El I Ching presidencial

El I Ching presidencial

La Presidencia representó para Álvaro Uribe más que la coronación de la carrera política de un pragmático, la realización de un sueño de la infancia, según confesó una vez. No son raros los colombianos que en público o en privado albergan ambiciones de mando.

08 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Muchos acaban haciendo trabajos menores en alguna pandilla de políticos, en el monte echando bala, o embromando el poder desde las columnas de los periódicos o las mesas de las cafeterías para curar la frustración. Unos pocos cumplen el delirio paranoico. Para su propia infamia, casi siempre, abochornados por los siglos de los siglos en el libro de la historia, y para mal de la nación de caciques secretos y virreyes declarados.

Hace cuatro años largos los colombianos apoyaron su proyecto político y le concedieron el triunfo en una inesperada primera vuelta, tal como se había prometido en un arrebato infantil de grandeza. Lo que siguió no se lo desearía la peor de las madres al peor de los hijos: si las cuentas cuadran, fueron, desde el primero recibido a bombazos, 1.460 días de dificultades, nubarrones y tempestades que ofuscaron muchos propósitos buenos. Muertos que pesan en el alma, ollas podridas que revientan como minas quiebrapatas, catástrofes militares, chaparrones de agua sucia de los enemigos sobre las mejores intenciones de acertar, debieron convertir el sueño del piernipeludo en la pesadilla del hombre hecho y derecho. La política exige cueros duros.

Espíritus obstinados.

Sus adversarios son injustos a la hora de reconocer las realizaciones de Uribe. El país recobró la autoestima y bajaron los índices del miedo, que es la peor enfermedad del espíritu. Dicen quienes saben, que mejoró la economía. Y así debe ser aunque sigue habiendo tanto pobre sufrido. No consiguió meter en cintura la politiquería. Ni acabar con la corrupción.

Pero es imposible reformar en cuatro años las malas costumbres que nos acompañan desde la Colonia.

Al final, más confiado en el carácter y la personalidad del Presidente que en cualquier otra cosa, contra los insidiosos que achacan a los gobernantes, por vicio, hasta las devastaciones del Diluvio y las veleidades de Eva, y contra las rugosidades persistentes de la realidad, el país se arriesgó a la reelección, tan peligrosa en estas naciones apasionadas y pendencieras donde la política ha sido el trampolín de la vanidad y el hábito del cinismo y la codicia.

Ayer, Álvaro Uribe inició un segundo mandato. Los comentaristas políticos que suelen equivocarse tanto hacen cábalas. Que bajará el tono de la guerra.

Que habrá esfuerzos por conseguir la liberación de los colombianos prisioneros en los campos de concentración de las guerrillas. Que será verdad la recuperación del río Magdalena. Y la paz esquiva. Nadie quisiera estar a estas alturas en los zapatos del Presidente. Si no hubiera sido reelegido habría dejado memoria de un personaje positivo, enérgico y voluntarioso con inmensa capacidad de trabajo. Pero al cabo del nuevo cuatrienio que comienza, entre tensiones y buenos y malos augurios, el país se sentirá traicionado si desperdicia su liderazgo en la región y no nos devuelve un país regenerado. Sobre todo, sería injusto. Colombia ha sido traicionada muchas veces. Y no se lo merece este país tan bueno, después de todo.

El domingo hicimos con unos amigos el ejercicio de echar el I Ching del próximo gobierno. El hexagrama, el Andariego, habla de la montaña que permanece arriba, de la separación que es la suerte del andariego, del éxito por lo pequeño, de los peligros de la brusquedad y de las pretensiones de subir demasiado alto, de la perseverancia venturosa, de la precaución y la reserva, de la necesidad de relacionarse con gente buena, y de las prisiones que acogerán a la gente de manera pasajera, de modo que sean hospedaje y no morada. (Todo, obviando la interpretación de la línea móvil, que es el seis en el quinto).

Enigmático. Y sinuoso. ¿No les parece? eleonescobar@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.