FIRMAS NO SE PUEDE DESVIRTUAR EL FONDO DEL CAFÉ

FIRMAS NO SE PUEDE DESVIRTUAR EL FONDO DEL CAFÉ

Después de cinco años como gerente comercial de la Federación Nacional de Cafeteros, Juan Camilo Restrepo Salazar se retira para asumir, a partir de hoy, la presidencia de la primera empresa siderúrgica del país: Acerías Paz del Río. Este antioqueño de 44 años, que ha logrado acumular una importante experiencia en los sectores público y privado, llega a remplazar al hoy embajador colombiano en Washington, Jaime García Parra, quien en siete años sacó a Paz del Río de su más difícil crisis económica.

01 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Al marcharse del reino vegetal al reino mineral , según sus palabras, se va con la satisfacción de haber cumplido con el sector cafetero. Pero, especialmente, de haberle demostrado al país y al mundo que no obstante que Colombia ha sido el gran defensor del Pacto Cafetero, está en condiciones de enfrentar el mercado libre.

Aunque muchos no creían, la agresiva conquista de nuevos mercados que desarrolló la gerencia comercial de la Federación, le permitió a Colombia aumentar sus exportaciones de 10 a más de 13 millones de sacos de café por año.

Antes de marcharse de la Federación, Restrepo Salazar --que es un reconocido analista económico-- ha llamado la atención sobre los ajustes al Estatuto Cambiario (Decreto 444) y en especial sobre las propuestas para hacer flexible el impuesto ad-valorem a las exportaciones de café, porque eso pondría en entredicho la esencia del Fondo Nacional del Café.

El impuesto ad-valorem , que fue de 26 por ciento en su creación (1967) y ha bajado a 6,5 por ciento, se distribuye en 4,0 por ciento para el Fondo y los programas de diversificación y 2,5 por ciento para el fisco nacional. Usted ha sido uno de los primeros en comentar en detalle las propuestas para reformar el Estatuto Cambiario. Considera que es conveniente ajustarlo? El régimen de control cambiario, que tiene 23 años, le ha traído al país más beneficios que desventajas y se ha podido adaptar tanto a situaciones de superávit como de déficits cambiarios. Sinembargo, es conveniente que sea más flexible, menos policivo, más descentralizado y más fácil de utilizar.

Delegar el manejo de divisas en la banca es bueno, porque el manejo cambiario excesivamente restrictivo ha generado la idea de que hay que trabajar siempre por debajo de cuerda . En eso, incluso, creo que hay falta de información. Cualquier viajero puede comprar dólares por intermedio de un banco, pero siempre recurren al mercado negro. Cree conveniente la propuesta de una libertad cambiaria total para apoyar la apertura económica? Quienes piensan que la libertad cambiaria absoluta es connatural a la apertura, olvidan que en ese proceso el último paso --nunca el primero-- es la liberación de la cuenta de capital. Además, cuando falta tanta precisión sobre la orientación y cronograma de esa apertura, sería apresurado decretar una liberación inmediata de los flujos de capital. Qué opina de la propuesta de tener dos o más tasas de cambio? En Colombia siempre ha existido una tasa de cambio libre, que es la del mercado paralelo. Esta tasa es la resultante de un mercado competitivo que, aunque informal, proporciona indicaciones útiles para la orientación de la política cambiaria. Por eso creo que no hay para qué pensar en un nuevo mercado libre, cuando ya existe uno. Qué piensa de que pueda existir un mercado libre y otro controlado, que se aplicaría según las conveniencias? Crear una tasa de cambio más gravosa para ciertos ingresos, como por ejemplo exportaciones de café u otros productos, no es conveniente. Así el rango de diferencia de la tasa regulada con la del mercado libre no sea amplia, significaría un retroceso en la evolución que el país ha realizado hacia la unificación cambiaria.

Por ejemplo, relegar el café a una tasa controlada, menos ventajosa que la del mercado libre, desvirtuaría la filosofía del Estatuto, que eliminó el diferencial cambiario para el café en 1967.

También hay que recordar que una medida de esas entraría en contradicción con el programa de apertura y de apoyo a las exportaciones y que la experiencia de otros países demuestra que si hay dos tasas, se generan muchas presiones para que ciertos ingresos o egresos se clasifiquen en la más favorable. El proyecto del Minhacienda para reformar el Estatuto Cambiario plantea que el ejecutivo podrá disminuir el impuesto ad-valorem . Pero otros proponen que debería ser flexible. Qué significaría eso para el sector? La Asociación de Exportadores de Café, Asoexport, ha vuelto a agitar la idea de modificar la estructura del impuesto ad-valorem , para que se incremente en épocas de buenos precios y baje cuando sean malos.

Hay que recordar que en una época de bonanza se debe estimular el ahorro y no el gasto público. Por eso resulta más lógico que los excedentes que entren al Fondo por una bonanza se congelen en títulos de deuda del Banco de la República y no que vayan a engrosar los gastos del gobierno.

Llevar esos recursos a gasto público, hecho que tipificaría la llamada enfermedad holandesa , resultaría problemático porque al terminar la bonanza sería difícil desmontar esos gastos. Lo único que se lograría sería sembrar la semilla del déficit fiscal.

Hay que recordar también que como las bonanzas son cortas y los períodos de precios deprimidos largos, lo que pueda acumular el Fondo en una bonanza es poco para sustentar la industria cafetera en los ciclos depresivos. Por tanto, trasladar ahorros de una bonanza al sector público, vía mayor impuesto, desfiguraría el papel estabilizador del Fondo Nacional del Café. Cuáles son los puntos que usted cree se deberían incluir en el Estatuto Cambiario para facilitar las ventas del sector cafetero? Que deje en manos de la Junta Monetaria la reglamentación para ventas de café a futuros, para que el país entre en la comercialización moderna del grano. Dejar explícito que la determinación de las calidades de cafés que exporta el país la ejerce la Federación. Y, en tercer lugar, darle piso legal a la llamada cuchilla o retención en dinero, que se aplica por el contrato de administración del Fondo, pero debe afianzarse jurídicamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.