No aparece el expediente de extraño crimen de congresista

No aparece el expediente de extraño crimen de congresista

Doña Elizabeth lleva a cuestas una penosa enfermedad que ya le limitó uno de sus brazos, y un dolor en el alma que aún no supera: la impunidad del asesinato de su esposo, un congresista que investigaba el robo de 13,5 millones de dólares de Chasse Manhattan Bank de Londres ocurrido en marzo de 1983.

07 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

La gente que la ve en la calle, las pocas veces que sale de su casa, no sabe que ella es víctima de uno de los crímenes de congresista más olvidados del país.

José Antonio Vargas Ríos murió el 5 de noviembre de 1984 en su apartamento de Bogotá, de 11 heridas de arma blanca dos días antes de revelar un informe en la plenaria de la Cámara sobre sus hallazgos en la investigación por el sonado caso que implicó a Roberto Soto Prieto.

Los móviles de su muerte nunca se esclarecieron y los hechos que antecedieron a su asesinato son un misterio.

Fiscalía no halló el caso Según cuenta doña Elizabeth ella y sus hijos pequeños recibieron la promesa del entonces presidente Belisario Betancur de que iban a percibir ayuda estatal para salir adelante. “Quééé esa ayuda nunca llegó”.

Los dos hijos de doña Elizabeth emprendieron una cruzada para buscar que el Estado le asigne a su mamá una pensión teniendo en cuenta que su padre estaba a punto de jubilarse y que murió en ejercicio de su labor parlamentaria.

El año pasado pidieron al Congreso ese reconocimiento, pero allí le señalaron que para empezar el trámite debía demostrar que su esposo era congresista al momento de morir.

Ella y sus hijos pidieron a la Fiscalía esa certificación pero esa entidad le respondió que el expediente se había perdido. Sin esa prueba, dicen, no pudieron seguir el trámite.

John, el hijo menor dijo que están cansados de pedirle al Estado que le ayude a su mamá y nada. “Es triste ver que en el caso de la familia Lara Bonilla sí les entregaron una pensión. Por qué a mi mamá no”.

Ellos insisten en que la muerte de su esposo y padre fue a raíz de la investigación que él hacía por el robo del dinero del Chasse Manhattan Bank porque había gente muy importante comprometida como lo descubrió el congresista en sus indagaciones en Washington, Alemania, Londres, Panamá y Viena.

El preparaba un informe sobre la investigación que hacía la comisión de acusaciones que implicaba a varios funcionarios estatales entre ellos a ex ministros, por su presunta omisión en la pérdida.

Por esa investigación hubo otra persona muerta, la misma que descubrió la defraudación y trabajaba en el MinHacienda (ver recuadro).

La Fiscalía señaló que desde el año pasado detectó la pérdida del expediente y por ese hecho hay una investigación penal. Cuando eso sucede se inicia una reconstrucción del caso que se hace con base en los archivos que tienen varias entidades del Estado.

* TRES MUERTES MISTERIOSAS QUE TUVIERON QUE VER CON EL CASO .

Pero si el asesinato de José Antonio Vargas es un misterio aún sin descifrar el de Diego Domínguez Rincón, funcionario de la dirección de planes económicos del Ministerio de Hacienda, no lo es menos.

Este joven fue quien descubrió el millonario fraude y de inmediato lo puso en conocimiento de su superior. Falleció el 22 de diciembre de 1983 en un accidente de tránsito. Siempre quedó la duda de que hubiera manos criminales en el hecho. Testigos dijeron que a la mujer que lo acompañaba en el carro no le pasó nada.

Otro muerto fue el portero del edificio Barichara en Bogotá, donde vivía el congresista y quien estaba de turno la noche de los hechos. Él le dijo a las autoridades que la noche del crimen ingresaron al apartamento dos jóvenes y salieron horas después. El último de los muertos fue el juez de instrucción criminal que inicialmente tuvo el caso. Apareció muerto luego de un accidente en su casa, pero sobre eso también hay dudas.

* DECEPCIÓN.

" Dejé de creer en el estado de Derecho cuando mataron a mí papá. Un pergamino y una bandera fue lo único que nos dieron”. John Vargas, hijo del congresista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.