Un siglo de lujosos trazos

Un siglo de lujosos trazos

Cuando una pareja cumple 60 años de casados, se dice que celebran sus Bodas de Diamantes. Si llegaran a completar los 75, serían Bodas de Brillantes (que vienen a ser lo mismo). Pues resulta que la exclusiva marca alemana de plumas estilográficas Montblanc cumple 100 años de fundada y decidió celebrar con diamantes el ‘matrimonio’ que conformaron el ingeniero August Eberstein y el talentoso vendedor Alfred Nehemias un siglo atrás.

03 de junio 2006 , 12:00 a. m.

(Cabe aclarar que cien años en un matrimonio no hay con qué celebrarlos -eso es un milagro- por eso no hay Bodas de... para ese siglo en pareja).

Entonces, en Montblanc decidieron que dos de sus más reconocidas familias de estilógrafos, la Meisterstück (lanzada en 1924) y la Starwalker (lanzada en 2003) tengan una edición especial, tan especial, que las plumas están coronadas por un diamante. Sí, uno de 43 caras, cortado con la forma del emblemático símbolo de la empresa: la estrella de seis puntas redondas, que representa la cima del monte más alto de Los Alpes, el Montblanc, que flota en un diminuto domo.

Para esta gran celebración, está la edición especial Meisterstück Solitaire 1906. Ese mismo número son las piezas que salieron al mercado y su cuerpo está elaborado en granito y su punta en oro de 18 kilates.

La Meisterstück Solitaire 100, en cambio, está hecha en oro blanco y son sólo 100 piezas. Su punta es en oro y al otro extremo brilla el diamante. Y la tradicional Starwalker, edición especial, sigue con su cuerpo en resina negro, con platino y plata para los aros y el clip, su punta en oro de 18 kilates y su pequeño brillante.

COMO ARTESANOS Desde que este par de caballeros -a quienes prontamente se les unió el hombre de negocios Claus Johannes Voss como socio capitalista- descubrieron en una visita a Estados Unidos e Inglaterra esa nueva pluma estilográfica que contenía su propio depósito de tinta, decidieron producirlas con el cuidado y la calidad de un maestro artesano.

Según cuenta Luis Alberto Schössow, gerente de la marca, al periódico argentino La Nación, la terminación de una pluma es un proceso de 100 partes, que incluye el decorado del plumín, el afilado y el corte. Cada artesano cuenta con el tiempo que necesite para trabajar con libertad al ritmo que lo lleve su inspiración.

Así han diseñado las reconocidas líneas Meisterstück , Boheme (en oro blanco de 18 kilates y diamantes en el cuerpo), Scenium, StarWalker y Greta Garbo.

Ésta última especialmente dedicada a las mujeres (tiene una pequeña perla en el clip).

Con la maestría del artesano también han elaborado las ediciones limitadas que llevan el nombre de escritores como Kafka, Voltaire, Alejandro Dumas o Hemingway, o que corresponden a eventos especiales. Por eso se vuelven obras maestras de colección. Como la del diamante.

SÍMBOLO EVOLUCIÓN. Al comienzo, la fábrica se llamó Simplo Filler Pen y producía una pluma de seguridad negra con una capucha roja (la Rouge & noir) En 1909 lanzan la pluma negra con punta blanca, llamada Montblanc. En 1914 se cambió el capuchón blanco por la famosa estrella. Y 20 años después, la compañía cambió el nombre a Montblanc Simplo GmbH

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.