Secciones
Síguenos en:
Dos historias en orillas opuestas

Dos historias en orillas opuestas

(VER GRÁFICO: PANORAMA MUNDIAL) (VER CUADRO: CIFRAS INCIERTAS)

Ángela María Correa, ingeniera industrial, optó por tener a su bebé pese a los dictámentes médicos.

“En la ecografía se veía que era un niño. Ya le teníamos nombre: Santiago.

Pero cuando se la mostramos al médico, dijo: ‘Uuuyyyy, aquí veo algo raro’.

Ya tenía 18 semanas. Con mi esposo Bernardo pensamos que lo más grave sería que venía con labio leporino, pero el médico nos dijo que veía algo extraño y nos ordenó otra ecografía más detallada.

En el nuevo examen salió que el niño tenía un orificio en el cráneo, llamado encefalocele. Además, le faltaba la arteria umbilical principal, lo que le implicaría afectar la formación de los órganos mas importantes, tenia problemas de corazón y de riñones. Y tras otro examen descubrieron que tenía síndrome de Down.

El médico nos dijo que nuestro hijo podía ser cuadrapléjico o parapléjico y que era muy probable que no naciera vivo o que si lo lograba, moriría después. Y nos comenzó a sugerir un aborto terapéutico. En seguida lo paramos y le dijimos que no íbamos a matar a nuestro bebé. Y decidimos seguir con el embarazo.

El 26 de abril del 2003 ingresé al quirófano. Lo tuve por cesárea. Y los pronósticos fallaron. Nuestro hijo nació con síndrome de dawn, pero sin encefalocele, pues se le cerró el orificio sin dejar secuelas. Nació con problemas de corazón y riñones leves, pero poco a poco se fue recuperando y está bien de salud. Gracias a Dios no ha necesitado a los médicos.

Ya Santiago tiene tres años y es un niño feliz, que nos ha hecho felices a todos. Él expresa toda la alegría que tiene por dentro, es inteligente, va al jardín y dice sus primera palabras. En nuestro caso los médicos se equivocaron ¿Cuántos niños sanos pasaran a la pena de muerte por un error ? Uno no puede condenar a la pena de muerte a un hijo porque está enfermo.

A pesar de todo buscamos el otro bebé, aunque teníamos probabilidades de problemas, pero nació sano. Ahora tenemos tres hermosos niños. ‘Santi’ nos ha enseñado muchas cosas, ese amor tan grande en su mirada. Él está vivo porque nosotros tuvimos la capacidad de amarlo”.

LA ALEGRÍA DE UNA FAMILIA ''Pese a los riesgos, después tuvimos otro bebé. Ahora tenemos tres hermosos niños. Santiago nos ha enseñado muchas cosas, ese amor tan grande en su mirada. Él está vivo porque nosotros tuvimos la capacidad de amarlo”.

Angela María Correa, ingeniera industrial.

Diana, que resultó embarazada luego de una violación, decidió abortar en un sitio clandestino de Bogotá.

“Tenía 25 años y vivía en Suba. Una tarde iba para mi trabajo y unos hombres me salieron en un carro y de ahí no me acuerdo de nada. Desperté en un potrero. Estaba desnuda.

Me vestí y salí corriendo. Lloraba y no me acordaba de nada.

Una compañera del trabajo me reconoció y me llevó a una clínica. No recordaba nada, solo de las caras de esos hombres. Me decían, usted se llama Diana y yo no me acordaba ni de mi nombre.

La doctora me dijo que era una víctima de abuso sexual. No me dejó cambiar ni bañar hasta que me visitaran de Medicina Legal, pero pasaron tres días y nunca llegaron. Entonces me dejaron ir.

La doctora me dio pastillas anticonceptivas y me mandó para la casa. Me tocaba a ir a un centro de siquiatría para unas terapias para recuperar la memoria. No dormía y me la pasaba llorando. Estaba separada de mi esposo y no reconocía a mis dos hijos.

A los tres meses y medio me empecé a ver gorda. Me preguntaban que qué me pasaba. Me decían que eran los nervios. Pero me hicieron una prueba de embarazo y ya tenía tres meses y medio.

Lloré y lloré y lloré. No hablaba con nadie, ni comía. Los doctores me preguntaron que si quería tener el bebé y yo dije no, que no. Me llegaron a decir que lo diera en adopción, pero no quería. Al final, los mismos médicos me aconsejaron abortar y hasta un sacerdote me dijo que no estaba de acuerdo pero me dio la absolución.

