JUAN DIEGO RAMÍREZ GANÓ EN MEDIO DE GRAN POLÉMICA

JUAN DIEGO RAMÍREZ GANÓ EN MEDIO DE GRAN POLÉMICA

En medio de una gran discusión entre los jueces y Carlos Pérez, técnico de Gaseosas Glacial, el juvenil Juan Diego Ramírez se adjudicó el título de la XVIII Clásica Postobón de Santander. La polémica se originó a raíz de la diferencia en el cronometraje tras el tramo contra reloj de 26 kilómetros entre Floridablanca-Girón-Bucaramanga, que concluyó con el triunfo del pedalista de Manzana Postobón.

14 de septiembre 1992 , 12:00 a.m.

Los jueces dieron 31.39 minutos a Ramírez, mientras que el comentarista Héctor Urrego, de RCN y Pérez contabilizaron 32.39 y 32.40. Esto provocó la reclamación del equipo Gaseosas Glacial, protesta que hasta una hora después de finalizada la competencia no había sido tenida en cuenta por el presidente del cuerpo de jueces, José Martínez.

Al final, los cronometristas dieron su explicación: Ramírez partió dos minutos después que José Fabio Moreno, de Agua Natural Glacial, uno de los líderes, lo sobrepasó e ingresó al velódromo Alfonso Flórez con una luz y de ahí la diferencia de 2.03 que se registró en la meta.

En la etapa del sábado, ya Ramírez le había descontado unos segundos a la dupla de Glacial en el tramo que ganó el juvenil Albeiro Gato Giraldo, de Café de Colombia. Esa vez el antioqueño concluyó segundo, con 11 segundos de ventaja sobre sus rivales.

De cualquier manera, la carrera, que se cerró en medio de un torrencial aguacero, coronó campeón a Ramírez contra muchos pronósticos. Se estimaba que Uberlino Mesa y Moreno, primero y segundo respectivamente antes de la jornada final, serían los llamados a dirimir el máximo honor.

Pero en la general Moreno terminó cuarto a 1.34 minutos y Mesa fue duodécimo a 2.49, con lo que las clarísimas pretensiones de Glacial quedaron reducidas al subtítulo con el Pollo González, a quien de todas maneras un fallo distinto de los jueces no le hubiera entregado el cetro.

En todo caso, este tipo de incidentes, que da paso a las suspicacias, ningún bien hace al ciclismo. Independientemente de quién tenga la razón esta vez, estas peleas entre los distintos equipos no benefician a nadie y solo contribuyen a restar credibilidad a un deporte que ya está golpeado.

Un cierre gris para una carrera que hasta ese momento se había desarrollado sin ningún inconveniente, y donde la lucha deportiva entre las distintas escuadras satisfizo plenamente a la afición santandereana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.