Un chavista de 24 horas al día

Un chavista de 24 horas al día

Tiene 43 años y gesto de buen muchacho. Es sin duda una de las caras más joviales del chavismo, simpático con la prensa y accesible. Pero estas características apenas si matizan un verbo fuerte –copia casi al carbón de la retórica presidencial– cuando se trata de defender al Gobierno venezolano y la revolución bolivariana.

10 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Así ha sido como presidente del Parlamento nacional y muy pocos apuestan a que este talante cambie radicalmente como Canciller de la República, pues es justamente su verbo encendido y su seguimiento incondicional al presidente Hugo Chávez lo que le ha elevado a esta posición de altísima confianza.

Y en la práctica, más allá de los convencionalismos diplomáticos, el nuevo canciller venezolano, Nicolás Maduro, no tendría por qué cambiar, pues ha sido dentro de las lides revolucionarias y sus apasionadas declaraciones como ha escalado, en un ascenso tan meteórico que hoy hace lucir como un punto insignificante de su hoja de vida el que estudió solo parcialmente administración de empresas y fue operario y sindicalista del Metro de Caracas.

Los primeros años Fue con ese perfil sindical que ingresó a las filas del chavismo, cuando el hoy partido de gobierno, el Movimiento Quinta República, era el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, primigenia plataforma política de Chávez cuando ni siquiera se había lanzado como candidato presidencial. Maduro, por cierto, no estuvo de acuerdo en su momento con esa candidatura, según consta en algunos archivos. Sin embargo, lo acompañó, lo cual habla de su talante radical tanto como de de su lealtad al hoy Presidente de Venezuela.

Conquistar los espacios sindicales para la revolución no fue la misión más exitosa de Maduro. Aunque trabajó arduamente por la fundación de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores, su verdadero campo de desarrollo político se dio en la arena parlamentaria.

En el círculo de Chávez A la Asamblea entró en 1998 como Constituyente y salió este martes como presidente, tras haber sido diputado, presidente de comisiones (Desarrollo Social) y jefe de bancada.

Allí también conoció a su actual pareja, la diputada Cilia Flores, que podría sustituirlo en la presidencia.

Ambos ingresaron al Parlamento tras ser elegidos por Valle-Coche, una de las parroquias populares más densamente pobladas y problemáticas de Caracas.

La pareja también fue una de las primeras en recibir al presidente Hugo Chávez en el Palacio de Miraflores, luego del breve golpe de Estado de abril del 2002.

Se comenta que a partir de allí creció exponencialmente el peso político de Maduro dentro del Gobierno.

A su florecimiento como figura del chavismo, también se le añade su cercanía con el vicepresidente José Vicente Rangel, que le permitió pasar del escenario de los cercanos colaboradores al estrecho círculo de los “hombres de confianza” del Presidente. De hecho, su nombramiento es calificado por el analista José Vicente Carrasquero como “la imposición de una línea más dura, más ortodoxa”.

Según el politólogo, una línea que tiene que ver más con la agenda directa del Presidente que con una verdadera política de Estado.

“Si algo ha impulsado a Chávez a nombrar a Maduro es la certeza de que este le va a obedecer a pie juntillas. El Presidente necesita más que a un canciller un ejecutor. Más que el criterio de un diplomático de carrera, a una persona que cumpla sus instrucciones, tal como él las concibe”, asegura Carrasquero.

Se va Alí Rodríguez, el guerrillero diplomático.

El respeto que se ha ganado el saliente canciller Alí Rodríguez Araque entre el público revolucionario (y una parte del sector opositor menos radicalizado) es producto de una armoniosa mezcla entre dos extremos.

A su pasado guerrillero y luchador contra el bipartidismo que gobernó Venezuela, se une su faceta profesional, especializada en la gerencia petrolera.

Gracias a esta última no solo estuvo al frente de la poderosa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), sino de la misma Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep).

Esa transición de la lucha clandestina (en los 60 y 70) a la gerencia pública pasó por el retiro de las armas y la militancia en el partido La Causa R hasta el año 1997, cuando se retiró para fundar el partido Patria Para Todos, tolda que es hoy es uno de los principales aliados y fuentes de “recursos” para el Gobierno.

La experiencia petrolera de Rodríguez, y su incondicional apoyo a la “revolución”, demostrado durante el paro de Petróleos de Venezuela (de fines del 2002 y comienzos del 2003), lo convirtieron en el candidato perfecto para desempeñarse como ministro de Relaciones Exteriores.

Asumió en el 2004, justo cuando el presidente Hugo Chávez se concentró en la capacidad petrolera de Venezuela como herramienta principal de su política exterior.

