¿Quién mató a Roa Sierra? (II)

¿Quién mató a Roa Sierra? (II)

Los que mataron a Gaitán, si es que Juan Roa Sierra no actuó solo, como pretende la historia, deberían leerse El crimen del siglo , porque es una novela donde aparecen dos crímenes, y el segundo lo cometieron los que iban a cometer el primero.

16 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Desde que supe que empezaba a escribir el libro, interrogué a Miguel Torres acerca de qué nuevo indicio iba a aportarnos con respecto al hecho nefando.

“Ninguno –me dijo–, no es labor de la literatura andar desfaciendo tuertos.” De acuerdo, ni que fuéramos caballeros ni detectives andantes, con lo caído que está el DAS. El de Gaitán fue el crimen del siglo, indudablemente, aunque no aparezca en Grandes asesinatos del siglo XX, de Julio A. Sierra –argentino y oportunista como Oppenheimer–, quien incorpora en cambio a Gianni Versace, el modisto sarasa; que ni siquiera a Passolini.

Si Torres tuvo la osadía y el talento de ofrecernos en La siempreviva una versión de la tras escena del Palacio de Justicia, con esta obra vuelve a rebullir el agua estancada y casi podrida del crimen tristemente perfecto.

Una novela negra que divulga el origen de la noche que nos cobija.

Para cualquier atentado, Gaitán estuvo siempre a tiro. Él confiaba en que su grandeza lo convertía en invulnerable a sus enemigos. Le ponía el pecho al peligro. Pero olvidaba lo que es el enemigo minúsculo.

A medida que me adentraba en el laberinto psicológico de Miguelito con su rolo personaje de baja estofa, acudía en busca de datos al Internet, que a veces es más venenoso que Alfonso López Michelsen. Encontré, por ejemplo, en una página extraña que tiene que ver con EL TIEMPO del martes 6 de marzo del 2001, un informe acerca de que Estados Unidos habría hecho públicos los documentos, hasta el momento clasificados como de extrema reserva, relativos a la muerte de Gaitán. Allí se divulga la declaración concedida “una semana después del asesinato, en audiencia ‘a puerta cerrada’ con el entonces director de la CIA, almirante Roscoe H. Hillenkoetter, para esclarecer los hechos del 9 de abril”. El incongruente funcionario afirma que “Sierra era el sobrino de un oficial del ejército de apellido Galarza Ossa, asesinado por el teniente Cortés, a quien Gaitán logró hacer exonerar la madrugada del nefasto 9 de abril”. Y que habría sido “un acto puro de venganza personal”.

Más adelante, en un recuadro de hipótesis, se dice que Roa Sierra “habría actuado en venganza porque era hijo ilegítimo del mismo padre de Gaitán”. Y, por si fuera poco, porque “Gaitán cortejaba a su novia”, a María. O sea que papá e hijo acabaron con su familia. Lo que corroboraría la famosa teoría del “lío de faldas” del doctor López, quien dejaría de ser un áspid para convertirse en sabueso.

Así las cosas, el asesino actuó solo, con motivaciones más que suficientes, superiores a las del gobierno conservador, a las del imperialismo norteamericano y a las del comunismo soviético.

De todas maneras, el 9 de abril de 1948 estos tres alfiles estaban listos y apostados en diferentes diagonales de la carrera 7ª. para darle mate al líder. Gaitán salió del edificio Agustín Nieto del brazo de Plinio Mendoza Neira y ahí fue cuando el hombre más insignificante del planeta le descerrajó por la espalda y le dio en la torre los “tres golpes de sangre”.

Se les adelantó a los potenciales magnicidas, quienes no tuvieron más remedio que ensañarse contra el pobre hijueputa, y hacerlo víctima del linchamiento del siglo, seguramente el más atroz que registra la historia.

Espero que Gloria Gaitán, a quien tanto admiro, no me vaya a quitar el saludo, como lo hiciera en su momento con el doctor López, por esta recreación insolente de su tragedia, que ha sido la de Colombia, y que los políticos de ayer y de hoy, con rabo de paja o sin él, no solo lean este libro, sino que lo comenten públicamente, para tranquilidad de sus opacas conciencias.

nadaismo@telesat.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.