Segunda guaca habría sido obra de militares para volver por ella

Segunda guaca habría sido obra de militares para volver por ella

La supuesta existencia de una segunda guaca en las selvas del Caquetá, que habría sido buscada infructuosamente en octubre del 2005 durante una operación militar que desató controversia, sería el resultado de un entierro realizado por los militares con el dinero que no pudieron llevarse de la primera, y no se trataría de otra guaca nueva de las Farc.

15 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Las versiones de varios militares, que aseguran que fueron reentrenados y llevados al Caguán a buscar más guacas, revelan que sí iban por una segunda caleta, pero esta era la que ellos cavaron antes de abandonar el lugar.

“Como no se podía llevar todo, por orden de mi teniente (Jorge) Sanabria, se enterró la plata que sobró, como dos kilómetros arriba de donde encontramos las canecas. Allí se guardaron unas armas y la plata. Por eso éramos los únicos qué sabíamos dónde estaban”, señaló uno de ellos.

Hasta el momento esta versión ha sido respaldada por cuatro soldados. Esto indicaría que Sanabría y sus hombres no tenían la ubicación de una caleta distinta, como se ha rumorado en los últimos días.

“Mi teniente dijo que luego tocaba recuperarla como fuera, por eso pasaron más de dos años”, señala la declaración. Así mismo, uno de los soldados asegura que desenterraron algún dinero, pero nunca les dieron el porcentaje prometido.

El misterio de Sanabria Lo que indaga ahora la Justicia Militar es cómo Sanabria siendo un militar involucrado en una investigación de tanta trascendencia y conocida por la opinión pública, fue admitido para participar en esa operación.

El senador Élmer Arenas, quien sirvió de puente para que Sanabria entregara la información sobre la supuesta guaca, dice que conoció al militar a través de un empresario de Cali y desde el primer día sabía quién era.

Por presunta omisión por uso (al haber entregado armas y uniformes del Estado a los ex militares) son investigados dos generales.

LA SEGUNDA CALETA.

"Como no se podía llevar todo, por orden de mi teniente Sanabria, se enterró la plata que sobró".

Declaración de uno de los soldados condenados por guaca

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.