Secciones
Síguenos en:
DE LA COMEDIA A LA TRAGEDIA

DE LA COMEDIA A LA TRAGEDIA

Supongamos que desde hace algún tiempo usted ha venido trabajando en una obra de teatro y que luego de varios meses de ensayos, desea presentar su espectáculo en un escenario de Medellín. Imaginemos que pudo conseguir el dinero para alquilar la sala, comprar el maquillaje, la utilería, confeccionar el vestuario, pagar los técnicos, diseñar y fabricar el escenario, añadir algunos efectos especiales, contratar el transporte. Es decir, que pudo sobrevivir de alguna manera durante el período de ensayos. Digamos que, por fin!, tiene la obra lista y siente como si fuera a convertirse en el descreste de la dramaturgia. Entonces, ya solo falta el toque final. De éstas lo separa apenas un permiso de la Secretaría de Gobierno del Municipio...

Conseguirlo significa ir a la oficina 303 en el tercer piso del Centro Administrativo La Alpujarra. Allí se encontrará con el Decreto número 999 de noviembre 6 de 1992, por medio del cual se regulan los espectáculos públicos.

Ahí empezará una verdadera pesadilla de ires y venires, ventanillas, sellos, firmas, autenticaciones, documentos, dinero...y vuelva después .

De polo a polo Reunir la primera tanda de papeles (autorización de la Secretaría de Educación, Cultura y Recreación Municipal; certificación de la Sección de Bienes Inmuebles del Departamento Jurídico de la Secretaría de Hacienda Municipal o copia autenticada del contrato de arrendamiento del lugar en donde se va a realizar el espectáculo; paz y salvo con la oficina de Coldeportes en el Unidad Deportiva Atanasio Girardot y con Acinpro y Sayco) representa un recorrido turístico por la ciudad y su burocracia.

Cuando vuelva a coger aire fresco y ya no le duelan las ampollas de los pies inicie la segunda etapa, la cual implica un viaje al Departamento de Extranjería del DAS, en un barrio alejado al occidente de Medellín, si en la obra trabaja un extranjero, para luego, regresar al centro y conseguir la certificación que garantiza que la Policía Nacional prestará servicio de vigilancia.

Una vez logrados estos requisitos, vaya a la Oficina de Impuestos Municipales para reclamar el paz y salvo de esa dependencia, previo otorgamiento de la póliza exigida por la Secretaría de Hacienda Municipal, para asegurar el pago oportuno del impuesto. Después acuda al Comité Municipal de Precios, para que le aprueben el precio de la boletería y la resolución correspondiente.

Y no se le olvide...

Pero la dicha aún no llega. Todavía le hace falta una certificación o contrato de un organismo de protección contra accidentes y una copia autenticada del contrato celebrado entre el empresario y los artistas, debidamente reconocidas sus firmas en una notaría.

Aunque sea la décima vez que se presente en el año, debe llevar un certificado de existencia y representación legal de la sociedad, corporación o fundación que haga las veces de empresario. Cuando se trate de espectáculos realizados a campo abierto, deberá adjuntar el concepto positivo de ubicación, emitido por Planeación Metropolitana, licencia sanitaria de Metrosalud y visto bueno del Departamento de Bomberos.

Si desea lograr la exención de algunos impuestos, debe enviar una carta a Colcultura y al Ministerio de Hacienda en Bogotá y esperar su respuesta para incluirla con los demás documentos.

Todos estos trámites son motivo de queja por parte de los teatreros, que los consideran exagerados. Según dicen, el proceso requiere de la disponibilidad de una persona entendida en estas lides y aún así, los trámites se demoran, como mínimo, mes y medio. Varios grupos han decidido no presentarse por fuera de sus sedes, antes que volver a enfrentar una situación que, como dijo un afectado, parece salida de un libro de Kafka .

En reuniones realizadas desde junio en el Concejo de Medellín, las agrupaciones teatrales están intentando encontrar una salida que reduzca o agilice el decreto, ya que reconocen que es necesario que exista control por parte del Estado, pero sin que el camino para cumplirlo se convierta en un laberinto.

Edna Lucía Giraldo Gómez, Jefe de la Sección de Asuntos Legales de la Secretaría de Gobierno Municipal, sostiene que las exigencias que existen en ese decreto son necesarias, porque se tiene que garantizar el cumplimiento del evento, la tranquilidad y la seguridad de las personas .

Giraldo agrega que los empresarios deben organizarse para realizar los trámites de los eventos utilizando el personal adecuado y haciendo la petición a la Secretaría dentro de un tiempo prudente y no un día y medio antes de iniciarse el evento, como nos ha sucedido .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.