Ahora sí murió el maestro Abel Antonio

Ahora sí murió el maestro Abel Antonio

“ ... La muerte de Abel Antonio, en mi tierra la sintieron los muchachos... Fueron cinco noches que me hicieron de velorio ... para mis nueve noches todavía me deben cuatro... Abel Antonio no llores, que eso le pasa a los hombres ... que eso le pasa al que sale a caminá... "Que caso lastimoso me ha pasado a mí, pa' que no le pase a otro yo se lo voy a decir: me lleva la muerte o me la llevo yo, porque ese problema se acaba entre los dos... ".

11 de junio 2006 , 12:00 a.m.

El problema se acabó ayer en Barranquilla y ahora sí es cierto: el maestro Abel Antonio Villa, el llamado ‘Padre del acordeón’, 82 años, murió víctima de un paro cardíaco, luego de padecer problemas de salud desde mayo de 2005.

Su canción preferida fue, La muerte de Abel Antonio, compuesta en 1943 cuando lo dieron por muerto y lo velaron con cuerpo ausente durante cinco noches, cuando el joven costeño andaba de pueblo en pueblo en parranda.

Pero quizás el tema más internacional fue El Higuerón, que popularizó fuera de las fronteras el Binomio de Oro.

El autor de Mi Candelaria, Zoila y Amalia Vergara, entre otros, nació en Piedra de Moler, corregimiento de Tenerife (Magdalena). Era uno de los últimos sobrevivientes de los juglares costeños, al lado, entre otros, de los desaparecidos Alejo Durán, Juancho Polo Valencia y Emiliano Zuleta. “Es un gran golpe. ‘El negro’ era un gran artista y mejor gente”, declaró el músico José 'Pepe' Molina.

Villa siempre lucía un sombrero y vestía en forma elegante –por lo general de blanco– comenzó a componer a los 14 años , con ‘Pacho’ Rada, a quien consideraba su maestro. Grabó por primera vez a los 19 años. Apenas concursó una vez en el Festival Vallenato, pero hace seis fue coronado como rey vitalacio.

Casado con Débora Cañas, deja a 11 hijos. Su cuerpo fue llevado a la funeraria Los Olivos (carrera 38), de Barranquilla. Hoy será llevado a Pivijay (Magdalena), donde será sepultado mañana.

LA ÚLTIMA ENTREVISTA CON EL TIEMPO (2005) Lo veo muy feliz... Me siento un hombre feliz. Eso es lo que me tiene así vivo.

¿Aún compone? Sí. Tengo 20 canciones nuevas: paseos, merengues y una cumbia. Ahorita mismo estoy componiendo una canción en homenaje a mi hija Aida Luz; se llama ‘La buena hija del hogar’. ¿Usted recuerda cuántas canciones ha compuesto? No digo cuánta música he compuesto porque todavía no he terminado.

Le cambio la pregunta. ¿Cuál fue la última? Una que habla sobre las relaciones entre el negro y el blanco.

Milagro que no tiene puesto el sombrero, maestro...

Porque me cogieron de sorpresa. Pero ya lo voy a buscá. ¡Mayo, busca mi sombrero ahí. Sácame el blanco y el marrón! Así como lo veo, usted pasará de los cien años facilito...

Eso está fijo. Ya usted sabe: Abel Antonio no muere todavía, Abel Antonio muere cuando Dios lo necesite.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.