Volatibilidad genera suspensión en operaciones de la Bolsa

Volatibilidad genera suspensión en operaciones de la Bolsa

¿Cuándo se suspenden las negociaciones en la Bolsa de Valores de Colombia? En la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) se puede presentar la suspensión de una acción específica basada en la variación del precio y en los porcentajes de los montos de negociación o la suspensión general de la BVC basada en la variación del Indice de la Bolsa de Valores IGBC. (VER GRAFICOS)

16 de junio 2006 , 12:00 a. m.

En el caso específico de un emisor, según la resolución 1,200 de 1995 de la Superintendencia Financiera, la negociación de una acción puede suspenderse cuando el precio alcance una variación al alza o a la baja superior a 10 por ciento con respecto al precio base de negociación, el cual es el precio promedio del día anterior (cotización oficial).

Dicha suspensión puede ser temporal o para la liberación de precio. Se considera el caso de una suspensión temporal, cuando la oferta o demanda no supera el 0,05 por ciento de las acciones en circulación del emisor.

Por otra parte, se presenta una suspensión de la negociación para la liberación del precio, cuando el número de acciones ofrecidas o demandadas es igual o superior al 0,05 por ciento de las acciones en circulación del emisor respectivo.

Cabe resaltar que para la suspensión de una acción se tienen en cuenta las ofertas y demandas bajo el esquema de contado y que marque precio.

Bajo el esquema de suspensión temporal, no se podrán cerrar operaciones durante el tiempo determinado de suspensión (30 minutos) o por el resto de rueda en caso de que las condiciones para ésta se presenten después de las 11:30 a.m.

Se puede registrar una segunda suspensión en la misma sesión, cuando se sobrepasan nuevamente los límites máximos o mínimos establecidos en la última suspensión, con cantidades inferiores al 0,05 por ciento de las acciones en circulación. Ante esta situación el Presidente de Rueda puede ordenar la suspensión por lo que reste de rueda.

En el caso de una suspensión para liberación de precio, es decir cuando el monto operado supera el 0,05 por ciento de las acciones en circulación, no se podrán cerrar operaciones desde el momento de la suspensión ni en el siguiente día hábil, reanudando negociaciones el segundo día hábil después de la suspensión En el caso de una suspensión general de las negociaciones en la BVC, el índice de precios de una bolsa (Igbc) debe mostrar una variación mayor de 10 por ciento respecto al inicio de la rueda de negociación.

En el momento en el que el IGBC registre dicha variación, la bolsa suspenderá inmediatamente las negociaciones hasta el día hábil siguiente.

El 22 de febrero de 2005, la acción de Corfivalle (ahora Corficolombiana) tuvo una suspensión para liberación de precio, debido a que a los cuatro minutos de negociación de la ronda se registró una demanda 10 por ciento superior al precio base de negociación y a que el monto transado superó el 0,05 por ciento de las acciones en circulación, lo cual llevó a que la acción no fuera transada durante el 23 de febrero y reanudada hasta el 24 de febrero.

Los casos más recientes de suspensión tanto de negociación de acciones como a nivel general se registraron esta semana.

El pasado 12 de junio, el Indice de la Bolsa de Valores de Colombia (Igbc) alcanzó 6,749.73 unidades, lo que representó la caída diaria más pronunciada de la historia (10,46 por ciento), impulsada por la suspensión de la acción de la Compañía Colombiana de Inversiones (Colinvers) y de Bancolombia, tras la caída de 16,96 por ciento y de 18,39 por ciento en el precio, alcanzando 12.340 y 11.180 pesos respectivamente.

El 13 de junio, el Igbc cerró en 6.160,253 unidades, lo que representó una caída de 8,73 por ciento en el día, de 35,25 por ciento en lo corrido del año y una variación positiva de 21,81 por ciento.

Cabe resaltar que el nivel del Igbc es similar a lo registrado a mediados del 2005.

¿Qué es el riesgo cambiario y cómo se puede contrarrestar su efecto? El riesgo cambiario se refiere a la pérdida que puede surgir en los resultados financieros de una persona natural o jurídica a causa de los movimientos o volatilidades en el valor de una moneda con relación a otra.

