¿Quién es quién en las regiones?

¿Quién es quién en las regiones?

Contrario a lo que se podría pensar, los colombianos más ‘ricos’ no están en Bogotá, Medellín o Cali, sino en uno de los departamentos menos poblados del país. Se trata de los habitantes del Casanare, quienes según las estadísticas del Dane, tienen la riqueza per cápita más alta del país. (Ver gráficos: Dónde creció más el crédito de vivienda - Departamentos con más crecimiento en los permisos para construir - Departamentos donde se redujo la inversión de las empresas)

14 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

De toda la riqueza que produjo este departamento en el 2003 (ese es el dato más actualizado) a cada uno de sus habitantes les correspondieron (al menos estadísticamente) 4’979.825 pesos, mientras que los del Putumayo fueron los que ocuparon el último lugar en riqueza per cápita al obtener en ese año solo 633.159 pesos.

Estas cifras se encuentran en el último Informe de Coyuntura Económica Regional (Icer), que publica semestralmente el Dane, analizando el desempeño de los 32 departamentos del país y del Distrito Capital. Allí no solo se evidencia que el segundo lugar en riqueza per cápita lo tienen los sanandresanos con 2’758.920 pesos, sino además que el año pasado Antioquia se mantuvo como la región más exportadora de productos no tradicionales, aunque La Guajira fue el departamento que más incrementó sus ventas al exterior.

Bogotá con mayor vivienda Así mismo, se conoció que en el 2005 Bogotá presentó la mayor área autorizada para edificación de vivienda con un total de 2’816.121 metros cuadrados, pero fue en Córdoba en donde más aumentaron los permisos para construir viviendas (421 por ciento), mientras que en Nariño fue donde más cayeron (24 por ciento).

En cuanto al nivel de precios, Pereira y Cartagena se ubicaron el año pasado como las ciudades en donde menos se encareció la canasta familiar, mientras que en Villavicencio y en Montería ocurrió lo contrario.

Sucre y Caquetá registraron las menores tasas de desocupación del país durante el 2005, con 5,9 y 6,1 por ciento, respectivamente frente a un 11,7 por ciento a nivel nacional, pero en el Quindío el flagelo del desempleo fue el más alto de Colombia (19,4 por ciento).

Las ciudades más caras El año pasado en Villavicencio, Montería, Bucaramanga, Pasto, Barranquilla y Cúcuta la vida fue más cara que en el resto del país, pues su nivel de inflación fue superior al promedio nacional.

En el caso de la capital del Llano, EL TIEMPO pudo corroborar estas estadísticas al acompañar a Lucía Arias Vásquez, ama de casa de clase media, a hacer un mercado. Ella afirma que ha vivido en otras cuatro ciudades del país y nunca antes había experimentado un alza de precios como la que se vive en Villavicencio. Según sus cuentas, donde más se notan las alzas es en los productos básicos: “Cinco libras de azúcar que en enero costaban 3.300 pesos, hoy valen 5.690 pesos o 6.000 en los supermercados nuevos. Los detergentes pasaron de 3.200 a 4.000 pesos, es decir, que en un semestre subieron casi 20 por ciento, lo que es realmente desproporcionado”.

Preocupada por los precios, Lucía ha preguntado a los comerciantes de plazas de mercado y tenderos la razón de este fenómeno y lo único que aciertan a decirle es que los peajes de la Vía al Llano están muy caros y eso sube los precios.

Esa percepción la corroboran las cifras del Dane, que indican que lo que más se encareció en Villavicencio el año pasado fue el transporte. En el polo opuesto se ubicó Pereira, que el año pasado se ubicó+ como la ciudad con la menor carestía. Allí la canasta familiar apenas subió 4,46 por ciento, mientras que en todo el país el dato fue de 4,85 por ciento.

Aunque el informe del Icer se hace semestralmente, las cifras sobre crecimiento económico tienen un rezago de dos años, es decir, que están hasta el 2003.

