ILUSIONES MUNICIPALES

ILUSIONES MUNICIPALES

Por efecto de la Ley 12 de 1986, los municipios del país reciben gradualmente una participación creciente del total de recaudos por el Impuesto al Valor Agregado (IVA), hasta llegar a un cincuenta por ciento en 1992. Las cifras no son nada despreciables. En 1990 recibirán cerca a 260.000 millones de pesos y el año entrante 350.000 millones, valores que superan tres veces los recaudos departamentales y más de cuatro veces los municipales. El aumento del IVA de diez a 12 por ciento representa para los municipios unos ingresos adicionales superiores a cincuenta mil millones.

28 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Pero no es solo el producto por IVA lo que la Nación transfiere a las regiones. Por el concepto de situado fiscal (salud y educación) deberá entregar este año 250.000 millones y el año próximo 330.000 millones.

Aunque las normas establecen el porcentaje de las transferencias que deben gastar los municipios en inversión y en funcionamiento, nadie ha hecho una evaluación de la destinación y eficiencia en la colocación de los recursos, porque no es secreto que el concepto de inversión en el Gobierno es muy distinto a la definición de los particulares.

La evidencia empírica demuestra que son muy pocas las poblaciones del país que han solucionado su problema de agua potable, una de las responsabilidades que asumieron al aumentarse la participación del IVA. De una u otra manera la Nación ha entrado a darles la mano .

En un período de cuatro años, los giros de IVA por persona se duplicaron en los municipios de más de 100.000 habitantes y se triplicaron en los que tienen una población inferior a ese número. Pero, habrá paralelamente un mayor nivel de bienestar de sus ciudadanos? Nadie lo sabe.

Hay datos que preocupan. Según la Asociación Colombiana para la Modernización del Estado, teniendo en consideración las tendencias demográficas, hacia el año 2000, el 32 por ciento de la población del país --no necesariamente más pobre-- recibirá el 68 por ciento de la transferencia. Las disparidades regionales tenderán a hacerse más evidentes.

Ahora, dos senadores de la República (con gran influencia parlamentaria) presentaron un proyecto de ley que busca transferir el ciento por ciento del IVA a los municipios, a partir de 1993.

En varias oportunidades, el Gobierno ha hecho caer en cuenta del hueco fiscal que le abriría a la Nación una decisión en tal sentido y parece que la iniciativa sigue adelante.

Queda una opción: según el Artículo 79 de la Constitución Nacional, las leyes que decretan inversiones públicas o privadas, las que ordenen participaciones en las rentas nacionales o transferencias de las mismas, solo podrán ser dictadas o reformadas por iniciativa del Gobierno. En otras palabras, no hay iniciativa parlamentaria. Parece que ni siquiera el Gobierno puede adherir a tales proyectos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.