Ojo con las minifaldas

Ojo con las minifaldas

Aquellos conductores o conductoras que se quedan mirando a una bella mujer o a un ‘churro’ mientras manejan tienen gran probabilidad de estrellarse. Así lo reveló un interesante estudio del Fondo de Prevención Vial, que también asegura que cuando se habla por celular la posibilidad de accidentarse es cuatro veces mayor.

05 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

El informe dice que en los últimos tres años se han presentado más de 65 mil accidentes de tránsito debido a conductores distraídos. En el 2005 se registraron 24 mil siniestros por este aspecto.

En el 2003, por su parte, la distracción era la quinta causa de accidentalidad; en el 2005 esta pasó a ser la primera. Es decir que la distracción es la principal causa registrada de accidentes de tránsito con el 20,7 por ciento; seguida de la impericia en el manejo, con el 20,3 por ciento; y no mantener la distancia, con el 18,5 por ciento.

Según el director del Fondo de Prevención Vial, Francisco José Fernández Mejía, los costos sociales y económicos de los accidentes de tránsito generados por distracciones en Colombia ascienden a los 625.000 millones de pesos anuales.

Ante tal cifra, el Fondo de Prevención Vial contrató un estudio con el Centro Nacional de Consultoría para determinar los principales factores de distracción en los conductores y su incidencia en los accidentes de tránsito. La investigación, que es la primera que se hace en país, encuestó a 1.300 conductores de buses, busetas, colectivos, taxis, carros particulares y motos de las principales ciudades del país.

Los conductores de servicio público y privado, así como los motociclistas, consideran que los seis aspectos de mayor distracción son: hablar por celular (53 por ciento), la presencia de personas llamativas en las vías (mujeres y hombres, con el 32 por ciento), hablar con los pasajeros (el 23 por ciento), cambiar de emisoras (el 19 por ciento), mirar publicidad (el 15 por ciento) y conducir cuando se tienen preocupaciones, con el 12 por ciento.

Los expertos también se chocan El director del Fondo de Prevención Vial afirmó que a medida que las personas consiguen mayor experiencia y se sienten más relajadas en su conducción, se tiene la tendencia natural a combinar el tiempo al manejar con otras actividades, que en la mayoría de los casos, son una causa clara de accidentes.

De estos datos llama la atención que la principal causa de distracción -hablar por celular- es una violación a las normas del Código de Tránsito, la cual acarrea una sanción de 15 salarios mínimos diarios (204.000 pesos).

A pesar de ello, los conductores aún no han tomado conciencia de que se están infringiendo la ley y el peligro que implica para su vida y la de las demás personas en la vía.

De acuerdo con la Policía de Tránsito de Bogotá, en el año 2005 se impusieron 17.431 comparendos a conductores por hablar por celular y, entre enero y el 20 de mayo del presente año, el número de conductores multados era de 4.659.

Según las cifras del informe, conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo, así sea utilizando manos libres, es una circunstancia que distrae la atención de la conducción y el riesgo de accidente se multiplica por cuatro.

Tras un minuto y medio de hablar por el teléfono el conductor no percibe el 40 por ciento de las señales; su velocidad media baja un 12 por ciento, el ritmo cardiaco se acelera bruscamente, y en caso de presentarse una acción inesperada se tarda más en reaccionar.

Al contestar el celular se genera un mayor peligro, pues al recibir la llamada hay un elemento sorpresa, que lleva a alternar con otras actividades, al tener que buscar el teléfono, cogerlo y responder.

También se producen en el organismo cambios en las pulsaciones, en el funcionamiento cerebral y en la conductividad eléctrica de la piel; esto empeora cuando la llamada trae malas noticias o se discute con alguien.

No sólo en Bogotá Al detallar los resultados del informe según la región del país, las ciudades que registraron los mayores porcentajes de distracción en hablar por celular fueron, en su orden, Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá.

En cuanto a la presencia de personas llamativas, Ibagué, Cali, Barranquilla, y Medellín, presentan los mayores porcentajes; mientras que Barranquilla, Ibagué, Cartagena y Bogotá se reportaron como las ciudades donde los conductores más se distraen por hablar con los pasajeros o con el copiloto.

.

EL RADIOTELÉFONO PUEDE SER MORTAL.

Taxis: otro tipo de distracciones asociadas a su entorno de trabajo señalaron los conductores de servicio público. En el caso de los taxistas, atender al mismo tiempo el radioteléfono, anotar direcciones de los servicios, tener prendido el radio –en ocasiones con volumen muy alto–, o el ruido del ambiente por tener la ventana baja, desvían su atención de la tarea propia de la conducción. ese ambiente bullicioso también contribuye con el cansancio físico y mental.

Buses y busetas: en cuanto a los conductores de buses y busetas, ellos alternan su labor con recibir el valor del pasaje y dar las vueltas, atender el llamado del timbre, las preguntas de los pasajeros, la presencia de los vendedores ambulantes dentro de los vehículos y los informadores de ruta, quienes incitan con sus comentarios a la guerra del centavo. Dicha combinación es un factor de distracción que a diario pone en riesgo su vida y la de sus pasajeros.

Conductores particulares: respecto a los conductores de carros particulares, el estudio reveló que tanto mujeres como hombres se distraen colocando un CD, discutiendo con su pareja, bebiendo, comiendo o mirando las nuevas pantallas para video.

También se presenta factores como las mujeres maquillándose o los hombres arreglándose.

Motociclistas: en este caso, ver personas llamativas en la vía, hablar, conducir con preocupaciones o problemas, pelear con otro conductor, manejar de mal genio y con estrés, mirar publicidad y atender a los niños se constituyen en los principales elementos que distraen su atención.

EL SUEÑO MATA.

Lo que el informe del Fondo de Prevención Vial olvidó mencionar fue una enfermedad que afecta a gran cantidad de personas y que se conoce como apnea obstructiva del sueño.

En accidentes de tránsito, varios estudios han demostrado que los roncadores con índices de apnea tienen mayor riesgo de cometer errores en el manejo, sufren de reacciones o efectos retardados y lesa falta concentración. Por eso, es necesario que consulte un especialista si durante el día sufre sensación de sueño y tiende a dormirse involuntariamente en situaciones inapropiadas y en forma recurrente (por ejemplo hablando, comiendo, o paseando); o si presenta síntomas de irritabilidad, apatía, depresión, dificultades de concentración, pérdida de memoria, disminución de la libido y, en casos más severos, lentitud intelectual, cansancio crónico matutino o somnolencia durante la conducción. Fuente: Aga Fano.

53 por ciento de los accidentes de tránsito por distracción son causados por hablar por celular mientras maneja. Eso lo dice un estudio reciente del Fondo de Prevención Vial. No contempla el sueño como causante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.