A LOS 121 AÑOS MURIÓ EL HOMBRE MÁS VIEJO DEL QUINDÍO

A LOS 121 AÑOS MURIÓ EL HOMBRE MÁS VIEJO DEL QUINDÍO

Don Tiberio Bedoya Jaramillo, el hombre más viejo del Quindío y uno de los de mayor de edad del país, murió tranquilamente a sus 121 años en su casa de La Tebaida, sur del departamento, rodeado de 3 hijos, 8 nietos, 22 biznietos y 18 tataranietos. Según sus familiares y amigos, Don Tiberio se murió de viejo porque su cuerpo no aguantó más ese espíritu vigorozo y deslumbrante, que le permitió durante más de un siglo trabajar la tierra y votar por los liberales.

22 de agosto 1994 , 12:00 a.m.

A pesar de sus achaques, Tiberio mantuvo una lucidez a toda prueba para rememorar la Guerra de los Mil Días, y los conatos de independencia de algunas poblaciones de Risaralda y el Quindío, que terminaron en la fundación de varios municipios.

Este hombre sencillo vino al mundo en los albores del 1873 en la población de Santa Ana de Guatica en Risaralda, donde nunca se pudo certificar su fecha de nacimiento porque se perdió su partida de bautismo.

Sin embargo sus tres hijos, Pastora, Roberto y Hernán, que hoy cuentan con 60, 70 y 80 años de edad, respectivamente, aseguraron que según la cédula de ciudadanía, su padre tenía 121 años al momento de morir en la cama de su casa de La Tebaida.

Ellos atribuyeron la longevidad de su padre a la raza, pues decía que era descendiente directo de indígenas que poblaron la zona de Risaralda provenientes de los Emberá del Chocó.

También aseguran que la tranquilidad con que vivió el anciano durante toda su vida y su dieta de tabaco, aguardiente amarillo, frijoles, sancocho y la costumbre de acostarse temprano, sirvieron para mantener su vigor por tantos años.

Que recuerden la última vez que vieron enfermo a Tiberio fue cuando cumplió los 90 años, y se curó con unas infusiones de apio y mejorana, cuyo secreto se llevó a la tumba.

Fue seguidor fiel del partido liberal y parte de su vida acompañó en las urnas al actual gobernador del Quindío, Mario Gómez Ramírez, en su periplo como parlamentario y gobernador en dos oportunidades.

El gobernador envió un ramo de flores al sepelio de Tiberio, que en su último viaje al cementerio estuvo acompañado por m s de dos centenares de personas entre familiares y amigos.

Don Tiberio al morir dejó gratos recuerdos a sus familiares y conocidos adem s de una parentela de tres hijos, 8 nietos, 22 biznietos y 18 tataranietos, eso sin contar los domicilios y datos de otros municipios, según afirmaron sus amigos.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.