Secciones
Síguenos en:
Variazioni en la eleccioni

Variazioni en la eleccioni

La noche del pasado jueves, este nervioso serpista fue invitado por unos uribistas al majestuoso Teatro Colón, a un concierto de Jorge Veloza, el carranguero. No estaba el ingenioso boyaquito, sino el extraordinario pianista ruso Alexander Paley. No les salió la broma, porque la música culta o música académica también tiene eco en estos oídos de arriero. Bach, Handel, Mozart, Beethoven, Wagner, Schumann... José Alfredo Jiménez.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de mayo 2006 , 12:00 a. m.

Lo disfruté con todas mis fibras musicales y políticas. El ruso es uno de los grandes de este tiempo, hace vibrar el alma este especialista en Mozart.

Parece uno escuchar al mismísimo Wolfgang Amadeus. De él se dice que empezó a tocar a los 6 años. Su primera tocata fue a los 13. A veces uno recuerda su primera tocata. La mía fue cuando una amiga, muy buena “mozar”, me dejó pasar mi mano de pianista por sus teclas y me nombró su konzertmeister oficial. Yo me ponía “allegro maestoso” cuando a ella la dejaban do re mi fa sola sí.

El jueves en la noche, todo estaba dispuesto en el Colón. Pensé que de pronto iba Uribe con su sombrero aguadeño al palco presidencial. La silla estaba vacía. Como siempre, el piano como protagonista imponente en el escenario. Como telón de fondo, un hermoso cuadro, de golpe de Botticelli o de Renoir, que debe llamarse ‘Mercado de Suaita un domingo a las diez’.

Casi lleno. Y salió el maestro Paley. Después de una venia en la que le debió sonar hasta la columna en clave de ¡ay!, comenzó con la Sonata en la menor K310. Desde el palco asignado no podía ver el movimiento de manos, bello en los pianistas virtuosos. Lo mejor era cerrar los ojos, descansar la mente e imaginar. Para eso es la música clásica. Había mucho uribista en los palcos. Se delataban, no solo en los botones de la solapa, sino en que, como siempre, quieren aplaudir por todo y a destiempo.

Tal vez el doctor Fernando Londoño para escribir sus columnas escucha a Paley, a Chaikovski o Uriviosvki. Uno cierra los ojos a la realidad y ve otro país. En Sonata en la mayor K331, yo también imaginaba una Colombia sin pobres, con equidad; todo mundo con un pan en la mesa; con paz absoluta hasta en los malos matrimonios; los ‘paras’ tranquilos devolviendo sus bienes y todos dándoles los para-bienes; la guerrilla entregada, con el secretariado preso, escoltando tractomulas con mercancías hacia Buenaventura; un país sin paseo de la muerte, ni paseo millonario, sino paseo a la playa, donde todos están felices porque el TLC importa cuartos traseros que se ven por ahí bronceándose. Un país sin desastres militares.

Pero al terminar el artista su K331, volvemos a la dura realidad: aquí aún impera la sinfonía del AK-47 en la mayor... gravedad.

En el intermedio, el uribismo me rodeó. Las preguntas venían con venenito y “sobradez”. Yo lo vi en Boston, estuvo maravilloso. ¿Tú lo habías visto antes? Con la humildad de los que van a sorprender el domingo, dije sin titubear la espressione: –Sí. En el Carnegie Hall, de Nueva York... Creo que el furibista no se lo tragó. Y en su ironía con brío, al sonar el tercer aviso, dijo: Nos vamos para el segundo acto. Otros cuatro añitos, mijo. Por ahora, Uribe está allegro, pero el domingo estará allegrote.

No, señores. Este país necesita una partitura más social. Más humana. Que no tengamos que imaginar otra realidad. Yo voy a cerrar los ojos con el himno liberal de fondo, esperando que el partido insista en lo que Serpa insiste.

‘El país que soñamos’, puede ser también con Carlos Gaviria. Sorpresas nos da la vida. Aquí necesitamos un pianista ambidiestro, porque los grandes son virtuosos con la izquierda. Este país requiere una “variazioni” en la eleccioni. No puede pasar a la historia quien solo toca el piano nacional con la derecha. Adelante, Presidente... su salida. Finale.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.