Un aprendizaje más productivo

Un aprendizaje más productivo

Luego del infortunado incidente ocurrido en el periódico con el artículo de un estudiante de periodismo que realizaba prácticas en la Redacción e incurrió en plagio, la Defensora considera oportuno referirse al tema de los practicantes.

04 de junio 2006 , 12:00 a. m.

La Casa Editorial EL TIEMPO tiene convenios con varias universidades para que los alumnos de último semestre hagan sus prácticas en la Redacción. En el proceso de selección, los estudiantes son entrevistados por el Departamento de Recursos Humanos y las personas que actuarán como sus jefes; y se les exige presentar un examen para evaluar su redacción, ortografía y criterio periodístico. Además, se les hace una inducción sobre el tema de la sección a la cual son asignados.

Según explicó a la Defensora este Departamento, en Redacción las tareas del practicante son, en un comienzo, de carácter operativo; cuando dominan estas labores, se les asignan nuevas responsabilidades y al final de la práctica –que es de seis meses a un año– ya hacen reportería y escriben. Todo, con la supervisión del editor de la sección. A lo largo de la práctica, supervisores de las universidades constatan que las labores que realizan estén dentro de los objetivos de la universidad y verifican su rendimiento.

Hoy, en la Redacción de EL TIEMPO hay siete practicantes. Según dijeron los editores a la Defensora, ellos ayudan en la reportería y obtención de datos, se encargan de las agendas y, en ocasiones, redactan ‘breves’ o notas pequeñas. Según el registro, del 19 de marzo al 15 de abril publicaron 72 notas. Como señaló un editor: “Se les da juego a medida que van demostrando méritos y solidez. Su aporte es valioso porque se ocupan de informaciones sencillas, lo cual permite que los periodistas se ocupen de las informaciones clave”.

Todos los editores coincidieron en que no les asignan temas complejos. Así que no es frecuente que un practicante sea el autor de una nota de apertura o de edición dominical, pero casos se han dado. “El escándalo de las chiquitecas lo destapó una practicante de la Universidad de La Sabana”, señala el editor de Bogotá, quien supervisó el artículo. Sin embargo, otro fue el resultado del tema ‘Prostitución de estrato 6’, objeto de plagio, que se constituyó en una dura lección no solo para el practicante, sino para el periódico.

La Defensora considera que esta lección es un buen motivo para que EL TIEMPO revise el proceso de las prácticas. Además, porque no pocas veces, ante errores publicados, recibe como disculpa de los editores la respuesta: “Es que la nota la hizo un practicante”. Y esa no es una excusa para un error y el lector no tiene por qué saberlo. Es el periódico el que paga las consecuencias y es su credibilidad la que está en juego.

A juicio de la Defensora, algunos editores pueden estar asumiendo que los practicantes son un redactor más. Y no es así. Ellos están en la Redacción para aprender; y aprender significa cometer errores. De ahí que sus notas deban ser elaboradas bajo estricta supervisión del editor y sometidas a una cuidadosa edición, que no puede equipararse a la de un artículo elaborado por un reportero de planta.

Infortunadamente, como dice la directora de la Escuela de Periodismo de EL TIEMPO, “los medios de comunicación en Colombia no tienen normas claras para acompañar el trabajo de los practicantes y, en el caso de EL TIEMPO, cada editor realiza su labor con la mejor voluntad, pero a su manera”. La Defensora considera que tanto las universidades como los medios deben establecer parámetros más concretos.

Si bien el periódico ha dado algunos pasos y, por ejemplo, ahora a los practicantes se les hace una inducción sobre el Manual de redacción, esta no es obligatoria, y debería serlo. También los editores requieren mayor precisión sobre la forma de ejercer ese seguimiento pedagógico y las labores que les pueden asignar. Finalmente, de lo que se trata no es de cuántos artículos aporten los practicantes, sino de cuánto aprenden sobre la mecánica y los principios del oficio periodístico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.