Como canciller, Rodríguez manejó momentos de tensión como los ocurridos entre Colombia y Venezuela por el secuestro en Venezuela del guerrillero Rodrigo Granda; con México y Perú a propósito de los dimes y diretes entre los presidentes Vicente Fox y Alejandro Toledo con el presidente Chávez, así como el constante roce entre Caracas y Washington, producto de las divergencias ideológicas.

La salida de Venezuela de la Comunidad Andina y el ingreso casi inmediato al Mercosur también son hitos en su hoja de vida como canciller.

En este recorrido, la salud le ha hecho una mala jugada a Rodríguez, quien ya había dejado el cargo durante tres meses a comienzos de este año, tras una delicada intervención quirúrgica en la rodilla. Ahora sale debido al preinfarto que sufrió hace dos semanas.

Oposición ya tiene rostro en Venezuela.

CARACAS (AFP) La oposición venezolana acordó presentar al socialdemócrata Manuel Rosales, gobernador del estado Zulia (oeste), como candidato único para enfrentar al presidente Hugo Chávez, que busca su reelección en diciembre.

El acuerdo, según lo confirmó el dirigente de Primero Justicia, Carlos Ocariz, se cocinó luego de cuatro horas de reunión en la noche del martes, tras la cual Julio Borges, candidato de su partido, cedió su aspiración presidencial para apoyar a Rosales, candidato de Un Nuevo Tiempo.

El acuerdo reemplazará a las primarias organizadas por la asociación civil electoral Súmate, que estaban programadas para este domingo.

Rosales, de 53 años y 27 de carrera política, es uno de los dos únicos gobernadores opositores de los 24 estados del país, y fue reelecto en el 2004 para gobernar Zulia, limítrofe con Colombia y productor de 800.000 barriles de petróleo por día.

En su primer discurso como candidato único para enfrentar al Presidente en los comicios de diciembre, Rosales disparó contra los pilares del chavismo: la política social y la diplomacia de choque con Estados Unidos del gobierno venezolano.

“Hoy se despeja el camino, iniciamos la ruta de la esperanza, de la reconstrucción nacional”, dijo. También criticó los resultados de los programas sociales de Chávez denominados “misiones”, basados en la bonanza petrolera. “Igual que ayer, hoy tenemos un gobierno muy rico y un pueblo muy pobre”, aseguró.

Al mismo tiempo, recordó que el precio del petróleo subió en los últimos años “de 9 dólares a 60 dólares, y la pobreza y clase media empobrecida ronda el 70 y 72 por ciento” de los venezolanos.

Paso al costado El candidato opositor planteó una política exterior “para la paz, no una política ideológica para la guerra”, en otra alusión a la postura antiestadounidense de Chávez y a su armamentismo.

El viernes pasado, Teodoro Petkoff (74 años), precandidato izquierdista y ex dirigente guerrillero en los 60, había retirado su candidatura, para “facilitar el logro de una candidatura unitaria” que enfrente a Chávez, gran favorito en las encuestas.

Petkoff aseguró ayer a Unión Radio que “la candidatura unitaria va a contribuir para ir reduciendo la insensibilización de la población ante la política, y que este fenómeno insólito en Venezuela es una excelente noticia”.

“Es la reivindicación de la política (...) no es un candidato de los poderes fácticos ni de los medios ni sectores económicos”, dijo el director del diario opositor Tal Cual. Esto servirá “para que la política recupere el lugar de la antipolítica, que la acorraló durante siete años”, agregó.

Chávez goza de una intención de voto de 55 por ciento, según el más reciente sondeo de Hinterlaces. Rosales cuenta con 7 por ciento, Borges obtenía 5 por ciento y Petkoff, 3.

Una encuesta de la misma firma divulgada en julio reveló que sólo un candidato “outsider” podría derrotar a Chávez, ante lo cual el popular humorista Benjamín Rausseo, conocido como ‘Er Conde del Guácharo’, de 45 años, sorprendió a fines de julio al anunciar su postulación.

NICOLÁS MADURO, EL DIPUTADO, FRENTE A COLOMBIA Y E.U.

"Efectivamente, Colombia es, ha sido y seguirá siendo, territorio de conspiración contra la independencia de nuestra patria y eso tampoco es nuevo”.

(En un debate convocado en la Asamblea Nacional de Venezuela sobre las denuncias de un supuesto complot de agentes del DAS para atentar contra la vida del presidente Hugo Chávez).

"De atacarnos militarmente (E.U.) se prendería una guerra en todo el continente y en el mundo entero (...) Nos encargaríamos de que en Venezuela, Colombia, Ecuador, Argentina, Brasil. (...) (...) no pudiera moverse ni un solo ciudadano norteamericano. Les haríamos la vida imposible, desplegándonos por todo el continente, y sería una verdadera guerra hemisférica”.

Nicolás Maduro, nuevo ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Venezuela

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.