Secciones
Síguenos en:
EMITIR EN A. LATINA, UN BUEN NEGOCIO

EMITIR EN A. LATINA, UN BUEN NEGOCIO

Muchos empresarios se sienten encerrados en un círculo vicioso. Los temores de inflación hacen que el crédito bancario sea cada vez más costoso. Sin embargo, las necesidades de modernización son apremiantes ante la competencia que representa la economía abierta.

Para algunos, todo se reduce a un problema de imaginación. Cualquier empresario colombiano tendría la posibilidad de financiarse en cualquiera de las seis economías más prometedoras de América Latina que suman un mercado de capitales valorado en 390.000 millones de dólares (casi ocho veces el Producto Interno Bruto de Colombia).

Pese a que las legislaciones de gran parte de los países de América Latina permiten que empresas de otras naciones coloquen papeles en sus bolsas de valores, parece que nadie se le mide.

Colombia es uno de esos ejemplos. La ley da vía libre a la colocación de acciones o bonos o cualquier otro tipo de título de gobiernos o empresas extranjeras en el mercado nacional.

Para ello, sólo se requiere una autorización previa de la Superintendencia de Valores y cumplir con los mismos requisitos que se le exigen a los emisores locales.

Sin embargo, hasta el momento sólo se ha realizado una colocación foránea en el mercado de valores colombiano: los bonos de la República de Venezuela por 150 millones de dólares.

La emisión se colocó en un día. Los bonos tenían un plazo de redención de tres años y su rendimiento se paga en dólares.

Su colocación tuvo además una gran ventaja: fueron exentos de impuestos para los colombianos gracias a que la operación se realizó a la luz de la Decisión 40 de la Junta del Acuerdo de Cartagena (Junac), que establece criterios para evitar la doble tributación.

Pese a las claras ventajas, no hay por el momento signos que indiquen que otros países harán lo mismo. Ni que empresas colombianas estén interesadas en emitir en Latinoamérica.

A.L. más barata? El Gobierno y varias empresas de Colombia sólo han emitido títulos en Estados Unidos y en el Euromercado, y aún no se aventuran a penetrar en las bolsas latinoamericanas.

La razón? Emitir en América Latina es más costoso debido a los niveles de inflación. Cualquier emisión debe rentar por encima de esos niveles para que resulte atractiva ante los inversionistas.

Incluso, los emisores privados incurrirían en mayores costos si se tiene en cuenta que sería necesario realizar una intensa labor de convencimiento entre los inversionistas de estas naciones que no tienen la capacidad de asumir riesgos propia de un mercado sofisticado.

Es por esto que la mayor parte de las naciones latinoamericanas han acudido al Euromercado y a Estados Unidos para sus colocaciones, ya que son mercados líquidos y amantes del riesgo.

Además, en este último mercado, y gracias a la regla 144A de la Comisión de Valores, se otorgan ciertas ventajas a los inversionistas extranjeros que desean emitir papeles.

Por un lado, no se les exige adecuar sus prácticas contables a las estadounidenses como sí se exige cuando un papel va a ser inscrito directamente en la Bolsa de Nueva York.

Sin embargo, las colocaciones que se realizan por medio de esta regla sólo pueden ser adquiridas por inversionistas sofisticados y requieren que una parte de la emisión se coloque en el país de origen.

De otro lado, existe cierto temor entre los empresarios de lanzarse a otros mercados. Además, porque el fenómeno de la concentración accionaria y el miedo a dar información profunda sobre las entidades, es común en los países latinos.

Si aún es difícil que las empresas emitan en el mercado local, no imagino cómo se podrían animar a colocar sus papeles en otros países , afirmó un comisionista.

México, el gran imán Sin embargo, los emisores están empezando a mirar al mercado mexicano como una buena opción para colocar papeles.

Actualmente hay una gran avalancha de inversiones en México, porque es un mercado grande y menos riesgoso que otros latinoamericanos , dijo un analista de mercado.

El valor de mercado de las acciones inscritas en la Bolsa de México es de 181.000 millones de dólares, lo que equivale al 47 por ciento de lo que produce la economía anualmente. Esto convierte a México en la principal plaza bursátil Latinoamericana.

Le seguiría Brasil, con un valor de 109.000 millones de dólares, Chile con 47.000 millones y Argentina con 41.000 millones.\ Actualmente la capitalización del mercado colombiano es de 13.000 millones de dólares.

Además, la inflación de México sólo fue del 10 por ciento en 1993, y para este año está previsto un crecimiento en el costo de vida de sólo 7 por ciento, comparados con 22,6 por ciento de Colombia en 1993 y una tasa similar en el presente año.

Aunque la Ley del Mercado de Capitales de México, expedida el año pasado tras las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, consigna la libertad para que una empresa extranjera emita títulos en el mercado primario, aún no se ha reglamentado.

Hasta el momento sólo es posible la negociación de papeles extranjeros en el mercado secundario.

Es decir, una empresa colombiana puede transar los títulos que ya tenga en circulación si se inscribe en el Sistema Internacional de Cotizaciones de la Bolsa de México pero no puede, todavía, realizar nuevas emisiones en el mercado mexicano.

Según los analistas, Chile también puede ser atractiva para los emisores colombianos, pues es una economía sólida.

La legislación chilena permite la emisión de acciones extranjeras en su mercado con la condición de que el emisor constituya una agencia de sociedad anónima en su territorio que responda por el cumplimiento.

Chile acepta los estados financieros de las empresas colombianas que hayan sido aprobados por la Superintendencia de Valores.

Nuevos bonos venezolanos Al parecer, la emisión de bonos que hizo Venezuela el año pasado en el mercado colombiano, no será la única.

El Gobierno venezolano está estudiando la posibilidad de realizar una nueva emisión, en los próximos meses, por un valor no inferior a 100 millones de dólares.

Pero, quién los va a comprar? Esta pregunta se la formulan muchos analistas cuando analizan la crítica situación por la que atraviesa la vecina nación.

El Superintendente de Valores, Luis Fernando López Roca, dijo que los bonos saldrían con una tasa de interés muy alta, que los haría atractivos para los inversionistas colombianos. Además, contarían con la debida calificación de riesgo por parte de la firma Duff and Phelps de Colombia.

Hay que tener en cuenta, además, que existe una cláusula de salvaguardia en la emisión de este tipo de papeles que se incluye en los prospectos de colocación.

De acuerdo a esta cláusula, los bonos que emite un Gobierno en otro país no son renegociables ni pueden tener mora en los pagos.

Es más, si el Gobierno incumple el pago de alguna colocación en otro país, en Colombia se puede exigir el pago inmediato de la colocación.

Según López Roca, no se conoce hasta el momento del incumplimiento de ningún Gobierno en este tipo de colocaciones, lo que las hace más interesantes para los inversionistas pues les da cierto grado de seguridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.