No obstante, si la tendencia se mantiene, se ve que mientras en ese año el país entero creció 3,86 por ciento, Guaviare, Putumayo y Guajira superaron con creces el promedio nacional, al aumentar su PIB por encima del 20 por ciento. Esto se explica precisamente porque en estos departamentos están ubicados pozos petroleros, minas de carbón e incluso grandes extensiones de cultivos ilícitos.

En el Guaviare el mayor crecimiento está por el lado agropecuario, especialmente por la pesca.

En Putumayo está la refinería de Orito, así como otros campos de Ecopetrol y de multinacionales.

El impulso del carbón En la Guajira está el Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto más grande de América Latina, la cual lleva tres años consecutivos aumentado sus exportaciones. Esta también es la explicación para que este sea el departamento que el año pasado más creció sus ventas externas (314 por ciento).

Un panorama contrario es el de Tolima , Quindío y Chocó, cuyas economías decrecieron en el 2003 un 5,3, 4,2 y 2,2 por ciento, respectivamente.

El Tolima fue además el departamento donde el año pasado más cayeron las licencias de construcción (30,33 por ciento) y fue el tercero con mayor número de desocupados. La explicación del Dane para la desaceleración del departamento tiene que ver con una contracción de las actividades de administración pública y agricultura, donde se destaca una disminución del 28 por ciento en el valor agregado que debía generar el café.

Profesionales mejor pagados El casanareño común reconoce que los ingresos que un profesional obtiene en su región pocas veces se pueden devengar en otras partes del país. Un claro ejemplo es Sandra López, una profesional de la salud que trabaja para la gobernación y para una IPS privada, lo que permite ganar unos 4 millones de pesos mensuales.

Es de anotar que la mayoría de salarios altos sólo son para profesionales en áreas como medicina, arquitectura, derecho, ingenierías y administración, especialmente para aquellos que laboran en petroleras y grandes empresas privadas. Mientras tanto, otro porcentaje de la población se mantiene en estado crítico de pobreza y por lo menos un 68 por ciento pertenecen a los estratos 1 y 2, según cifras del Centro de Control Ciudadano.

* Con apoyo de los corresponsales.

LAS FINANZAS PÚBLICAS EMPEORAN CADA VEZ MÁS.

Pese a que las regiones han sido las principales responsables del saneamiento fiscal, el año pasado la mayoría de ellas presentaron deterioro de sus indicadores, bien sea porque disminuyeron el superávit o porque pasaron de un saldo en negro a uno en rojo. El caso más dramático es el de Norte de Santander, que pasó de tener un déficit de 25.205 millones de pesos en el 2004 a uno de 144.805 millones en el 2005. Este resultado se explica por menores ingresos de transferencias ( dinero que le gira el Gobierno Central a las regiones) y tributarios, en especial por un menor recaudo en la sobretasa a la gasolina porque muchos nortesantandereanos prefieren tanquear sus carros en Venezuela. El polo opuesto estuvo en San Andrés, cuyas finanzas públicas presentaron una notoria recuperación, al pasar de un déficit de 1.467 millones de pesos en el 2004 a un superávit de 10.755 millones. El buen desempeño se explica por un aumento rápido de los ingresos con respecto a los gastos, lo que además le sirvió al departamento para realizar pagos anticipados a su deuda pública, para cumplir en menor tiempo las obligaciones.

MÁS PRÉSTAMOS PARA VIVIENDA EN AMAZONAS.

Amazonas se convirtió el año pasado en el departamento donde más creció la financiación de vivienda: un impresionante aumento de 920,31 por ciento.

Allí, los bancos pasaron de dar créditos hipotecarios por 64 millones de pesos en el 2004 a 653 millones en el 2005. Sin embargo, estos préstamos solo fueron para vivienda usada, pues para la nueva en este departamento no se prestó un solo peso, como tampoco en Arauca, Vaupés y Vichada. Así mismo, vale la pena tener en cuenta que en el Amazonas solo hay 9.273 unidades habitacionales contabilizadas, es decir, que es el departamento número 31 entre los 33 que mide el Dane donde hay un mayor inventario de las viviendas.

4,9 millones de pesos es lo que le correspondería a cada habitante de Casanare, según las estadísticas del Dane. En Bogotá, según el organismo, esta suma sería del orden de 2,5 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.