Este riesgo hace parte de los riesgos financieros y la magnitud de la pérdida depende del monto que se tenga en exposición, bien sea porque se reciben ingresos en una moneda distinta a la cual se generan los egresos o porque se mantienen activos o pasivos denominados en moneda extranjera.

Los exportadores e importadores son los principales agentes que tienen mayor exposición a las pérdidas o ganancias derivadas de las variaciones en el valor de la moneda de un país.

En el caso del exportador, éste toma una posición larga cuando lleva a cabo una negociación que le otorga el derecho de recibir divisas en el futuro, lo cual se registra en su balance como un activo, cuyo valor varía de acuerdo a los movimientos que registre la tasa de cambio hasta el momento en que se realice el pago.

Por su parte, cuando el importador lleva a cabo un negocio adquiere la obligación de pagar un monto denominado en moneda extranjera, manteniendo en este sentido una posición corta.

Si bien la existencia de ingresos o egresos en moneda extranjera se constituye en un riesgo para la empresa o persona natural, esto se puede mitigar por medio de coberturas naturales o instrumentos adquiridos en el sistema financiero.

Las coberturas naturales, son aquellas que provienen del propio negocio, y que se alcanzan en la medida en que los ingresos y egresos de la empresa sean en la misma moneda y equivalentes en monto. Esto último permite que no exista la necesidad de hacer el cambio de la moneda, lo cual elimina completamente el riesgo cambiario.

Cabe mencionar que además de estas condiciones, es indispensable que el derecho y la obligación puedan ser exigibles en el mismo momento del tiempo.

A su vez, la cobertura natural surge de la posibilidad de mantener en el balance activos y pasivos que se compensen entre sí.

Por su parte, las coberturas financieras, conocidas en el mercado como derivados, son instrumentos ofrecidos por agentes especializados, cuyo objetivo final es garantizar el valor de los ingresos y egresos en una moneda distinta a la original, reduciendo la incertidumbre del valor en moneda local de los flujos futuros de los agentes. Las principales coberturas que existen en el mercado son los forwards de monedas, opciones y swaps.

¿Qué son los forwards de monedas? Un forward de monedas es un contrato entre dos partes, el empresario y una entidad financiera o entre dos entidades financieras, en el cual se pacta la compraventa en una fecha futura cierta cantidad de moneda, a un precio determinado.

En este sentido, las partes deben definir un plazo, monto y una forma de cumplimiento. Frente a este último punto, se entiende que la forma de cumplimiento puede ser con o sin entrega de la divisa, entendida cada una de las modalidades como Delivery y Non Delivery Forward, respectivamente.

Si bien las partes definen los parámetros generales del contrato, el mercado establece las condiciones que determinan el valor de la tasa de cambio subyacente del contrato. Esto último a través del precio Spot, es decir el precio de la divisa al momento que se realiza la negociación.

Los forwards, como mecanismo que reduce el riesgo cambiario, cuentan con el beneficio de ser instrumentos completamente flexibles en su negociación, lo cual permite que los elementos de tiempo, monto y modalidad de cumplimiento, entre otros, puedan ser establecidos con facilidad por parte del empresario o las entidades financieras.

Adicionalmente, realizar esta operación garantiza a las partes un flujo de caja en moneda local, lo cual reduce la incertidumbre de los negocios.

En Colombia, si bien el mercado de forwards no es muy desarrollado, en los últimos años ha alcanzado importantes avances.

Entre el 2000 y el 2005 el monto total transado en forwards creció a una tasa anual promedio cercana al 36 por ciento, tendencia que se ha mantenido a lo largo del presente año.

A abril del 2006 el monto total transado en operaciones forward ascendió a 7.400 millones de dólares, lo que representó un crecimiento anual de 30,2 por ciento.

34 por ciento aumentaron entre el 2005 y el 2006 las operaciones forward con moneda en el sistema financiero. Esa tendencia se ha mantenido a lo largo de este año.

10,46 por ciento fue la caída que registró el pasado 12 de junio la Bolsa de Valores de Colombia, lo que obligó a suspender sus operaciones

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.