´Si toca tumbar, toca´

´Si toca tumbar, toca´

La directora de Planeación Distrital, Catalina Velasco, protagonizó esta semana dos hechos que dibujan los contrastes sobre la forma en que se planea y se desarrolla la ciudad.

11 de junio 2006 , 12:00 a. m.

Primero, ordenó la revocatoria de la licencia de construcción de un edificio de 12 pisos en la calle 100 con avenida 19: una decisión sin precedentes, que además de causar conmoción en varios sectores, la reveló como una funcionaria de ‘normas tomar’.

Luego, dio a conocer el acuerdo suscrito entre la Nación y el Distrito, para darle vía libre a la construcción de un complejo comercial en el predio de la casona de Villa Adelaida, ubicada en la calle 70 con carrera Séptima y declarada Bien de Interés Nacional.

Este acontecimiento revivió la polémica sobre la conveniencia de intervenir este patrimonio, y fue calificado por algunos como ‘el acuerdo del diablo’, porque se hizo público justo el 6 de junio, cuando muchos decían que el mundo se iba a acabar por obra de Satanás.

Este acuerdo, en últimas, será punto de referencia para lo que puede pasar con otros 160 bienes de conservación, también declarados de Interés Nacional.

¿Qué lecciones le quedan después de lo sucedido? Me gustó mucho que se hubieran cruzado estos dos temas en una misma semana, porque ahí quedó resumida la posición del Distrito frente a la planeación urbana. En un caso se utilizaron medios ilegales para adquirir una licencia y esto tendrá sus consecuencias. Y por otro lado se señala que los particulares que cumplen con las normas tienen derecho a utilizar sus predios y la ciudad, porque tampoco se trata de atravesarnos como una vaca muerta.

Con estas actuaciones, en especial en el caso del edificio de la calle 100 y los anuncios de demolición de casas en Floresta de la Sabana (cerros), dio la impresión de que por fin la Administración se amarraba los pantalones con el tema urbanístico. ¿Será flor de un día, o una línea de acción? .

El Alcalde Luis Eduardo Garzón nos ordenó revisar las licencias de construcción y nos dijo: las que tengan ilegalidad, las revocan. Las que están bien, las confirman. Las construcciones sin licencia, las tumban. Y las zonas de reserva se protegen de manera especial, como los cerros.

Pero lo que ha pasado con los cerros demuestra que en Bogotá las normas solo han sido de papel. ¿De quién diría que ha sido la responsabilidad para que urbanísticamente cada quien haga lo que quiera? .

Sería muy fácil echarles la culpa a las administraciones pasadas. Ha sido toda la ciudad. No solo los gobiernos, también los ciudadanos se han hecho los locos con los cerros durante décadas.

¿Por qué estas decisiones llegan cuando los proyectos ya están terminados? ¿Quién se deja meter los goles?, Técnicamente, Planeación Distrital sería el primer responsable… .

En el caso de Planeación, muchas veces se ha dicho: si esto ya se hizo, entonces, ¿para qué vamos a dar marcha atrás? La licencia del edificio de la calle 100 se solicitó en el 2000 y hasta ahora se tomó una decisión, pero si se siguen pasando por alto las fallas, si no hay escarmiento, pues así seguirá todo. No hay nada particular en este caso, solo se actuó con responsabilidad. Yo me encontré con este caso de primero en el escritorio, pero no se trata del único ni mucho menos.

En algunos círculos de abogados, vinculados a la construcción, es común la frase que dice: ‘chequera mata código’. ¿Es así de dramática la situación? En los medios urbanos y de construcción hay mucho dinero de por medio. Pero si chequera mata código, autoridad y responsabilidad matan chequera.

¿Cuál fue la razón para que el acuerdo de Villa Adelaida se presentara por separado y se cancelara una rueda de prensa que estaba prevista de manera conjunta, entre el Alcalde Mayor y la Ministra de la Cultura? Fue un problema de agendas, no hay lugar a suspicacias.

¿Ha pensado qué podría presentarse si ese acuerdo resulta demandado? Nos sentimos tranquilos en la parte técnica y jurídica. Cualquiera está en su derecho de interponer demandas. Me parece interesante que la ciudad discuta sus temas, que los vecinos digan si les parece o no, pero también debemos pasar del alegato a la propuesta y creo que la cultura ciudadana debe evolucionar en ese sentido. Porque es muy fácil decir no me gusta porque sí.

