Carta al presidente Hugo Chávez

Carta al presidente Hugo Chávez

Estimado presidente Chávez: La semana pasada pasé tres días en Venezuela, atendiendo una invitación abierta de un representante de la legislatura venezolana, hecha en la reunión de marzo de la Sociedad Interamericana de Prensa. Traté de reunirme con Usted y otros miembros del gobierno venezolano para tener un diálogo abierto sobre la libertad de expresión y de prensa en su país. Para mi pesar, nadie del gobierno estuvo dispuesto a reunirse con nosotros. En vez de tener ese diálogo, la organización que represento se vio en la inusual situación de ser objeto de insultos por parte de funcionarios de su gobierno, algo similar a lo que hacen mis hijos cuando les da una pataleta y no tienen otra cosa mejor que decir.

04 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

He aquí lo que hubiera querido hablar con Usted si hubiera tenido la oportunidad.

Como líder de la República Bolivariana de Venezuela, que echa raíces en los movimientos democráticos de fines del siglo 18 y principios del 19, ¿cuál es su preocupación por una prensa verdaderamente libre e independiente? Como declaró Simón Bolívar en su Carta de Jamaica, escrita en Kingston el 6 de septiembre de 1815: “Todos los nuevos gobiernos marcaron sus primeros pasos con el establecimiento de juntas populares. Estas formaron enseguida reglamentos para la convocación de congresos que produjeron alteraciones importantes. Venezuela erigió un gobierno democrático y federal, declarando previamente los derechos del hombre, manteniendo el equilibrio de los poderes y estatuyendo leyes generales en favor de la libertad civil, de imprenta y otras”.

Hablar de dientes para afuera sobre la libertad de prensa y expresión es solo eso. La Constitución venezolana prevé la libertad de expresión y el derecho a la información, pero requiere que dicha información sea “oportuna, veraz e imparcial”. Estas cualidades dependen del cristal con que se mire.

Lo que es imparcial para Usted puede ser sesgado para otros y viceversa.

Recuerde los días, no tan lejanos, en tiempos del presidente Carlos Andrés Pérez, cuando confiscaban los periódicos si mostraban su imagen y su vicepresidente, José Vicente Rangel, era amenazado por los artículos donde criticaba a ese régimen.

Si un gobierno está seguro de que representa la voluntad del pueblo y de que trabaja en el mejor interés de aquellos a quienes sirve, debe poder soportar el escrutinio de una prensa crítica. Al restringir la libertad de prensa y de expresión elimina un derecho esencial que no pertenece a la prensa sino al pueblo. ¿Cómo se sirve a los intereses del pueblo venezolano con amenazas de retirar licencias de radio y televisión a medios independientes por la publicación de una noticia que moleste al gobierno? ¿Cómo favorece al pueblo permitir al gobierno decidir no sólo el contenido editorial y la política de personal, sino también fijar estrictos límites de tiempo a los noticieros? ¿Qué son los esfuerzos del gobierno del Estado Bolívar para cerrar al diario Correo del Caroní, sino una torpe tentativa de silenciar un medio independiente y sentar un ejemplo para otros que se atrevan a criticar al gobierno? En la era del jet, la Internet, la telefonía celular y la mensajería instantánea, es difícil controlar la información y lo será también mantener al margen de ella a los venezolanos. Al tratar de eliminar los medios independientes, Usted solo conseguirá que el pueblo de Venezuela y el resto del mundo se pregunten qué es lo que quiere ocultar. ¿Por qué no deja que los medios prosperen? Deje que Venezuela se convierta en modelo de tolerancia para el resto del hemisferio y tenga la confianza para permitir la diversidad de opiniones. Como escribió el columnista estadounidense Walter Lippmann, “una prensa libre no es un privilegio sino una necesidad orgánica en una gran sociedad”. Venezuela puede ser esa sociedad si tiene una prensa libre.

Depende de Usted, señor Presidente, encabezar y continuar la tradición de una prensa libre en Venezuela, comenzada hace tantos años por Simón Bolívar.

* Presidenta Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.