Hace 50 y 25 años

Hace 50 y 25 años

03 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

HACE 50 AÑOS.

3 de agosto de 1956.

Gran conferencia sobre el Canal.

En declaración expedida ayer, Francia, el Reino Unido y Estados Unidos –respecto de la nacionalización del Canal de Suez, por parte de Egipto–, dicen que esta medida significa la incautación arbitraria y unilateral, por una nación, de una vía de agua internacional, de la cual dependen la economía, el comercio y la seguridad de una gran parte del mundo. Proponen que las 24 naciones afectadas celebren una conferencia el 16 de los corrientes, en Londres, para establecer una administración internacional del Canal. Por su parte, Gran Bretaña envió tres portaaviones al Mediterráneo y bombarderos al Cercano Oriente.

La producción de automotores en 1958.

Los grandes fabricantes de automotores de Estados Unidos y Europa siguen viendo en Colombia el terreno propicio para instalar sus fábricas en Suramérica. En lo corrido de este año se han constituido en el país empresas para las marcas ‘Nash’, ‘Austin’ y ‘Wolkswagen’, que fabrican casi la totalidad de las piezas. Su capital invertido pasa de los 30 millones de pesos. En 1958 la producción diaria puede ser de cien unidades, que supone cómodos sistemas de venta (a 4 mil pesos) en el mercado interno, y posiblemente piensen en la exportación de vehículos a países vecinos.

HACE 25 AÑOS.

3 de agosto de 1981.

Turbay pide solidaridad nacional.

El presidente, Julio César Turbay, convocó ayer la solidaridad nacional para hacerle frente a la oleada de problemas de todo orden y advirtió que tiene fe en Colombia, pero observó que “no estamos en la hora de las claudicaciones ni de la entrega”. Dijo que todo depende de la decisión, el ánimo, el coraje y el valor de cada uno de los colombianos. Agregó que le ha correspondido una de las más duras administraciones que a gobernante alguno le haya tocado soportar. Una persistente subversión, que ha querido convertir a Colombia en Estado de hecho, imponiendo los designios arbitrarios de la fuerza.

Premisas para lograr la paz.

Una de las condiciones obvias de cualquier diálogo dirigido a lograr la paz, debe ser la sinceridad de los protagonistas, la coherencia entre las palabras y los hechos. El fracaso de la Ley de Amnistía así lo indica. El Jefe del Estado hubiera podido imaginar otros caminos para que el proceso no consistiera apenas en proposiciones unilaterales. Lo razonable habría sido intentar aproximaciones previas. Los canales para ello eran y son numerosos.

Escribe el senador Luis Carlos Galán, en su columna ‘Criterios Liberales’.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.