Fui a una clínica en Teusaquillo. Me cobraron 150 mil pesos. Me hicieron firmar unos papeles porque había riesgos. Me durmieron y aborté. Después recuperé la memoria.

En este momento soy conciente de la cosas y no me arrepiente. Sé que era una vida y no tenía la culpa de nada, pero era una persona que iba a llegar con mucho odio, que iba ser maltratada, yo nunca le iba a dar amor. No me arrepiento y apoyo a las personas que lo hagan, pero en caso de violación, pero no cuando lo hacen solamente por salir del problema”.

* El nombre de la protagonista fue cambiado.

SOLO EN CASO DE VIOLACIÓN Sé que era una vida y no tenía la culpa de nada, pero era una persona que iba a llegar con mucho odio, que iba ser maltratada, yo nunca le iba a dar amor.No me arrepiento y apoyo a las personas que lo hagan, pero en caso de violación”.

Diana, madre de dos niños, que fue violada.

LOS QUE ESTÁN A FAVOR Lina Moreno, primera dama, en entrevista con Yamid Amat en octubre del 2005 “Estoy de acuerdo con despenalizar el aborto en las tres circunstancias especiales, principalmente cuando la mujer es víctima de una violación, porque de lo contrario, al problema moral y de abuso de integridad, se le sumaría lo penal, y eso la hace tres veces víctima”.

Dalai Lama, líder tibetano y premio Nobel de Paz “El aborto es un acto que significa matar. En general es una práctica que se debe evitar de cualquier modo, pero igual hay casos excepcionales en los cuales quizá este debe hacerse”.

Jorge Luis Pinto, técnico del Cúcuta Deportivo, líder del fútbol colombiano “Es un fallo positivo, pero porque de ahora en adelante se aplicará para salvar la vida de la madre en momentos en que el bebé comprometa su salud.

También estoy de acuerdo con los otros dos casos que quedaron aprobados por la Corte Constitucional. De resto, yo no comulgo con eso”.

Florence Thomas, coordinadora del grupo Mujer y Sociedad “El fallo nos hizo muy feliz a todas las mujeres que estamos luchando por la liberalización del aborto en casos especiales. Es un fallo histórico que va a prevenir la muerte y la violación de muchas mujeres. Por fin Colombia no va a estar en la cola del mundo en este tema”.

Cecilia López, ex ministra y senadora electa “Estoy complacida por el fallo de la Corte porque se empiezan a respetar los derechos de las mujeres. Me preocupa que algunos sectores piensan que van a abusar de esta decisión y a decir que fueron violadas sin justificación para que la ley las cobije; eso es una falta de respeto”.

LOS QUE ESTÁN EN CONTRA Cardenal Pedro Rubiano, ex presidente de la Conferencia Episcopal “Todos los que causen el aborto, incluso amparados en la ley, quedan excomulgados automáticamente. La pena cobija también a quienes ayuden a cometerlo (...) Ellos (los magistrados) abrieron la puerta. Saquen ustedes la conclusión”.

Rafael Nieto Loaiza, ex viceministro de justicia “La decisión de la Corte es deplorable. En un país en que la vida sigue valiendo poco, la decisión hace mucho daño para su defensa. Además, introduciendo el factor ‘salud de la madre’, como justificación del aborto, se abre una puerta muy peligrosa que hace urgente la reglamentación ”.

José Galat, rector de la Universidad La Gran Colombia “Aprobado el aborto perdemos toda posibilidad de criticar a los alzados en armas, porque si la madre puede, con la ley en la mano, aplicarle la pena de muerte al niño, ¿con qué autoridad podemos nosotros criticar los crímenes y las masacres de los guerrilleros y las autodefensas?”.

Marta Lucía Ramírez, ex ministra de Defensa y senadora electa “La Corte me sorprende porque, a pesar de ser tan garantista y de que en la Constitución prima el derecho a la vida, desconoció las garantías que debe tener la vida del bebé. Con este fallo el aborto podría generalizarse”.

Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal “Nos parece lamentable este fallo. Nosotros siempre hemos considerado que ninguna de estas tres razones justifican la eliminación de un niño.

Seguiremos defendiendo tanto la vida del bebé como la vida de la madre y la ilegalidad del aborto”.

Fabián Marulanda, portavoz de la Iglesia Católica.

‘‘A los católicos yo les diría que el hecho de que el abortosea permitido para casos especiales, para nosotros eso no tiene nada que ver. Aunque la ley dijera: se puede abortar, nosotros seguiremos diciendo: No señor”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.