Secciones
Síguenos en:
CONSULTORIO

CONSULTORIO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de mayo 2006 , 12:00 a. m.

La biogasolina no rinde lo mismo Soy un lector asiduo de su sección y de la revista Motor. He leído en varias oportunidades las quejas de los lectores sobre el bajo rendimiento del nuevo combustible con etanol. Desde el primer día del cambio, noté que este nuevo combustible no rendía lo mismo que el anterior. Tengo acceso a 3 carros de mi familia. En los tres hemos hecho los ajustes necesarios, exceptuando la lavada del tanque, porque estoy de acuerdo con ustedes en que no es necesario porque si el nuevo combustible limpia y remueve sedimentos del tanque de combustible que están hace mucho tiempo allí, el filtro de gasolina se encarga de bloquearlos, y lo que hay que cambiar es el filtro.

Me parece un negocio oportunista. Sin embargo, hemos notado que lo que dicen algunos lectores en sus cartas es cierto: la nueva gasolina no rinde lo mismo.

La gasolina pasó de rendir en promedio 40 kms, en los 3 carros, a 30 o 35 kms, como máximo. Y a esto se suman los comentarios de amigos, conocidos y la gente en la calle. Estamos aburridos de que además de subir el galón mes a mes, (otra mentira del gobierno que prometió que no volvería a ocurrir con este 'excepcional' combustible), adicionalmente nos toca gastar más. Si lo que necesitan es una protesta nacional como en la respuesta a la carta de una lectora, publicada el sábado 6 de mayo de 2006, en la sección Vehículos, pues es hora de iniciarla.

Roberto Acosta.

De TransMilenio, poco o nada El servicio de transporte público masivo de Transmilenio no es bueno porque también contamina. Existen estaciones en pésimas condiciones, lo mismo que algunos tramos de las vías. Es un monopolio disfrazado, las congestiones de usuarios son lamentables y esto conlleva, además, a la inseguridad para la ciudadanía. Es lamentable que restrinjan la venta de tiquetes de viajes y que no hayan construido los baños en los portales.

Existen choferes del Transmilenio que conducen a altas velocidades, por lo cual ha habido varios accidentes, con muertos y heridos. Las vías de algunos sectores de Bogotá por donde transitan los denominados alimentadores se encuentran en pésimas condiciones; un solo ejemplo: el sector de El Cortijo y la Ciudadela Colsubsidio, muy cerca al Portal de la Calle 80. Porque el TransMilenio no está en capacidad operativa para movilizar a la totalidad de los usuarios, a muchas personas no nos satisface, no nos gusta o no queremos este servicio y preferimos las otras alternativas en buses, busetas o colectivos porque en muchas de estas rutas se gasta menos tiempo y, por lo menos, el viaje es cómodo y no como sardinas enlatadas y sin estar sometidos a la inseguridad y a realizar transbordos y esperas innecesarias.

Jorge Giraldo Acevedo.

Negocio redondo para algunos Excelente el editorial en Motor sobre los impuestos. Ojalá las máximas autoridades del ramo lo hayan leído y meditado sobre él durante la semana de reflexión que ya pasó. Pero le tengo otra perla de nuestros policías de tránsito: resulta que en el sector de Ciudad Salitre, que como usted sabe ha sido ejemplo de desarrollo urbano, donde está el metro cuadrado más caro de la ciudad, se construyeron bahías de estacionamiento bien diseñadas en los sectores comerciales que no impiden ni traumatizan el tráfico del sector; sin embargo estos señores policías que no infunden autoridad ni respeto sino temor, parece que estuvieran en cacería diaria contra los vehículos que allí estacionan, tanto de clientes como de propietarios de establecimientos, acompañados de las famosas grúas que hoy por hoy debe ser el mejor negocio de inversión en la ciudad. Al ver que su mayor interés es el de llevarse el carro que se encuentren, andan en manadas y hacen operativos que envidiaría la misma DEA o el FBI; crece la sospecha de gato encerrado y, cómo no, 20.000 pesos de bonificación paga la empresa de grúa a cada agente por vehículo recogido, que si son por lo menos cinco diarios, son 100.000 al mes y 2 millones por agente como sueldo adicional. ¡Bueno el trabajito! Esto contado por un conductor de grúa que obviamente en nuestro argot popular manifestó: "cuento el milagro pero no el santo". Esa es entonces la verdadera historia de invasión de espacio público que le comentan al sufrido propietario justificando la llevada de su vehículo a los patios. Con ese trabajo que les generan ingresos adicionales, supuestamente amparado por un código que no es claro y que aplica de acuerdo a la conveniencia, están dedicados de tiempo completo y no les interesa dirigir el tráfico, atender accidentes con prontitud y mucho menos hacer labor preventiva en las vías de la ciudad.

Esto es en Ciudad Salitre, donde usted personalmente lo puede comprobar.

Ahora, si así es en toda la ciudad, imagínese la magnitud. Espero que esto ayude para destapar este negocito que tienen montado las empresas de grúas y los agentes, y que nuestro alcalde y autoridades locales tomen medidas sobre el asunto.

Mariana Madero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.