E.U: ‘irakazo’ en las primarias

E.U: ‘irakazo’ en las primarias

La guerra de Irak empieza a provocar estragos en el sitio menos esperado: las elecciones primarias del Partido Demócrata de Estados Unidos. Cuando los candidatos a las plazas renovables en el Congreso empiezan a enfrentarse en las votaciones internas del partido, el fantasma de Irak se proyecta sobre ellas y provoca devastadoras sorpresas. La primera la sufrió Joe Liebermann, uno de los más notables jefes demócratas, que en el 2000 acompañó a Al Gore como candidato a la vicepresidencia y cuatro años después se lanzó como independiente. Liebermann fue uno de los demócratas que apoyaron la invasión de Estados Unidos a Irak hace tres años y ofreció generoso respaldo al presidente George Bush, del Partido Republicano. El martes pagó esa solidaridad cuando cayó derrotado en las primarias de Connecticut.

11 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

El vencedor fue un millonario bisoño en materias políticas, Ned Lamont, de 52 años, que realizó la campaña casi exclusivamente criticando el apoyo que Liebermann dio a esa guerra, cada día más impopular. Su insistencia lo puso al frente de las encuestas desde muy pronto. La votación demócrata femenina se dividió en partes iguales, pero los jóvenes apoyaron mayoritariamente a Lamont. En las últimas etapas de la contienda, el viejo zorro demócrata abrió fuego contra Bush y exigió el retorno de las tropas estadounidenses.

Pero era poca cosa y, además, Lamont se encargó de restregarle su hoja de vida. En ella no solo aparece el apoyo a la guerra ilegal, sino también una fotografía fatal en que Bush posiblemente besa la mejilla de Liebermann en un acto público. Es el beso más caro que ha recibido quien durante 30 años fue prominente líder y ahora, tras la paliza, ha optado por presentarse de nuevo como candidato independiente, aunque con pocas esperanzas de ganar.

El sorpresivo ‘irakazo’ de Liebermann ha obligado a que varios colegas suyos remojen las belicosas barbas. Entre los senadores demócratas que se presentan a elecciones este año hay otros siete que también respaldaron la guerra. Varios ya han empezado a curarse en salud y a pedir el retiro de los soldados estadounidenses del escenario de conflicto. John Kerry, el senador de Massachusetts que fue candidato demócrata contra la segunda administración Bush, y el senador de Carolina del Norte John Edwards –otro influyente legislador– se arrepintieron de su apoyo y ahora piden que Estados Unidos salga de Irak. Las urnas dirán si es demasiado tarde para que corrijan su error.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.