Camino tortuoso para el TLC

Camino tortuoso para el TLC

El ex presidente Andrés Pastrana abandonó ayer la imponente casona que sirve desde hace muchos años como residencia oficial del embajador en Washington. Se fue sin haber estado siquiera un año de servicio y en uno de los momentos más críticos para Colombia en los Estados Unidos desde que el presidente Álvaro Uribe llegó al poder.

10 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

El momento no podía ser peor. Pastrana se va en medio de un ambiente de incertidumbre para el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, principal apuesta hecha por Colombia a la política y la economía exteriores en tiempos de la globalización y cuando también parece inevitable una reducción de la ayuda económica para Colombia.

La nueva embajadora, Carolina Barco, nombrada a las carreras la noche del 11 de julio pasado tras la crisis provocada por la renuncia del mismo Pastrana, llegará a Washington el 28 de este mes, sin tener claro lo que al fin ocurrirá con el TLC. (Ver recuadro) Mientras se produce el relevo en Washington, el gobierno del presidente Uribe intenta por todos los medios evitar que a partir del primero de enero próximo los exportadores de productos estratégicos como las flores tengan que pagar mayores aranceles en el mercado estadounidense.

Uribe aprovechó la presencia del secretario de Comercio de E.U., Carlos Gutiérrez, en el acto de su posesión para pedirle la búsqueda urgente de un mecanismo que permita a empresarios colombianos mantener sus exportaciones sin arancel, por lo menos un año más, mientras se aprueba el tratado.

Luego le hizo el mismo pedido a 10 congresistas que se reunieron con él en la Casa de Nariño, el martes. Tras el encuentro, el representante republicano Tom Davis aseguró que “no hay garantía de que el TLC sea aprobado este año por el Congreso de su país”.

La embajadora Barco también ha admitido que se trata de un “momento difícil para esta iniciativa”, pero que irá a luchar su aprobación.

No hay duda de que sobre el tema específico del TLC, Colombia pasa por un momento crítico en Washington.

ESPINAS QUE LE ESPERAN AL TRATADO.

1. El gobierno de E.U. debe informar al Congreso, por escrito, que finalizó la negociación del TLC. (Pese a que se cerró hace más de 3 semanas, el paso no se ha dado).

2. Una vez lo haga, comienzan a correr 90 días para que el Congreso revise el TLC y haga sugerencias u objeciones. Si lo informa esta semana, el primer plazo vencería a mediados de noviembre.

3. Transcurridos estos primeros tres meses, comienzan a correr otros 90 días, dentro de los cuales el Congreso de E.U. debe votar a favor o en contra del TLC. Dado que el año fiscal de E.U. termina el primero de octubre, sería discutido en sesiones extraordinarias que se pueden extender hasta diciembre.

4. En ese momento ya se conocerá el resultado de las elecciones de noviembre, que definirán la composición del Congreso para el 2007. Si los demócratas recuperan el control de alguna de las cámaras, es probable que quieran postergar la votación del TLC, para el primer semestre del 2007. Lo cual complica las cosas, pues muchos demócratas no ven con buenos ojos los TLC.

5. El 31 de diciembre expiran las Preferencias Arancelarias que E.U. concede a Colombia bajo el Atpdea. Colombia quiere que se renueven hasta que quede aprobado el TLC. E.U., por el contrario, no quiere y propone devolver el dinero que hayan perdido los exportadores entre el primero de enero y la entrada en vigor del TLC. ¿Y si no se aprueba el TLC?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.