¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

NO A LEGALIZACIÓN DE DROGA: MINSALUD

El foro sobre legalización del consumo de drogas en Colombia, citado ayer por la Comisión IV del Senado de la República, culminó en el rechazo del Gobierno a la iniciativa, y en una radiografía sobre los niveles de adicción a los estimulantes en el país. El ministro de Salud, Juan Luis Londoño único vocero del Ejecutivo en las discusiones, advirtió que el Gobierno no comparte la iniciativa de la legalización, y dejo entrever que legitimar el consumo de narcóticos podría derivar en mayores y más altos índices de violencia.

Redacción El Tiempo
Londoño dijo que un estudio realizado en 30 mil hogares revela que hay 6.000 personas adictas en Colombia a la heroína, y que el 33 por ciento de los colombianos ha probado por lo menos una vez en su vida la marihuana, y el ocho por ciento la cocaína.
Según el Ministro, el consumo de cocaína y marihuana no ha crecido en el último quinquenio y, en ese mismo lapso, se registra una reducción en el número de adictos al basuco y el cigarrillo.
La dependencia hacia el basuco se redujo a la mitad con respecto a investigaciones realizadas hace cinco años, y los fumadores disminuyeron de un 30 a un 21 por ciento, sostuvo Londoño.
Con todo, el Ministro enfatizó en los altos niveles de violencia derivados del consumo de alcohol, y denunció un creciente uso de tranquilizantes.
Hace treinta años a los muchachitos los mataban las lombrices, ahora es la violencia , dijo Londoño al explicar la influencia del consumo de licor en actos de violencia.
Según el Ministro, el 50 por ciento de la población consume alcohol y 32 de cada mil colombianos ingieren tranquilizantes.
El consumo de tranquilizantes, según el estudio, creció considerablemente en los últimos cinco años, pues en 1987 sólo seis de cada mil personas acudían a ellos.
El rechazo del Ministro a la perspectiva de la legalización fue respaldado por el senador Fernando Mendoza, del Movimiento Unión Cristiana, quien consideró inconveniente e inoportuna la legalización del consumo de la droga.
El senador Enrique Gómez Hurtado no sólo propuso la despenalización de la narcodependencia, sino también la del tráfico de estupefacientes.
Otros participantes manifestaron que son partidarios de una legalización del consumo en forma progresiva, siempre y cuando haya primero medidas de prevención, educación y rehabilitación de los narcodependientes.
Entre ellos se encuentra el senador Humberto Peláez, coordinador del foro, que también se realizará en otras ciudades del país.
Las discusiones son la antesala a un foro nacional que se realizará en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada de Bogotá el próximo 21 de octubre.
Entre tanto, el rector de la Universidad La Gran Colombia, José Galat, propuso la despenalización restringida del consumo frente a los adictos debidamente identificados y sometidos a tratamiento integral, y pidió expropiar por vía administrativa y sin indemnización las propiedades de los narcotraficantes, que se entregarían a empresas comunitarias de campesinos.
Finalmente, el siquiatra Luis Carlos Restrepo dijo que sería más conveniente la legalización progresiva de la narcodependencia y aseguró que la mayoría de los consumidores de cocaína en Estados Unidos no son drogadictos.
El gran mercado de la droga a nivel mundial se sostiene con consumidores sociales , dijo Restrepo.
Redacción El Tiempo
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.