Secciones
Síguenos en:
FRANCOIS MITTERRAND, EL CREPÚSCULO DE UN MITO

FRANCOIS MITTERRAND, EL CREPÚSCULO DE UN MITO

Francois Mitterrand llega al final de su presidencia con la cabeza muy en alto: dejando una huella profunda, pero, sobre todo, luchando hasta el final. A ocho meses del fin de su segundo septenio presidencial, Mitterrand es un hombre que lucha en tres frentes muy precisos. En primer lugar, contra una mayoría parlamentaria que le es adversa -la derecha moderada presidida por Edouard Balladur. Lucha también contra la soledad de ser un gobernante sin partido político, pues ya hace mucho tiempo, desde la pérdida de la mayoría electoral en 1993, que el Partido Socialista Francés va por un lado completamente distinto al suyo. Y en tercer lugar, lucha contra un cáncer de próstata que, a sus 78 años, parece irreversible y que según algunos médicos va erosionando lentamente sus capacidades.

Y justamente es esto lo que, al regreso de las vacaciones, comenzó de pronto a preocupar a los franceses. El rumor surgió en los actos de festejo de la retirada de las tropas aliadas de Berlín. La prensa alemana y francesa, en ese momento, afirmó que Mitterrand había reducido considerablemente su agenda al lado del canciller alemán Helmut Kohl por razones de salud. Además, las imágenes de la televisión lo mostraban adelgazado y un poco más calvo que de costumbre, acusando los efectos de una fuerte quimioterapia.

Con eso estalló el escándalo: puede Mitterrand, enfermo como está, seguir a cargo de la presidencia francesa? El Elíseo, la sede de la Presidencia, se apresuró a desmentir el hecho de que se hubieran acortado sus presentaciones oficiales en Berlín por razones de salud, y el propio presidente concedió una extensa entrevista al prestigioso vespertino conservador Le Figaro para zanjar el asunto.

No voy a renunciar a la Presidencia , afirmó Mitterrand con tono decidido, algo que los médicos, sin embargo, no ven tan claro por la evolución imprevisible de su cáncer. Para algunos especialistas, Mitterrand se encontraría en la fase C o D de la enfermedad , es decir, en la última. A esto, el Presidente responde con la dignidad de un hombre que, en 13 años, ha cambiado a Francia imprimiendo su huella personal de un modo que hoy parece indeleble: espero que la enfermedad tenga el buen gusto de permitirme llegar al fin de mi mandato .

Presencia histórica En efecto, la figura de Mitterrand, a ojos internacionales, se confunde con la de Francia en una simbiosis que pocos políticos han logrado, caso de Fidel Castro o de Felipe González, es decir, de aquellos que han permanecido mucho tiempo en el poder y que de algún modo han participado en los últimos diez años de la vertiginosa historia del siglo desde posiciones privilegiadas. Por eso, nadie duda del lugar de Mitterrand en la eternidad, algo en lo que él prefiere no pensar: quisiera más bien tener el tiempo de escribir cuatro o cinco libros -afirmó-, pero no sé si lo tendré .

El futuro lejano no se tiene tanto en consideración cuando hay que atender el presente inmediato. Mitterrand no quiso declarar sobre los candidatos con más opción a la presidencia francesa, Edouard Balladur y Jacques Chirac (ambos de Asamblea para la República, RPR, derecha moderada), y más bien insistió en las posibilidades del socialista Jacques Delors, quien tiene el aprecio de la mayoría de su partido, o del ex primer ministro Raymond Barre, también socialista, a quien Mitterrand considera el hombre más preparado para dirigir el país .

Así pues, enfermo y solo, Mitterrand sigue siendo una figura emblemática. Los franceses extrañarán sus bellas frases en los actos públicos, esa capacidad del presidente de crear emociones a través del lenguaje oficial, algo que casi ningún líder político ha podido lograr. García Márquez lo cuenta. Cuando le entregó la Legión de Honor, Mitterrand lo miró a los ojos y le dijo: Usted pertenece al mundo que yo amo , y cuenta García Márquez que a ambos se les aguaron los ojos con la frase.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.