El arte y la ciencia de administrar

El arte y la ciencia de administrar

Peter Drucker, recientemente fallecido, es uno de los grandes pensadores sobre la ciencia y el arte que es la administración de empresas. Escribió 35 libros llenos de buenos consejos. Editorial Norma acaba de lanzar una estupenda publicación -Drucker para todos los días- que recoge 366 reflexiones del ‘gurú’. Escogimos las que más nos gustan, que resumimos con los encabezamientos de los capítulos en los que Drucker explica en detalle sus ideas.

19 de junio 2006 , 12:00 a. m.

* Integridad en el liderazgo: el espíritu de una organización se crea desde arriba.

* El abandono: nada es tan difícil y costoso, pero también tan inútil, como tratar de evitar que un cadáver huela mal.

La primera regla para concentrar los esfuerzos ejecutivos es desechar el pasado que ha dejado de ser productivo.

* El espíritu de una organización:lo que cuenta son las capacidades, no las incapacidades.

Piense en las fortalezas particulares de sus empleados y colegas y desarróllelas para ayudarles a desempeñarse mejor.

* La gerencia y el desarrollo económico: puede decirse que no hay “países subdesarrollados” sino sólo “mal administrados”.

* El líder del cambio: el modo más eficaz de administrar el cambio es crearlo.

* Al innovar, ponga énfasis en la gran idea: las ideas innovadoras son como los huevos de rana: de miles que se incuban, sólo sobreviven uno o dos.

* La turbulencia: ¿amenaza u oportunidad?: cuando cae maná del cielo, algunos abren el paraguas. Otros buscan una gran vasija.

* En busca del cambio: un cambio es algo que la gente hace y una moda es algo de lo que la gente habla.

* Poner a prueba el cambio: ningún estudio, investigación de mercados, o modelo computarizado puede sustituir la prueba de la realidad.

* El espíritu del desempeño: el propósito de una organización es posibilitar que gente común haga cosas extraordinarias.

* La selección del líder: Yo siempre me pregunto: ¿Me gustaría que uno de mis hijos trabajara bajo las órdenes de esa persona? * El estilo gerencial de Alfred Sloan: concéntrese en el desempeño y en el carácter de sus empleados, no en si le agradan o no.

* Atraer y conservar la gente: la primera señal de decadencia de una empresa es que deje de atraer gente capaz.

* La ética de los negocios: Primum non nocere -‘Ante todo, no hagas daño’.

* Autorrenovación: ¿Por qué quisiera usted que lo recordaran? * El desarrollo individual: lo importante no es que usted tenga rango sino que tenga responsabilidad.

* Ubíquese en la organización adecuada: ¿A dónde pertenezco como persona? * Disfrutar del trabajo: quienes se desempeñan bien aman lo que están haciendo.

* Explotar el éxito: los líderes del cambio debilitan los problemas y alimentan las oportunidades.

* El fracaso inesperado: el fracaso debe siempre considerarse como síntoma de una oportunidad para innovar.

* Administrar la nueva empresa: todo nuevo proyecto es un bebé, y los bebés hay que tenerlos en la guardería.

* La diversificación: ¡Zapatero, a tus zapatos! * Prácticas de ejecutivos eficientes: todo lo que tienen en común los ejecutivos eficientes es la habilidad para conseguir que se hagan las cosas que hay que hacer.

* Una vida no competitiva: nadie puede esperar vivir largo tiempo sin experimentar alguna vez un grave revés en su vida o en su trabajo.

* Armonizar el futuro inmediato con el de largo alcance: un gerente debe mantener los pies sobre la tierra mientras contempla las estrellas.

* Más allá del capitalismo: creo que es social y moralmente imperdonable que los empresarios y ejecutivos obtengan para sí mismos grandes beneficios pero despidan trabajadores.

* La estrategia fallida: quienes persisten en quedarse en el desierto no dejan detrás sino huesos descoloridos.

Si al principio no se tiene éxito, se ensaya una vez más. Luego se hace algo distinto.

* Jerarquía e igualdad: uno oye hablar mucho del ‘fin de la jerarquía’. Eso es un flagrante disparate.

* La tentación de hacer el bien: las instituciones de servicio público se deben empeñar en maximizar más que en optimizar.

* Los límites de la responsabilidad social: no basta con que un negocio tenga buenos resultados; también debe hacer el bien, pero para poder hacer el bien, un negocio tiene, primero, que dar buenos resultados.

* Reglas para le gerencia de la empresa familiar: la palabra crucial en el término ‘empresa familiar’ no debe ser ‘familiar’ sino ‘empresa’.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.