Policía tendrá la obligación de controlar a reinsertados

Policía tendrá la obligación de controlar a reinsertados

La multiplicación de los paramilitares –se calculaba que eran unos 15 mil en el 2002, pero la sola desmovilización colectiva va por los 30.915 combatientes– , la urgencia de evitar que retomen las acciones delictivas y las expectativas con el Eln forzaron el cambio de estatus en el manejo de la reinserción. (Ver gráfico: Antes de la guerra no vivían del campo)

12 de junio 2006 , 12:00 a. m.

Para el tema, el Gobierno acaba de crear una nueva Consejería que le reportará directamente al Presidente de la República. En los últimos cuatro años destinó 497 mil millones de pesos para atender a los ex combatientes. Y el presupuesto será al menos igual para el segundo período del presidente Álvaro Uribe.

Y será la Policía de cada municipio la encargada de hacer seguimiento al comportamiento de los ex ‘paras’. El propio presidente Uribe le puso al director de la institución, general Jorge Daniel Castro, la tarea de entregar un reporte mensual sobre el tema.

Evitar lo de El Salvador Finalizado el desarme de los principales grupos paramilitares, viene la etapa que no ha salido bien en la mayoría de países que han hecho acuerdos de paz y que es definitiva para el perfil de la Colombia del futuro: garantizar que los que dejaron la guerra no vuelvan al crimen.

Hay varios espejos. El Salvador, 14 años después del acuerdo con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, tiene la tasa de homicidios más alta de América (96 por cada 100 mil habitantes) y está acosado por las ‘maras’ (pandillas).

Pero en Mozambique, a 14 años del fin de la guerra y con episodios esporádicos de violencia, la guerrilla del Renamo (Resistencia Nacional de Mozambique) se consolida como partido político y la tasa de homicidios bajó de 100 a 33.

405 ya se equivocaron Que la desmovilización de las Auc tenga más parecido con la experiencia africana que con la de Centroamérica será la tarea de la persona que el presidente Álvaro Uribe nombre como Alto Consejero para la Reinserción. Sea quien sea –suenan nombres como el de Gustavo Villegas, uno de los dirigentes antioqueños más comprometidos con el proceso de reinserción en Medellín– , el nuevo funcionario debe encontrar la manera de mejorar las cifras de empleo para los ex combatientes, pues los que han conseguido un trabajo formal en la empresa privada no llegan a mil.

El hecho es que 405 desmovilizados ya dieron el paso equivocado y hoy están en la cárcel, acusados de porte ilegal de armas, concierto para delinquir, narcotráfico y asesinato. Otros 194 han muerto desde que se inició el proceso (15 en accidentes de mototaxismo) y hay más de un centenar de heridos en atentados.

Sumados, todos los casos no alcanzan aún la media internacional del 5 por ciento de ex combatientes que usualmente vuelven a tener problemas con la justicia. Pero hay señales preocupantes y por eso los cambios en el Programa para la Reinserción.

En Santa Marta y el Magdalena Medio, por ejemplo, la inseguridad está desbordada. Hay denuncias sobre ex ‘paras’ que se ofrecen para cuidar a la gente de sus antiguos compañeros. Y por lo menos en 14 zonas del país hay nuevos grupos de autodefensa, fuertemente ligados al narcotráfico, que tendrían en sus filas a desmovilizados.

La Oficina para la Reinserción dice que del total de reinsertados hay unos 100 sobre los que no se tienen reportes recientes. Es decir, no han cobrado su mesada mensual o no han respondido los llamados de los Centros de Referencia Regionales.

El control no garantiza que no están en actividades ilegales. Por eso la Policía tendrá la misión de monitorearlos.

SE SALVARON 2 MIL VIDAS POR AÑO.

Cayó el homicidio.

Una investigación del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) calcula en un 13% la caída de los asesinatos en el país asociada a los desarmes. Entre 1.800 y 2.400 vidas se han salvado por año. “Fue un alivio para los civiles, porque la mayoría de víctimas de las Auc no moría en combate sino en masacres”, dice Jorge Restrepo, director del Cerac. .

DELITOS Y DESEMPLEO, DOS RETOS.

Más robos. En todo el país crecieron los delitos contra la propiedad, sobre todo el hurto a personas.

En la disparada del 44 por ciento, reportada por la Dijín, influye la excesiva aplicación de la casa por cárcel para los ladrones, pero también habría una relación con grupos de desmovilizados.

Empleo. La empresa privada aún no se la juega con la idea de contratar ex ‘paras’. .

El NARCOTRÁFICO, UNA AMENAZA.

Juan David Ángel, el director del Programa para la Reinserción, dice que la creación de una nueva Consejería fortalece los logros del proceso de paz con las Auc.

¿Qué va a cambiar en el manejo de la reinserción con la llegada de un Alto Consejero Presidencial? Gana en interlocución y peso político. Demuestra la importancia que el Gobierno le da al manejo de ese proceso.

¿Qué podría amenazar el éxito de la reinserción? La gran amenaza es el narcotráfico. Muchos de los muchachos siguen siendo vulnerables y podrían caer ante la tentación de ese dinero fácil.

¿En qué zonas hay dificultades? Hay problemas en zonas como el Bajo Cauca antioqueño, en Nariño y el Catatumbo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.