CLAVE 1958 GOLPE MILITAR DEL 2 DE MAYO

CLAVE 1958 GOLPE MILITAR DEL 2 DE MAYO

La aventura golpista se había gestado en reuniones de algunos miembros del Ejército, dolidos por la reacción anti-militarista que se había anidado en la conciencia publica, desde la caída del general Rojas Pinilla. Exactamente un año antes, el régimen militar del general Rojas había alcanzado su más alto nivel de desprestigio: El cierre de los periódicos; el sacrificio de estudiantes que se manifestaban; las maldiciones que desde el púlpito de la iglesia de La Porciuncula de Bogotá lanzara su párroco, Severo Velasquez contra el dictador; los gritos de Cristo Sí, Rojas no y Botas Fuera lanzados por los estudiantes en las calles; el frente civil que sincronizó a patronos y obreros en contra del Gobierno; y, finalmente, el frustrado intento del general Rojas de hacerse reelegir para el perIodo 1958- 1962- por una Asamblea Constituyente de bolsillo dos días antes de su caída palpitaban aún en la memoria pública.

13 de diciembre 1991 , 12:00 a.m.

Entre el viernes 10 de mayo del 57, cuando cayó la dictadura militar, y el viernes 2 de mayo del 58, cuando el coronel Forero impartió las órdenes de apresar a los integrantes de la Junta Militar, los 5 miembros que la componen han oscilado entre la desconfianza publica en los comienzos de su administración hasta la admiración general por la forma conciliadora como condujeron la realización del plebiscito, que recuperó la institucionalidad del país, creó el Frente Nacional alternando en el poder durante 16 años a liberales y conservadores y convocó a elecciones para devolverles el poder a los civiles.

A las 3:15 de la madrugada, faltando apenas 52 horas para que el pueblo fuera por primera vez en 8 años a las urnas con el propósito de elegir a un Presidente civil, una docena de patrullas de la Policía Militar salieron vertiginosas, reptando en medio de la oscuridad, con la orden de apresar en sus residencias a 4 generales y a un almirante, integrantes de la Junta de Gobierno, y al doctor Alberto Lleras, el candidato liberal del Frente Nacional, el más opcionado para ganar en las elecciones del domingo siguiente.

Fue tan rauda y sorpresiva la operación, que a las 4 de la madrugada el cuadro que presentaban los altos mandos detenidos distaba mucho de ser marcial.

El general Deogracias Fonseca, el miembro más prolífico de la Junta, padre de 11 niños, no alcanzó a vestirse. Luciendo una pijama a rayas llegó en calidad de detenido a los cuarteles de Puente Aranda.

El mayor general Gabriel Paris, presidente de la Junta, apareció ojeroso, luciendo pijama de un solo fondo y bata.

Solo dos de los generales alcanzaron a uniformarse, Ernesto Ordóñez, de 44 años, el miembro más joven de la Junta, y Rafael Navas pardo, el más veterano, de 50 años de edad.

Pasadas las 5 de la mañana, una radiopatrulla de la Policia Nacional y dos jeeps repletos de agentes, al mando del capitán Amaya, rodearon la residencia del doctor Alberto Lleras y se lo llevaron en calidad de detenido hacia el cuartel de la PM en la calle 10. Pero la fortuna estaba alineada al lado del doctor Lleras. Una cuadra antes de su destino, unidades del Batallón Guardia Presidencial detuvieron a los policías, reconocieron entre la radiopatrulla al candidato y lo liberaron inmediatamente.

A los golpistas tambien se les escapó el vicealmirante Rubén Piedrahíta Arango. Su residencia estaba custodiada por infantes de marina, quienes se negaron a obedecer las órdenes de los policías militares y alertaron al Almirante.

Piedrahíta, refugiado en una casa vecina, fue escoltado a las 5:30 a.m. por miembros leales de la Marina y el Ejército hasta el Palacio de San Carlos, desde donde se dirigió por radio a la nación. Allí, en compañía del recién liberado candidato Alberto Lleras, trazó los planes para conjurar el alzamiento.

A las 9 de la mañana los 500 rebeldes aún controlaban la situación, pero estaban amedrentados por el vuelo amenazante de los bombarderos B-26, enviados desde Palanquero, y por los viejos tanques de la Escuela Motorizada, que a esa hora rodeaban los cuarteles de la PM en Puente Aranda.

Al mediodía la situación quedó controlada. El batallón golpista depuso las armas y su cabecilla, coronel Hernando Forero, se asiló en la embajada de El Salvador en Bogotá.

El consejo de guerra que juzgo a los militares implicados tuvo la prudencia de no insistir en la búsqueda de los posibles hilos que movieron la intentona. Sin embargo, durante el proceso que el Senado de la Republica le siguió en el primer trimestre de 1959 al general Rojas, éste, aún adolorido, proporcionó su personal interpretación sobre las causas: ... en los consejos de guerra que se celebraron para juzgar a los oficiales comprometidos se vio, con toda claridad, que ... Navas quería quedarse solo en la Presidencia. Ordóñez pensaba en la misma forma. Y así los otros 3 miembros... El origen del 2 de mayo fueron las ambiciones de los miembros de esa Junta .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.