Secciones
Síguenos en:
LA MOÑONA DE VALENCIA COSSIO

LA MOÑONA DE VALENCIA COSSIO

Si el Santo Padre se eligiera por voto popular y nuestro Cardenal encomendara a Fabio Valencia Cossio la jefatura de su campaña, estaríamos muy cerca de tener Papa colombiano... o cuando menos una importante cuota sacerdotal criolla en la administración del Vaticano. Gran paradoja. Si Andrés Pastrana hubiese ganado la Presidencia, el socio mayoritario de su gobierno habría sido Fabio Valencia Cossio. No sucedió así y, sin embargo, Valencia es, hoy por hoy, el congresista con más poder político en Colombia.

En efecto, mientras oficiaba como peculiar jefe de debate de Pastrana, a quien le dio abrumadoras victorias en Antioquia, Fabio Valencia obtuvo la votación más alta dentro del Partido Conservador en las últimas elecciones de Congreso.

A partir de ese triunfo, Valencia ha consolidado un verdadero imperio político y burocrático de corte frentenacionalista que es para la Colombia de 1994, único en su género.

Así, mientras el Partido Conservador institucionalmente está hecho trizas, Valencia acumula más y más poder cada día.

Veamos. Fabio Valencia ostenta simultáneamente las siguientes condiciones:\ 1- Senador de la República, elegido por la circunscripción nacional y consolidado en Antioquia como el mayor elector regional de su partido.

2- Vicepresidente del Senado, postulado por los senadores conservadores y elegido por abrumadora mayoría en la Corporación.

3- Director Unico del Partido Conservador, con el apoyo de casi todos los sectores importantes de esa colectividad, 4- Jefe Político, según dicen los paisas, del nuevo Ministro de Transportes, Juan Gómez Martínez, destacado ex director de El Colombiano, ex alcalde de Medellín, ex Constituyente y hasta hace pocas semanas exitoso Gobernador de Antioquia.

5- Hermano del nuevo Gobernador de Antioquia, designado para suceder a Juan Gómez Martínez y para concluir su gestión.\ 6- Jefe político de quien se perfila como el más activo senador de la oposición.

Insólito, no? Valencia, consentido por el gobierno, dando garrote en la oposición? Pues sí. Mientras el Ministro Gómez Martínez colabora con el Presidente, perfilándose desde ya como uno de los ministros presidenciables, Juan Camilo Restrepo, brillante ex ministro, adelanta uno de los pocos debates serios en el Congreso contra el Ministro de Hacienda, perfilándose desde ya como uno de los senadores estrella en esta legislatura.

Como se recordará, Restrepo salió elegido en el segundo renglón de la lista del Movimiento Fuerza Progresista del Coraje, que encabezaba su jefe, Fabio Valencia Cossio.

En ese momento, en los círculos políticos se entendió ese como un gesto de doble generosidad de Valencia: para con el Congreso por llevar a una persona de la talla de Restrepo y para con Restrepo, por que este no tenía ni el más remoto chance de ser elegido por su propia cuenta, a pesar de sus virtudes personales.

De esta forma Valencia completó la moñona.

La fórmula para tejer esta filigrana política no se conoce y supongo que pasará mucho tiempo antes de que algún listo politólogo escriba su tesis sobre esta materia.

No obstante, ya hay unos elementos, buenos y malos, que saltan a la vista: sagacidad, sangre fría, sentido de la oportunidad, ejercicio implacable del poder, astucia, suerte, clientela, inteligente cinismo, trato amable, habilidad parlamentaria, dedicación, espíritu transaccional, perseverancia, esfuerzo personal, versatilidad, y visión.

Adicionalmente Fabio Valencia ha sido muy parco en exteriorizar sus ambiciones personales. Parece que a él le interesa mucho más lograr que Juan Gómez sea Presidente que conseguirlo para él, lo que ha derivado en que su perfil no suba más de lo estrictamente necesario.

A estas alturas es muy difícil predecir quién va a ser el candidato conservador para 1998 y en qué condiciones. Lo único claro, por ahora, es que en cualquier escenario, para la encantadora Noemí Sanín, para el carismático Andrés Pastrana, para el brillante Luis Fernando Ramírez, o para los ex gobernadores de talla presidencial como el propio Gómez y Carlos Holguín el apoyo de Valencia será determinante.

Por lo pronto, el país deberá monitorear este proceso, mantener la mira puesta en Valencia Cossio y exigirle a fondo un cabal cumplimiento de todos los deberes inherentes al enorme poder que ha acumulado. Si lo hace bien, entrará, para siempre en las grandes ligas del Partido Conservador.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.