Sidestepper, más colombiano

Sidestepper, más colombiano

“Este –dice el inglés Richard Blair, creador del grupo de electrónica progresiva Sidestepper– es nuestro disco más colombiano hasta ahora”. Se nota la gran influencia que ha tenido la cultura del país sobre la obra. No solo ha contribuido el patrimonio local. Blair dice que su último trabajo es “un producto del triángulo de las culturas de Nigeria, Jamaica y Colombia. Toda la música de nuestra región tiene una incalculable influencia de África pero ha desarrollado su propio estilo. Cumbia, vallenato o salsa: solo hay que rayar la superficie de nuestra música para encontrar tonos y ritmos negros”.

08 de junio 2006 , 12:00 a.m.

Richard Blair es un refrescante innovador: hijo de madre cantante y de padre dentista, la música siempre fue parte de su vida. Sin embargo, lo que escuchaba de niño era diferente a su trabajo de hoy.

Creció durante los 60 en Londres, una época notable por la diversificación de la música, en el que cambió la cultura en general, acabando con las restricciones de la sociedad que hasta ese entonces había amarrado el progreso y la libertad de la música y el arte.

Esa nueva libertad lo invitó a explorar lo que verdaderamente era la música, descubriendo un sonido sincero con estilos y comentarios sociales antes prohibidos, obsesionándose especialmente con el blues.

Él mismo se enseñó a producir música mientras ayudaba en un estudio de grabación.

Con ese talento, encontró trabajo en los importantes estudios de Peter Gabriel, los Real World Studios, donde se dedican a la world music y a llevarla a lugares donde normalmente no sería percibida.

Trabajando ahí conoció a muchos artistas de todos los rincones de la tierra, incluida Totó la Momposina. Ella lo invitó a Colombia para que descubriera por sí mismo lo que la cultura aquí tenía para ofrecerle. Desde ese entonces, hace 10 años, no ha podido apartarse de Colombia y ha trabajado con artistas importantes, como Aterciopelados y Carlos Vives.

Su trabajo más extenso ha sido el proyecto Sidestepper, en el que ha pasado el último año produciendo una nueva oferta, Continental. “Este disco tiene un sonido muy orgánico. Por un año me alejé de la música nueva como el reguetón y todo lo que estaba de moda para poder crear un disco sin muestras de su época o moda”, asegura Blair.

“El disco prueba que la música bailable de todos los estilos, tenga salsa o drum and bass, tiene mucho en común”. Junto con su grupo, conformado por Iván, Érika, Janio y Kike, Richard creó una fusión, que celebra nuestra cultura e historia y las une con otras. Este tipo de pensamiento experimental y progresivo le ha dado mucha audiencia a Sidestepper. A finales de este mes saldrán de gira por California y luego irán a México y España.

LO NEGRO SIEMPRE.

“Cumbia, vallenato o salsa: sólo hay que rayar la superficie de nuestra música para encontrar tonos y ritmos negros”, asegura Sidestepper, que experimenta con estilos para crear algo muy diferente. Sale el 12 de junio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.