‘En bolsa no se había visto una caída tan grande’: comisionistas

‘En bolsa no se había visto una caída tan grande’: comisionistas

Paul Weiss es tal vez el comisionista de bolsa que más experiencia tiene en el mercado de acciones en Colombia. (VER GRÁFICO: GANADORES Y PERDEDORES)

11 de junio 2006 , 12:00 a. m.

Weiss dice que en sus 21 años de trabajo de compra y venta de acciones nunca había vivido un periodo tan difícil para ese mercado como el registrado en las últimas semanas.

Este comisionista, que trabaja en Corredores Asociados, una de las firmas de bolsa más tradicionales del país, asegura que nunca se había presentado una caída tan profunda y en tan corto tiempo como la de la coyuntura actual.

Y razones no le faltan para decirlo, pues el Índice General de la Bolsa de Colombia (Igbc), que mide la rentabilidad promedio del mercado accionario, ha caído 30 por ciento desde comienzos de mayo.

En las tres últimas semanas se han dado cuatro de las peores caídas en la Bolsa y la que se dio el jueves (de 9,47 por ciento), batió el récord.

Weiss dice que él y sus colegas han tenido días de trabajo muy arduos y tensos, no sólo por el manejo que les deben dar a los recursos propios de las firmas comisionistas, sino principalmente por el dinero de sus clientes.

“Ha sido muy difícil aconsejarlos porque todo se ha salido de la lógica”, dice el comisionista.

Otros de sus colegas coinciden con él y agregan que hay clientes que llegan a ser muy agresivos cuando piden alguna explicación a su asesor de inversiones.

“Uno trata de explicarles que el problema obedece a un contexto internacional muy volátil… que hay condiciones técnicas especiales del mercado… que las tasas de interés en el mundo están subiendo… … que es que la FED… que es que el PIB… que es que los TES… etc. y la respuesta del cliente en muchos casos es: eso no me importa, usted me responde por mi plata, H.P.”, dice un administrador de fondos consultado al referirse a situaciones que se han llegado a presentar en las últimas semanas.

Agrega que, por el contrario, la mayoría de clientes son respetuosos y si bien expresan mucha preocupación por sus cuentas, se dejan orientar hasta donde su percepción de riesgo les indique.

Eduardo Reyes, comisionista de la firma Asesores en Valores, dice que el nivel de estrés de los últimos días ha sido mucho más alto que de costumbre, lo que se traduce en problemas serios de salud.

Sostiene, sin embargo, que el estrés depende también de los parámetros de inversión que tenga el cliente de acuerdo al nivel de riesgo que quiera asumir. “Si uno como asesor tiene parámetros concretos sobre el manejo de los portafolios sabe a qué atenerse y hasta dónde puede ir”, dice Reyes.

Christian Jarrin, director de análisis económico de la firma comisionista Correval, señala que esta semana se dieron episodios de susto entre los inversionistas que se reflejaron en llamadas constantes a los asesores para pedir la mayor información posible o simplemente para dar órdenes de venta.

“El asesor cumple con su labor de orientación pero en últimas es el cliente el que decide. Después de las explicaciones del caso, algunos simplemente dicen: no me importa… es mi plata… venda”, dice el analista.

En medio de todo, lo que los inversionistas deben tener presente es que en coyunturas como las que se viven actualmente, la peor decisión es dejarse llevar por la histeria colectiva.

Como suele suceder en momentos de peligro, el pánico se apodera de las posibles víctimas y, por eso, lo que los asesores de inversión piden a sus clientes es que mantengan la calma.

Sólo así podrán salir mejor librados del remezón.

LOS QUE TIENEN PENSIONES Y CESANTÍAS EN FONDOS PRIVADOS TAMBIÉN Con casi 3 millones de pesos perdidos en solo tres meses, Catalina Gil no sabe si seguir el consejo de su asesor financiero, quien le recomienda no salirse del fondo de acciones de una comisionista de bolsa en donde metió en diciembre pasado 15 millones que tenía en CDT y los cuales consiguió tras cinco años de ahorro disciplinado.

Pese a que Catalina es una profesional que tiene una relación cercana con el sector financiero y que entiende cómo funciona la Bolsa, a sus 35 años, esta es la primera vez en su vida que invierte en acciones y lo hizo animada por la excelente rentabilidad que mostraban y por las buenas experiencias de sus compañeros de trabajo.

En contra de las recomendaciones de su esposo, Catalina sacó su ahorro y lo puso en el fondo, que a finales de febrero le estaba generando una ganancia de 3 millones de pesos, pero la dicha no le duro mucho y hoy, por el sacudón de los mercados, en vez de ir ganando va perdiendo.

De los 15 millones le quedan 12 y si se hubiera quedado con el CDT, que en diciembre pagaba intereses de 6,39 por ciento, hoy estaría ganando más de 450.000 pesos.

“Ya no leo las noticias sobre acciones porque me amargo, además está la cantaleta de mi esposo que me dice que él me lo advirtió, pero ya me decidí: espero tres meses más y pase lo que pase, me salgo”, dice con seguridad.

