Foro del Lector

09 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Envenenando La Macarena.

Señor Director: Con tristeza leo su editorial ‘Glifosato al parque’ (08/08/06). Aunque mucho hicimos los biólogos, La Macarena está siendo y seguirá siendo destruida. Unos y otros están llenando de veneno la tierra de la que nos alimentamos, matando seres que seguramente los científicos ni siquiera tendremos la ocasión de conocer (existen miles de especies de plantas y animales desconocidas para la ciencia en esos ecosistemas). Al final de la fumigación no quedará más que coca y muerte, no solo de los colombianos, también de nuestros recursos. No son conscientes de que están destruyendo la que en el futuro será una verdadera riqueza: los bosques y selvas colombianos, con toda su belleza, agua y diversidad.

Yolima Vargas Garzón Bióloga de la Universidad Nacional de Colombia .

* * * * .

Señor Director: Su editorial debió proponer una alternativa. A mí no me gusta la idea de la fumigación en un parque natural, pero no veo otra alternativa. Es preferible esto a seguir matando colombianos con la erradicación manual. ¿No le parece que salvar vidas inocentes es suficiente interés nacional? ¿No le parece que combatir las drogas es la única alternativa para que este país salga adelante? Andrés Chavarro Bogotá.

* * * *.

Señor Director: De la misma forma que no se puede acabar el terrorismo, simplemente destruyendo países, así tampoco se puede erradicar el narcotráfico destruyendo el ecosistema. La solución de estos problemas requiere métodos menos nocivos para las sociedades envueltas. Es así como la inteligencia, la interdicción y la confiscación de capitales puede dar golpes más contundentes a dichas organizaciones. La política de tierra arrasada solo quedará en eso, y más tragedia para sus habitantes.

Jorge Porras .

Dos columnas sobre la guerra.

Señor Director: Más dolor que sorpresa nos produjo a los lectores el columnista D’Artagnan en su artículo ‘Dios salve a Israel...’ (06-08-06). Su escrito demuestra desconocimiento de la historia y de los sucesos recientes ocurridos en Oriente Próximo. La masacre y la destrucción cometida por Israel contra el pueblo libanés no difiere de las atrocidades que viene cometiendo hace 60 años contra el pueblo palestino; mientras tanto, las Naciones Unidas y gran parte del mundo (afortunadamente cada vez menos) observan con un silencio cómplice. Hezbolá, que hasta hace algunas semanas era considerado solo un movimiento de resistencia nacionalista y radical en el Líbano, hoy se erige como la única esperanza de un pueblo pisoteado, alimentando con ello un conflicto que traerá solo muerte y desolación a Tierra Santa.

Enrique Hasbún Santodomingo Presidente de la Fundación.

Cultural Colombo-Palestina * * * * Señor Director: La señora Salud Hernández-Mora, convertida ahora en corresponsal de guerra, arremete contra el pueblo judío en su columna del día domingo, mientras que el señor Roberto Posada García-Peña, D’Artagnan, lo defiende. Sería bueno recomendarle a la señora Hernández-Mora la lectura del capítulo 4 del libro de Nehemías en el Antiguo Testamento, especialmente el versículo 7. ¿Hasta cuándo tendremos los lectores de EL TIEMPO que soportar el tormento de sus escritos? Simeón Gutiérrez Bogotá.

No habló del intercambio.

Señor Director: Después de ver el discurso de posesión del Presidente, debo decir que en asuntos social y económico estamos los de estratos 1 y 2 peor que hace cuatro años. El país necesita con urgencia un intercambio humanitario para que nuestros soldados y policías que están en poder de la guerrilla retornen a sus hogares. Los familiares de estos servidores de la patria pertenecen al Sisbén.

Próspero Ayala P.

Ciénaga (Magdalena).

¿El Estado fracasado?.

Señor Director: Carlos Caballero Argáez, en “los beneficios de la capitalización” (05/08/06), afirma que si se privatizara Ecopetrol, “se terminaría con el absurdo de que a los miembros de la Junta de Ecopetrol los nombre el Presidente de la República” (sic). ¿Está reconociendo la incapacidad del Gobierno para manejar a sus empresas? Entonces, ¿para qué tener gobierno? ¿La solución es vender todo el patrimonio de la Nación? ¡Eso es buscar la fiebre en las mantas! Tenemos un “Estado fracasado” que cierra o vende en vez de arreglar y fortalecer. Telecom, Seguro Social, BCH, electrificadoras, Ecopetrol... ¿cuál es la próxima “solución”? Álvaro Jurado Nieto (MD) Barranquilla.

ISS: ni le pagan ni paga.

Señor Director: A su editorial sobre el ISS solo le faltó mencionar la deuda del Gobierno con el Instituto, sin duda una de las principales causas de su inminente y dolorosa liquidación. Estoy de acuerdo con que el Ministerio parece más bien un obstáculo para los usuarios. Llevo más de cuatro años esperando mi pensión de periodista, y aunque ya fue liquidada y existe proyecto de resolución, no ha sido posible que comiencen a pagármela. Temo que termine siendo un auxilio de defunción.

Leonel Fierro T.

Bogotá.

El silencio de las inocentes Señor Director: Sobre su editorial ‘Romper el silencio’ (06/08/06) sobre el bochornoso episodio barranquillero, mi padre me enseñó que a una mujer no se le pega ni con el pétalo de una rosa. Pero cuando el marido le pega a la mujer, la primera es por culpa del marido, pero las siguientes son de la mujer, que las soporta y debe gustarle. En estos casos, quienes verdaderamente sufren son los niños, quienes jamás olvidarán esos episodios protagonizados por sus padres.

Joaquín Franco Burgos * * * *.

Señor Director: El caso de la golpiza en Barranquilla es una deplorable muestra del maltrato que ha venido soportando el género femenino. Es ejemplar el valor de la madre de Lizzeth Ochoa al publicar el estado en que quedó su hija después del cobarde maltrato que le infligió el esposo. Es una muestra de que sin importar la clase social a la que se pertenezca, no deben callarse los abusos a que se ven sometidas miles de mujeres. Ojalá la justicia sea drástica y ejemplarizante.

Remberto A. Serna Z.

Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.