un aporte importante para el manejo integrado de plagas.

En los cultivos de arroz, sorgo, flores, hortalizadas y frutales se establecieron criterios para el manejo de enfermedades y se profundizó en el conocimiento de aplicación de los diferentes productos Bayer especialmente fungicidas a través del servicio de asistencia técnica integral y directa. En el preámbulo del siglo XXI Bayer llega a la década de los 90 fortalecida en experiencia y tecnología, para responder a las necesidades de la agricultura moderna, donde se involucran los conceptos biológicos, ecológicos, económicos y de calidad total.

Es así como en 1991 se introdujo al mercado algodonero Bolstar, insecticida con características particulares como espectro especializado de acción que permite racionalizar el manejo de las plagas preservando la entomofauna benéfica.

Los productores de flores que para esa misma época le generaban al país importantes divisas se enfrentaban a la plaga Thrips, que amenazaba la calidad de las flores y por ende su exportación. La División Agrícola de Bayer ofreció, con su producto Mesurol WP50, una eficaz herramienta de control.

En 1992 y en continuidad con una labor de muchos años en favor de los cultivos de arroz colombiano, Bayer después de una minuciosa y prolongada investigación dio a conocer el Monceren, fungicida eficaz y específico para el control de Rizocthonia, enfermedad que se venía dispersando paulatinamente durante los últimos años.

En la década de los 90, como preámbulo del siglo XXI, Bayer ya responde a los intereses del mundo; la protección de la naturaleza y la producción más eficiente de alimentos para una población que no cesa de crecer.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.