Actualidad de la crisis petrolera

Actualidad de la crisis petrolera

Difícil es para muchos entender el conflicto en que, periódicamente, se ven comprometidos el Ministro de Minas y el Gerente de Ecopetrol con sus críticos. ¿Será un año o diez antes de empezar a importar el crudo?

25 de junio 2006 , 12:00 a. m.

Parecería, al atender las informaciones oficiales suministradas por estos funcionarios, que su gestión es más y más exitosa con el transcurso del tiempo. Basta reproducir los balances de la Empresa Nacional de Petróleos para llegar al convencimiento de que no vamos de mal en peor, sino de mejor en mejor. Solamente, cuando se tienen en cuenta las alzas en el precio del petróleo en el mercado mundial, se corre el velo sobre el misterioso crecimiento de que tanto se ufanan los funcionarios en sus comunicados.

Ellos mismos fueron, en años anteriores, víctimas de esta multiplicación de los panes, cuando tomaron seguros para conjurar la posible baja del petróleo y ocurrió exactamente lo contrario: subió tanto el precio de los hidrocarburos que, en un solo año, se perdieron más de 100 millones de dólares, no tanto por imprevisión como por previsión errada, jugando a la baja, cuando se debía jugar al alza.

No quiere decir esto, en modo alguno, que se trate de personas incompetentes ni, menos, deshonestas. Sucede, sí, que vienen de actividades distintas a las que se les han encomendado y así como se puede ser un hábil comerciante, familiarizado con el intercambio de bienes y servicios, el hecho de ser ajeno a un negocio tan complejo como el de los combustibles fósiles puede transformarlo en un mediocre administrador del patrimonio público.

Seguramente, con la experiencia de estos años, ya no se incurrirá en errores comparables a los cometidos en los primeros meses de su iniciación, cuando aún no era bien claro que en el negocio de los combustibles, a tiempo con la guerra en Oriente Medio , era muy difícil acertar y se podía incurrir en errores, como debió ocurrir en multitud de países en donde la especulación en estas materias era prácticamente desconocida. Coincidió el sacudón en las estructuras domésticas con la más grave crisis de precios de toda la historia de la industria petrolera.

Es así como ya nadie cree en la prosperidad, fruto de la administración a nivel doméstico, sino que todo el mundo sabe que el alza, mantenida por la Opep, obedece a un fenómeno universal por el desequilibrio entre la oferta y la demanda, con base en el hecho incontrovertible de que la primera crece geométricamente con las compras de la China y de la India, a tiempo que la oferta apenas aumenta en cantidades apreciables para una época normal, pero no para época de crisis, como la generada por la simultaneidad entre la guerra de Irak y la súbita voracidad de las potencias asiáticas.

En cuanto a Colombia, las reservas petrolíferas disminuyen y los ingresos por petróleo aumentan. Sin embargo, entre los factores que propician el aumento de la producción, en sentir de los expertos, está el alza de los precios del petróleo y del carbón en cuanto que se vuelve rentable aquel que, por su costo, ya había dejado de serlo en razón de la profundidad de los pozos y otras limitaciones tecnológicas.

Así, pues, se menciona, como una consecuencia benéfica del alza de los precios en los mercados mundiales la restauración de yacimientos ya abandonados desde hace años, pero que resucitan en función de cada nueva alza. En Colombia, por ejemplo, se han vuelto a explorar yacimientos como el de Infantas u otros que ya estaban fuera del comercio. No se trata, entonces, de una genialidad administrativa, sino de un fenómeno económico de carácter universal, reflejo de ese otro, que es el alza propiamente dicha, como es la posibilidad de recurrir a yacimientos aparentemente agotados.

Quienes no conocen esta experiencia ya generalizada en todo el planeta, pueden admirar la noticia de que, en Colombia, pese a no haber conseguido nuevos descubrimientos, se haya aumentado la producción en 15 mil barriles diarios. Idéntica experiencia se está llevando a cabo aun en los propios Estados Unidos y en Canadá, para no traer a cuento el ejemplo de países más pequeños.

Entre los muchos recursos a que se ven obligados los países carentes de combustibles minerales se cuenta el apelar a los carburantes de origen vegetal, como el etanol y el biodiesel, y más allá de recurrir a los subsuelos propios, son muchos los países, como el Brasil, que se comprometen a explorar y explotar en territorio ajeno a través de Petrobras. Es una idea que ha comenzado a agitarse en Colombia cuando se habla de la posibilidad de una alianza con el Ecuador, para que Ecopetrol opere en territorio ecuatoriano, ya sea en busca de petróleo o de gas, en procura de conjurar el agotamiento de nuestras reservas. Puede así concebirse la esperanza de que el pozo confiscado por incumplimiento de una empresa canadiense en el Ecuador, pase a manos colombianas mediante un contrato de concesión o de asociación. Algo que se mencionó en el debate del pasado 30 de mayo sobre política petrolera en el Senado de la República, cuando, con una inversión de 350 millones de dólares y un costo de 19 dólares el barril, se presentó la oportunidad de operar un yacimiento ecuatoriano que permitía obtener la increíble utilidad entre el precio de costo y el precio en el mercado mundial, ya fuera según los precios del Golfo de México o los del norte de Europa.

En todo caso, hubiera sido una excelente inversión, que se desaprovechó cuando toda clase de estudios demostraban su bondad y Colombia dejó pasar el tiempo ante la supuesta sospecha de que iba a tener que competir con la China, al decir del ministro. Bien podrían decir los funcionarios colombianos, plagiando el verso español: “Culpa fueron del tiempo y no de España”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.