Alianza por la vivienda social

Alianza por la vivienda social

(EDICION BOGOTA) Sandra Forero Ramirez, gerente Camacol Cundinamrca, analiza cómo va la vivienda social, apropósito del reciente encuentro de la agremiación en el que presentaron el estudio de oferta y demanda de la Capital.

10 de junio 2006 , 12:00 a. m.

La actividad desarrollada por el sector de la construcción en Bogotá continúa registrando indicadores favorables, al mostrar un crecimiento año completo al mes de marzo del 10 por ciento.

Evidencia, además, una dinámica creciente en el área iniciada en la ciudad, tanto para soluciones habitacionales como para destinos diferentes al habitacional.

Esta es una buena noticia para la economía regional, dado que el sector de las edificaciones continuará liderando el crecimiento económico de la ciudad.

De acuerdo con el estudio elaborado por Camacol Cundinamarca, en número de soluciones de vivienda se iniciaron en el último año 39.387 unidades, de estas, 21.299 correspondieron a viviendas de interés social, presentando un crecimiento en el año de 6,7 por ciento, con un aumento importante en la correspondientes a tipo 1 y 2.

Aún falta...

Si bien las del primer nivel prácticamente duplican su actividad anual, son a todas luces insuficientes para los requerimientos de la población, siendo necesario un esfuerzo importante por parte de los diferentes actores para incrementar su volumen.

Es así como partiendo de las necesidades habitacionales de la ciudad, manteniendo el déficit actual estimado en cerca de 325.000 unidades y atendiendo la formación de nuevos hogares se deberían estar edificando –en la ciudad– mínimo 33.000 viviendas de interés social.

De estas el 70 por ciento deberían ir orientadas a viviendas de interés prioritario. Actualmente, –y como una de las cifras récord– vale la pena destacar que estamos ejecutando cerca de la mitad de lo requerido tomando los tipos 1 y 2.

La administración Garzón en su Plan de Desarrollo planteó la meta de iniciar 70.000 viviendas prioritarias, de lo cual va ejecutado el 28 por ciento.

Para este año la meta sería edificar 23.500 con este nivel de precios.

Así se concluye que a pesar del aumento que en la ciudad ha presentado este tipo de soluciones estamos aún lejos de suplir las necesidades.

Para esto se requiere, tal como lo ha venido planteando el gremio la posibilidad de realizar grandes macroproyectos de VIS, que necesitan de la adecuada articulación de los diferentes actores tanto privados como públicos.

Por eso, Camacol Cundinamarca convocó en la reciente presentación del estudio de oferta y demanda de Bogotá a una alianza por la vivienda social.

.

¿En qué consiste? Se basa en el compromiso de aunar esfuerzos por parte del sector privado (constructores, proveedores de insumos, sector financiero, entre otros) para identificar los cuellos de botella e implementar soluciones conjuntas que promuevan la realización de los macroproyectos propuestos, especialmente, para el segmento de la población que tiene un potencial de crecimiento importante.

Se debe recordar que cerca del 80 por ciento los hogares en la capital pertenecen a los estratos 1, 2 y 3, y que es allí donde está focalizado grean parte del déficit.

.

Compromiso de todos La coordinación e intención del sector privado no es suficiente, se requiere de un decidido compromiso y esfuerzo por parte de las autoridades distritales para sacar adelante y aportar soluciones a temas como habilitación de terrenos a costos razonables, moderación de los trámites y de las cargas impositivas.

Y claro, es imprescindible crear más herramientas para controlar la informalidad, entre otros.

‘Hay que impulsar el crecimiento de los compradores’ Según la gerente de Camacol Cundinamarca, Sandra Forero, se está presenciando una dinámica importante en el mercado de la vivienda y favorables indicadores en cuanto a la concentración de la oferta, la comercialización de las soluciones habitacionales y la valorización. “De esta manera se está consolidando el proceso de crecimiento de la actividad como respuesta a los estímulos otorgados a los compradores, aunado a la creciente disponibilidad de crédito y la disminución en su costo y a la estabilización en el frente económico y político. Sin embargo, alcanzar también un crecimiento importante en la construcción de viviendas en los niveles de precios que requiere la población en Bogotá es uno de los grandes retos que tenemos todos hacia el futuro”, concluyó la gerente de Camacol Cundinamarca. Si quiere ampliar información sobre el sector y más datos de interés ingrese a www.eltiempo.com sección Vivienda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.