¿Se atrevería a garantizar que el complejo autorizado en Villa Adelaida no va a colapsar la movilidad del sector? Nosotros validamos un estudio de movilidad. Si el Ministerio de Cultura lo refleja así en el Plan Especial de Protección que expida para el proyecto urbanístico de Villa Adelaida, como se ha comprometido, sabemos que no habrá problemas.

Villa Adelaida es un predio que corresponde a la Unidad de Planeamiento Zonal (UPZ) de Chicó-Lago-Refugio, la única UPZ que después de ser aprobada, pasó a revisión. ¿Qué relación tiene Villa Adelaida con esta revisión? Ninguna. Fue la primera UPZ que se aprobó, pero se revisa porque algunos puntos de la norma están lejos de la realidad. Técnicamente se encuentra lista, pero vamos a consultarla con la Cámara de Comercio y la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá.

La ciudad también está pendiente de otros temas, por ejemplo, el Plan Maestro para Cultos Religiosos, que ha despertado preocupación en varias congregaciones, incluso algunos temen que sean tumbadas sus iglesias.

En la ciudad hay poco más de mil equipamientos de cultos religiosos. Se debe garantizar la igualdad pero también mi responsabilidad es velar por la vida y seguridad de todos. Que haya uso debido del espacio público, parqueaderos, salidas de emergencia, ventilación, etc. Porque una iglesia que reúne 10 mil personas no puede poner en riesgo a las personas. Por eso hemos solicitado que cada iglesia nos pase una propuesta de plan de regularización y ampliaremos los plazos para esa ejecución, de 5 a 10 años, porque no queremos tumbar ninguna iglesia.

De igual forma, hay gran expectativa por la definición de las Zonas de Alto Impacto, donde se ubicarían las otras zonas de tolerancia...

En general, la ciudad ha sido hipócrita con las Zonas de Alto Impacto, pero hay que regularlas para garantizar los derechos humanos de quienes trabajan en estas actividades, y también, los derechos de la ciudadanía. Nadie quiere una zona de estas cerca de su casa, aunque en la vida real la haya tenido por muchos años. Si los prostíbulos siguen en la informalidad, van a reventar a la ciudad, porque no tendrán control.

¿Qué les dice entonces a vecinos de Los Alcázares, Bosa o Fontibón, donde están contempladas algunas de estas zonas? Que estamos listos a discutir para garantizar la convivencia adecuada y la participación de las comunidades en la toma de decisiones.

¿La solución a la movilidad en la Autonorte pasa por la construcción de un terminal satélite para que los buses no entren a la ciudad? Definitivamente, sí. De hecho estamos analizando la compra de un predio que funcione en un área de influencia del portal de la calle 170, pero eso no podrá ser en el corto plazo.

¿El plan integral del aeropuerto Eldorado definitivamente tendrá que contemplar la compra de predios en sectores aledaños? Es muy probable que en un futuro sea necesario buscar alternativas de reubicación de viviendas para vecinos del sector aledaño a Eldorado.

Corren rumores sobre la posibilidad de que el Distrito intervenga algunas zonas residenciales ubicadas en el cerro de La Conejera, de Suba, donde hay construcciones en áreas ambientales.

Estamos analizando la manera de actuar dentro del marco legal. Debemos trabajar aspectos técnicos y legales, sin hacer bobadas, pero el mensaje es que tenemos un interés especial por mantener las zonas de alto valor ambiental que aún quedan en la ciudad.

¿Habrá más revocatorias de licencias de construcción? Tenemos varios casos a punto de una decisión definitiva. Y si toca, toca.

¿Ha recibido mensajes de advertencia o amenazas por sus decisiones de los últimos días?.

Debo reconocer que toda la ciudadanía ha sido muy respetuosa, y por otra parte, los concejales, el Contralor Distrital y el Personero han hecho recomendaciones oportunas y han ejercido un control político válido y productivo.

Al margen de todas estas problemáticas, ¿qué aspira a dejar como resultados concretos de su gestión? La revisión completa del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), con los planes maestros que serán entregados en agosto; los Planes Parciales, en diciembre, y una política para promover la inversión interna y externa en la ciudad, para hacerla mucho más productiva.

gergel@eltiempo.com.co .

Catalina Velasco, directora de Planeación Distrital.

Sería muy fácil echarles la culpa a las administraciones pasadas. Todos los ciudadanos se han hecho los locos con los cerros”.

.

SOBRE LOS CERROS ORIENTALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.