Secciones
Síguenos en:
UNA LECCIÓN DE 100 AÑOS

UNA LECCIÓN DE 100 AÑOS

Los muchachos eran formidables, todos muy interesantes porque era gente decente . Así recuerda Luis Enrique Reyes Solano a todos los cachifos que pasaron por sus manos en los 33 años que fue profesor del Gimnasio Moderno, colegio que ayudó a fundar hace ocho décadas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de agosto 1994 , 12:00 a. m.

Cuando a penas tenía 20 años lo llamaron para que hiciera parte del grupo de cuarentones que estaba interesado en organizar un colegio en el cual aplicar las nuevas ideas que Agustín Nieto Caballero traía de Europa. La base de esta nueva educación estaba en hacer que los niños participaran activamente en su proceso de aprendizaje y no que repitieran como loritos las lecciones dadas por el profesor.

Bajo esa premisa, Luis Enrique Reyes asumió la responsabilidad de educar a un grupo de cerca de 17 niños, a los que siempre ha llamado la muchachada y de los cuales sólo sobreviven dos, que conformaron la primera promoción de estudiantes del Gimnasio.

A los jóvenes hay que inculcarles el trabajo, el orden y la discplina, porque hay unos a los que les dan mucha libertad . dice este hombre alto, delgado, con las canas que traen 100 años de vida, que cumple mañana.

Cumplir un siglo de vida implica que don Luis Enrique vio cómo se daba el paso de la mula al tren, del tren al carro, del carro al tranvía, del tranvía al avión y del avión a los cohetes, sin contar los grandes saltos que se han dado en otros campos.

Sin embargo, pese a estos trascendentales cambios, a que cada generación que pasó por su salón de clases era totalmente diferente a la anterior, y a que las cosas ya no son como antes , este boyacense sigue aferrado a los principios que siempre transmitió a sus alumnos. Estricto, justo, perfeccionista, ordenado, todo un cachaco , son algunos de los calificativos que utilizan tanto sus hijos (tres de los cinco que tuvo), nietos (cinco) y bisnietos (siete en total) como algunos de sus discípulos.

Aunque ya no se pasee por los salones de un colegio dictando sus lecciones de matemáticas, cálculo, botánica y artes manuales, don Luis Enrique sigue con sus lecciones en otras materias. Si lo ve a uno con la camisa por fuera - dice Carlos, uno de sus nietos- le recuerda que debe ir por dentro. Lo mismo cuando uno cruza la pierna y deja el tobillo sobre la rodilla. El dice que debe ir cruzada una sobre la otra. Siempre ha sido una figura de autoridad entre nosotros .

Una clase de vida Dejar de enseñar es algo muy difícil, al fin y al cabo lo ha hecho durante los último 90 años. Si pasó 33 dedicado al Gimnasio Moderno, estuvo otros tantos en otras dos instituciones que también fundó. Su constante preocupación por capacitar en forma integral a los jóvenes lo llevó a crear la Escuela Complementaria de Especialización Artística, un antecesor del Sena, donde muchachos de pocos recursos económicos podía adelantar su educación básica a la vez que aprendían un oficio como carpintería, zapatería, repujado, ebanistería tapetería y otras labores en las que el mismo Reyes participaba activamente.

También fue el propulsor del Centro de Cultura Social donde, en las tardes, se reunían los obreros y sus hijos para realizar actividades culturales como el teatro, la música y la pintura. Y es que este hombre de mirada profunda y rostro serio fue un artista de tiempo libre. Con sus amigos (Ricardo Gómez Campuzano, por ejemplo), e incluso con sus discípulos, organizaba excursiones por el campo y de paso tomaba apuntes para luego pintar pequeños cuadros al óleo.

Admirar el paisaje colombiano es algo que no ha dejado de hacer, así ya no haga esas largas caminatas que lo identificaron siempre con el grupo scout del colegio, que promovió a fondo. Prácticamente se caminó el país, sin importar dónde los cogiera la noche , dice Alicia Reyes, una de sus hijas.

Fueron precisamente ellas, sus cuatro hijas, las que heredaron esa vocación por la docencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.