Jóvenes en situación límite

Jóvenes en situación límite

“Continuó pues abriendo y cerrando puertas, miró dentro de las aulas, a las que la difusa luz exterior confería un aire fantasmagórico, donde los pupitres de los alumnos parecían túmulos alineados, donde la mesa del profesor era como un sombrío espacio y la pizarra negra el lugar donde se llevan las cuentas de todos” (José Saramago, Todos los nombres).

26 de junio 2006 , 12:00 a. m.

Por estos días, el suicidio de jóvenes estudiantes de diversos colegios nos ha golpeado, sobre todo a quienes nos ocupamos de la educación. El hecho de que se trate de jóvenes que disponen de los recursos económicos para permanecer en las aulas, obliga a concluir que tiene que haber otros motivos de tal dimensión que llevan a los jóvenes a asumir tan dolorosa decisión.

Aún los que ya sentimos el sol a las espaldas, recordamos las incertidumbres que nos aquejaron en aquella edad en la que tocaba definir una identidad personal frente a la familia, que quería obligarnos a reproducir el modelo de nuestros padres.

Por ello los jóvenes se dejan crecer el pelo si la moda dominante es el pelo corto y se rapan cuando el pelo largo se vuelve moda; por ello usan un lenguaje propio y producen rupturas que les permitan demostrar su independencia. Quizá por ello sentenció Freud que “el joven debe matar la figura del padre para ser adulto”.

Para los musulmanes la inmolación de la vida acerca al paraíso, y los japoneses kamikases se suicidan en un rito de honor que purga un error recuperando el respeto social. Pero en nuestra cultura, todos crecimos creyendo que la vida, sobre todo la propia, debe ser preservada. El elevado desempleo, la crisis social, la presión de las deudas y la violencia irracional que nos rodea, han aumentado los niveles de suicidio, pero ello afecta sobre todo a los adultos. El suicidio de jóvenes trunca en el camino todo un proyecto de vida, y por ello es pasmoso que los estudios muestren que al menos el 41 por ciento de los jóvenes colombianos han analizado la forma de suicidarse… Los maestros nos pretendemos sabios y nos erigimos en arquetipo que los niños y jóvenes deben no sólo respetar sino temer, y no los apoyamos en la construcción de su propio camino; y frecuentemente los calificamos mejor si repiten mecánicamente lo que les decimos; pero cerramos el espacio a la creatividad en el que cada uno desarrolle sus facultades y destrezas artísticas, literarias, deportivas o científicas. Quizá por esto hay quienes creen que la expresión ‘aula’ se deriva de ‘jaula’. En un mundo de competencia feroz, donde el ‘todo se vale’ impera, valores como la solidaridad, la tolerancia y la superación personal, suenan exóticos.

La obediencia a ciertos estándares académicos e intelectuales elevados, no siempre garantiza un futuro feliz o exitoso y quizá ello explique que Carlomagno llegase a emperador de Europa sin saber escribir, y que la ortografía de Napoleón fuera tan mala que sus ensayos eran ilegibles a sus maestros.

Las perspectivas de un futuro profesional sin empleo, la fractura de la unidad familiar, las agresiones que casi todas las familias padecen y el incremento del consumo de tabaco, drogas y alcohol, crean un estado de incertidumbre y desazón, en el que un fracaso académico se convierte en una situación límite.

Por desgracia, en nuestro entorno académico hay más bares y discotecas que centros de atención sicológica; hay pocos campos y programas deportivos y sobre todo, el entorno de violencia que vivimos se traduce en las presiones del grupo que descalifica, con la burla, a quien no logra el éxito social.

Profesor de las U. Nacional y Externado .

"La obediencia a ciertos estándares académicos e intelectuales elevados, no siempre garantiza un futuro feliz o exitoso”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.