Así de tristes y preocupados como Catalina están muchos de los 485.000 afiliados a los fondos de pensiones voluntarias.

Por su parte, los 6,5 millones de cotizantes a los fondos privados de pensiones obligatorias y los 4 millones que tienen ahorros en cesantías sentirán que su rentabilidad podrá bajar, aunque en ningún caso podrá haber pérdidas pues la ley les garantiza una rentabilidad mínima.

El impacto se origina en el hecho de que los fondos de pensiones y cesantías son los principales inversionistas de los mercados financieros nacionales, dado que mensualmente reciben una gran cantidad de dinero que tienen que poner a rendir. Hasta marzo manejaban ahorros de 53 billones de pesos.

Mientras los afiliados a pensiones obligatorias no tienen margen de maniobra porque ese ahorro no lo pueden tocar sino hasta cuando se pensionen, los cotizantes de voluntarias y de cesantías sí pueden sacar el dinero.

Ante esa posibilidad, los administradores de los fondos insisten en que no hay ningún motivo de alarma sobre la seguridad de su dinero y que como estas son inversiones de largo plazo, hay tiempo para recuperarse y volver a ganar.

Otros afectados son los que tienen el dinero en fondos fiduciarios que invierten en acciones y TES, como es el caso de varios productos para ahorro educativo. Las ganancias están bajando y la recomendación de los expertos es la misma que con las pensiones: aguantar. Pero padres de familia como Augusto Cáceres están convencidos de que en el momento en que se le empiece a comer el capital, él saca la plata.

PARA ENTENDER LO QUE PASA EN LA BOLSA Con 20 millones de pesos, una persona puede negociar 500 millones en el mercado de valores.

Esto lo puede hacer a través de las llamadas operaciones “apalancadas”, que funcionan para títulos oficiales y dólares.

Si la ‘apuesta’ le da buenos resultados, el ‘jugador’ puede cubrir rápidamente los 500 millones y obtener una gran utilidad. Por el contrario, si las cosas le salen mal, el inversionista verá caer el valor de su garantía y deberá cubrir rápidamente el ‘hueco’ o salirse rápidamente del negocio para evitar quedarse sin nada.

Esa clase de transacciones, si bien no son masivas en el mercado de valores, sí son cada día más comunes entre operadores e inversionistas. De hecho, el año pasado fueron muy usadas en medio del auge del mercado y generaron altas ganancias.

Ahora, sin embargo, las pérdidas son constantes y cada día hay nuevos dramas de inversionistas que perdieron hasta la camisa por asumir tanto riesgo.

Guardadas las proporciones, es como jugar en un casino. Para entrar, el apostador pone en la caja del establecimiento una suma de dinero en garantía y comienza la partida. Cuando va ganando, el dinero obtenido se le abona a la cuenta y, si pierde, el casino se cobra por la derecha.

Básicamente, con ese mismo principio, en el mercado de valores existen las llamadas “cuentas de margen” que se utilizan para negociar dólares y Títulos de Tesorería (TES), representativos de la deuda pública interna de Colombia.

Estas cuentas pertenecen a personas naturales y jurídicas y son administradas por sociedades fiduciarias y firmas comisionistas de bolsa.

Funcionan de la siguiente manera: El inversionista deposita una suma de dinero “X” en garantía en una fiduciaria o una sociedad comisionista, y firma un contrato. Esa garantía oscila entre 20 y 100 millones de pesos según lo determine la entidad que hará la operación.

Para negociar 500 millones de pesos, que es el monto mínimo que se puede transar en el “mercado continuo” (algo así como las grandes ligas), el inversionista puede apalancarse con apenas 20 millones de pesos, pues hay firmas que permiten ese nivel de apuesta bastante riesgosa. Otras son mucho más prudentes y exigen más recursos.

En las cuentas de margen también están las llamadas “ventas en corto”. En este caso, el operador compra sin tener la plata y vende sin tener el activo (TES o dólares).

En el mercado accionario también existen las compras apalancadas y aquí son comunes las llamadas operaciones “repo”. Con ellas, un inversionista compra, por ejemplo, 10 millones de pesos en acciones y las deja en garantía para adquirir otros 20 millones porque sabe, o tiene la esperanza, de que el precio va a subir. Hay quienes usan incluso el doble apalancamiento, es decir, consiguen un crédito en un banco para comprar acciones que, a su vez, dejan en garantía para conseguir más recursos y adquirir un paquete más grande de títulos en el mercado.

Todas estas operaciones sólo son recomendables para quienes les gusta asumir bastante riesgo.

20 millones de pesos son suficientes para comprar Títulos de Tesorería (TES) por 500 millones de pesos. Todo depende del nivel de riesgo del cliente y de la firma comisionista. Algunas de estas son más prudentes y piden, mínimo, cien millones.

EL CLIENTE SIEMPRE TIENE LA RAZÓN ''En últimas, el cliente es el que decide. Después de las explicaciones del caso, algunos simplemente dicen: ‘no me importa... es mi plata... venda’ ”.

Christian Jarrin, director de análisis económico de Correval

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.