Los nuevos ministros y el Uribe versión 2006

Los nuevos ministros y el Uribe versión 2006

El Uribe versión 2006 no es el mismo al del 2002. Por lo menos eso es lo que se desprende de la forma como integró su gabinete para iniciar su segundo periodo en la Presidencia. Y esto, sin duda, traerá cambios importantes en su manera de gobernar.

11 de junio 2006 , 12:00 a. m.

En el 2002, pocos días después de las elecciones, el entonces presidente electo sorprendió a todo el país con un gabinete totalmente inesperado.

Algunos nombres, casi desconocidos, causaron expectativa, otros pocos, tranquilidad, y otros, un verdadero revuelo.

No faltaron incluso los que consideraron que se trataba de un gabinete no tanto de “unidad nacional” sino más bien de “confrontación nacional”.

Uribe en ese momento no se preocupó por los callos que pudiera pisar con esos nombramientos ni se trasnochó por la representatividad política de los elegidos.

Acababa de salir triunfante después de una campaña atípica en la que su candidatura no se hizo viable por apoyo parlamentario sino que, por el contrario, ese apoyo le llovió a medida que fue subiendo en las encuestas.

Eso le dio mucha libertad para designar su gabinete.

El proceso de reelección fue muy distinto. Uribe era el favorito desde antes de que arrancara la carrera por la Presidencia y su campaña tuvo como soporte 6 partidos que se autodenominaron la coalición uribista y que recibieron la bendición del jefe máximo.

Fue un triunfo anunciado pero con una votación inesperada. Sin embargo, a pesar de que ni los cálculos más optimistas de los uribistas dieron en el blanco y que el Presidente no necesitó de la ayuda de nadie para quedarse en el poder, esta vez decidió darles juego a sus partidos.

De manera desigual tal vez, pero como el mismo Juan Manuel Santos dijo “los partidos siempre quieren más de lo que se les da”.

En todo caso ahora, por lo que se le ha oído después de la reelección, el Presidente espera tener una relación distinta con el Congreso para no poner en peligro las iniciativas clave que presentará.

Eso explica por qué los nuevos ministros, aunque no se puede decir que estaban cantados, no causaron sorpresa. Eran lógicos.

Eso sí, tienen una característica importante, sobre todo en el caso de Santos en Defensa y Carlos Holguín en Interior y Justicia. Son de un nivel distinto al de quienes lo han acompañado hasta ahora en esas carteras.

Se trata de los jefes de los dos principales partidos uribistas con la mayor representación en el Congreso. Además Holguín, el nuevo titular de la cartera política, llegó hace cerca de cuarenta años al Congreso. Y Santos fue designado a la Presidencia y ministro de Comercio Exterior y de Hacienda.

No son entonces ‘viceministros’ como ha ocurrido en la mayoría de los casos donde el titular en la práctica es Uribe. Y eso sin duda significa que la relación presidente-ministros, que ha marcado el estilo de gobierno del Jefe de Estado hasta ahora, no será la misma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.