Por qué E.U. no ataca a Irán

Por qué E.U. no ataca a Irán

Irán tiene crispados los nervios de Occidente. Su negativa a detener su plan de enriquecimiento de uranio (para ellos, civil; para los demás, la vía para dotarse de un arma nuclear) tiene a la República Islámica al borde de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Por eso, muchos militares ven cada vez más cerca la posibilidad de un “ataque preventivo”, como el de E.U. a Irak, en el 2003. (VER MAPA: LA ESTRUCTURA NUCLEAR IRANÍ)

03 de junio 2006 , 12:00 a. m.

¿Es tan inevitable la urgencia de embarcarse en una nueva guerra en el Oriente Medio? ¿O, por el contrario, las condiciones de un ataque contundente (e “higiénico”, como dijo el secretario de Defensa Donald Rumsfeld) no son tan claras para E.U.?.

Del lado iraní, el Gobierno ha dado muestras de que no tiene intenciones de ceder un milímetro. Tras la pérdida de influencia del sector de reformadores y el ascenso a la presidencia del radical Mahmud Ahmadinejad (en el 2005), el país ha encaminado su política exterior a hacerse al liderazgo del mundo musulmán y blindarse ante las recurrentes amenazas de E.U. e Israel.

“Pongámonos en los zapatos del Presidente iraní –analiza Benjamín Herrera, director de la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana–. Y, sin ánimo de pretender apoyar la proliferación nuclear, consideremos: si a diario soy amenazado por la principal potencia mundial; si mi país está catalogado como un pilar del ‘eje del mal’; si veo cómo invaden a mis vecinos (Irak y Afganistán); si pienso que puedo ser el siguiente, y si, además, percibo que E.U. ya está contemplando la idea de atacar con armas nucleares a países no nucleares, mi única salida es intentar dotarme del arma nuclear”.

Y sumémosle que Irán está rodeado de potencias nucleares reconocidas como India y Pakistán, y otras que no lo admiten ni rinden cuentas de su arsenal, como Israel.

Por todo esto, el gobierno de Ahmadinejad se ha plantado en el cálculo de que Washington no abrirá un nuevo frente de batalla, teniendo sus intervenciones en Irak y Afganistán empantanadas como están, y por el temor de desatar una crisis petrolera.

Las autoridades iraníes “tienen el sentimiento de que Occidente no está en capacidad de oponerse, y que no van a hacer uso de la opción militar”, asegura Nasser Hadianjazy, profesor de la Universidad de Teherán, citado por Financial Times.

Pero la creciente caída en picada de la aceptación del gobierno de George W. Bush por los estadounidenses es un riesgo no muy bien calibrado por Irán. “Cabezas calientes en la administración podrían tratar de recuperar popularidad”, explica Herrera.

Apoyo a intervención.

Y en esto tendría un apoyo, ese sí en alza, de la opinión pública que, en octubre del 2005, consideraba a Irán, en un 9 por ciento, como una amenaza, y que ya alcanza al 27 por ciento.

Según encuesta del Pew Research Center, publicada por el diario israelí Haaretz, 70 por ciento de los estadounidenses piensa que Irán atacará Israel si tiene la bomba.

Entonces, ¿por qué no hacerlo?.

Un ataque a Irán es un asunto más complejo, por lo protegidas que están las instalaciones y porque no están concentradas en un solo lugar, como sucedió con Irak, donde en 1981 Israel bombardeó el reactor de Osirak.

Otra dificultad es que los centros nucleares iraníes fueron construidos con tecnología rusa y en la actualidad están llenos de cientos de técnicos de ese país.

Y más allá de eso, en caso de que se dé el ataque, Irán tiene gran capacidad de retaliación con sus misiles.

O, como explica Amir Oren, analista de seguridad de Haaretz, Irán “intentará perpetrar atentados contra blancos estadounidenses e israelíes. El movimiento chiita libanés Hezbolá disparará cohetes contra Israel y habrá una escalada regional”.

TRES PREGUNTAS A...

Es importante, porque es la primera vez que E.U. confirma públicamente que está dispuesto a un dialogo. Es un giro diplomático importante. No creo, sin embargo, que esto vaya a contribuir a resolver la crisis porque ahora la pelota esta en el campo iraní y Teherán no parece dispuesto a negociar de inmediato.

¿Qué piensa de la oferta de dialogo directo de E.U. a Irán?.

Calculo, con base en los datos públicos que se han ido divulgando, que si Irán va lo más rápidamente posible, y si no encuentra dificultades técnicas mayores, podría tener el suficiente uranio enriquecido para fabricar una bomba probablemente a finales del 2008 o comienzos del 2009.

¿En cuánto tiempo tendrán los iraníes bomba nuclear? .

Por el momento no creo que sea realista. Hay que evaluar qué es más nefasto, si la perspectiva de un Irán nuclear o las consecuencias de un ataque contra sus instalaciones nucleares. Creo que ese es el debate más importante. Ahora bien, no hay que descartar que las sanciones funcionen.

*ÁSBEL LÓPEZ, PARÍS .

¿Es decir, que un ataque contra Irán puede esperar?.

Bruno Tertrais, Fundación para la Investigación estratégica (FRS), París.

¿A QUÉ JUEGAN LAS POTENCIAS?.

China: Defiende a Teherán porque depende demasiado del suministro de petróleo iraní (en el 2005, 13,6 por ciento de sus importaciones). Tiene que jugar al equilibrio, pues tampoco quiere distanciarse de Occidente.

» Israel: El escenario más temido es que Irán obtenga el arma nuclear, pues no solo perderían el predominio militar, sino que su efecto estimularía acciones armadas en su contra.

» E.U.: Quiere consolidar su posición dominante en la región y eso significa no permitir que Irán consiga el arma nuclear. Además, le urge controlar los recursos de hidrocarburos.

» Rusia: Quiere recuperar parte de la influencia perdida en la región y hacer contrapeso a los largos brazos de E.U. Además, tiene grandes inversiones en Irán, por eso lo ayuda.

Chávez y el uranio Las relaciones entre Irán y Venezuela se han venido acercando, en especial luego de que Caracas votó en contra de que el dossier nuclear iraní pasara a manos del Consejo de Seguridad . La posible cooperación nuclear entre ambos países –que hoy no pasa del apoyo político– es observada muy de cerca desde E.U., pues Venezuela tiene depósitos de uranio (no explotados). “En la práctica, la relación está lejos de ser perfecta”, explica el internacionalista Julio César Pineda. “Aparte de la distancia geográfica, los gobiernos no se parecen”, agrega.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.