Urnas escolares destaparon a los maltratadores en Cúcuta

Urnas escolares destaparon a los maltratadores en Cúcuta

Treinta y nueve de cada 100 niños de Cúcuta que incluyeron alguna denuncia en las urnas instaladas en sus colegios son víctimas de algún tipo de maltrato fisico o sicológico y abuso sexual. Esa fue la principal conclusión que arrojó la actividad, realizada del 7 al 15 de junio, en la que participaron 1.142 estudiantes de 100 colegios. Los resultados fueron revelados ayer.

04 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Rumaldo Gómez, asesor para asuntos de niñez de la Defensoría del Pueblo, entidad que organizó la jornada, dijo que las denuncias de maltrato contra familiares o profesores fueron 379, mientras otros 665 mensajes de los menores fueron peticiones para suplir alguna necesidad.

Pese al alto número de denuncias por violencia, Gómez asegura que la realidad puede ser aún más grave: “De pronto el niño temía que lo vieran haciéndolo y le produjera consecuencias negativas”.

Un estudiante de séptimo del colegio Carlos Ramírez París lo confirmó. “Un profesor nos da coscorrones, nos dice apodos en la clase, nos da empujones, golpes”, asegura el muchacho, de 12 años, quien advierte que no lo denunció por miedo a represalias.

Otra menor, que cursa octavo en el colegio Atanasio Girardot, dijo que solo llenó la parte del formato en el que se incluía la denuncia y no dio nombres porque no quería que su caso se hiciera público. “¿Para qué voy a denunciar las groserías que me dice mi tío, lo que me muestra y me pide que hagamos? Si él se llega a enterar de que yo lo ‘sapeo’ (denuncio) me mata”, escribió la joven de 14 años.

Tras analizar las denuncias, la Defensoría remitió la semana pasada a la Fiscalía 53 casos de abuso sexual, mientras que al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar envió 6 casos de maltrato.

Pero no solo el abuso causó preocupación entre los organizadores. La mayoría de los niños, en lugar de denuncias, redactaron peticiones para que sus colegios tengan servicio de agua continuo o pupitres suficientes, e incluso para que les den refrigerios y útiles escolares.

Julio César Delgado, rector del colegio Pablo Correa León, asegura que son lógicas las peticiones porque buena parte de los planteles manejan muy pocos recursos. “Yo prefiero solucionar los problemas de las unidades sanitarias que instalar un ventilador en un salón, a pesar del fuerte calor de Cúcuta”, dijo.

La Defensoría aseguró que hará llegar las peticiones a la secretaría de Educación.

Buzones permanentes, el objetivo.

La idea de la Defensoría del Pueblo es instalar buzones permanentes en los colegios para facilitar las denuncias.

La próxima semana se reunirá la defensora regional, Carmen Ligia Galvis, con el secretario de Educación Municipal, Andrés Evelio Mora, para discutir la idea de institucionalizar esta modalidad de denuncias en colegios públicos y privados. Los escritos de los menores serían reunidos al final de cada mes.

“Vamos a determinar, por ejemplo el tipo de buzón y medidas para que los niños tengan seguridad y confianza, porque en las pasadas urnas observamos que muchos echaron la hoja en blanco y otros decían que denunciaban pero querían que el profesor no lo supiera para no tener problemas”, explicó Galvis.

LO QUE ESCRIBIERON.

"¿Para qué voy a denunciar las groserías que me dice mi tío? Si él se llega a enterar de que lo ‘sapeo’ me mata".

Alumna de octavo del Colegio Atanasio Girardot de Cúcuta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.