La tiraníadel ‘rating’

La tiraníadel ‘rating’

“Uno le da a la gente lo que quiere ver, pues en televisión el rating es letal.” La frase anterior hubiera podido terminar con un ‘es vital’.

22 de junio 2006 , 12:00 a. m.

El rating es la muerte o la vida. Es la vida cuando se trata de la muerte de la inteligencia del espectador y es la muerte cuando el asunto gira en torno a la vida del medio que vive de la publicidad.

Absolutamente legítima la respuesta del presidente de Caracol Televisión, como lo son las preguntas que genera. ¿Será que sí? ¿Será que la gente pide basura porque se alimenta mejor de ella que de aquello que algunos pensamos que podría ser mejor? Es muy probable que ello sea así y tengamos que sufrir por siempre la tiranía de los índices de audiencia.

Lo grave es que esta tendencia no es exclusiva de la televisión, sino que ha invadido todos los medios. Hay, claro está, todavía honrosas excepciones, mas no precisamente en radio o televisión.

Precisamente, mientras me encontraba en estas divagaciones, me llegó la revista Arcadia que, debo añadir, desafortunadamente no es fácil de conseguir para quienes no son suscriptores de la revista Semana. En dicha publicación –que ya va por su número nueve– dedican la página editorial al tema que nos ocupa y hace referencia a aquellas personas que clamamos –pues, aparentemente no podemos exigir– por mejores contenidos en la televisión.

Y dice: “Estamos pidiendo coherencia y calidad tanto en los contenidos que generan audiencias, en el discurso mismo que esgrimen, así como espacios para una programación cultural que no tiene por qué ser un ladrillo”.

A continuación, el editorial de Arcadia hace una reflexión en torno a la responsabilidad social de las empresas que manejan los medios.

Responsabilidad social que –como yo la entiendo– tiene que ver con el ofrecimiento de contenidos y calidad.

Dice el editorialista: “Y ese término que parece tan aburrido, ‘responsabilidad social’, es, gústele o no a la élite empresarial colombiana, el gran tema del siglo XXI. No porque les toque, no por quedar bien, no por poner ‘su granito de arena’. Es un tema fundamental porque a la larga las multinacionales en Occidente han acabado por comprender que a nadie –y a ellos menos que a nadie– le conviene que crezcan los índices de pobreza absoluta.

“Así mismo, tampoco les conviene a los generadores de contenidos que crezcan los índices (imaginarios, claro) de ‘ignorancia absoluta’.” Desafortunadamente, agregaría yo, las grandes multinacionales que operan aquí no lo hacen con las mismas reglas éticas con que lo hacen en sus lugares de origen.

Para terminar y para aquellos que no están interesados en los hijos de Brad Pitt, en los embarazos de las princesas y en tanta basura más que nos ofrece una buena cantidad de impresos, recomiendo el ‘granito de arena’ que nos regala Semana con su revista mensual Arcadia.

Entre otras muchas cosas más porque podemos leer a un exquisito Antonio Caballero dedicado a temas distintos de aquel al que dedica su columna en el semanario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.