COLOMBIANOS DEL VALLADOLID, EN EL PAREDÓN

COLOMBIANOS DEL VALLADOLID, EN EL PAREDÓN

Los cinco representantes que llevan la bandera del fútbol colombiano en el Real Valladolid, son hoy el escarnio público ante aficionados y periodismo de España, tras la catástrofe del domingo cuando fueron goleados 5-1 por el Atlético de Madrid en el estadio Vicente Calderón . Los jugadores René Higuita, Leonel Alvarez y Carlos Valderrama son el epicentro de insultos y burlas que lastimosamente vuelven a recordar un hecho triste para el país: la droga.

03 de diciembre 1991 , 12:00 a.m.

Y en esas críticas se arrastra a Francisco Maturana, el técnico, y Diego Barragán, el preparador físico, quienes forjaron una identidad positiva en la temporada pasada, algo precisamente valió la apertura de puertas para la contratación de futbolistas colombianos. Gato por liebre para Valladolid Lo que empezó como una ilusión ha agarrado el rumbo de una catástrofe. Tras su desastrosa presentación del domingo en la capital española, donde perdió por 1-5 frente al Atlético Madrid, el experimento colombiano en el Real Valladolid ha alcanzado su punto más bajo: resulta casi imposible entender que tres de los mejores jugadores de Colombia y de América René Higuita, Carlos Valderrama y Leonel Alvarez aparezcan en el fútbol español como causantes de una debacle futbolística.

Sin embargo, así lo ven los espectadores de todo el país. El domingo, al arquero Higuita, ídolo en Colombia, el público le gritaba insultos y burlas relacionadaos con aquello que ha hecho tristemente famoso al país, la droga.

Pásame un gramo, Higuita, pásame un gramo! , cantaban los gamberros (jóvenes atarvanes) de la tribuna popular. Y al Pibe , para recordarle el incidente en que un jugador del real Madrid le tocó los genitales en un tiro de esquina, le cantaban: Valderrama, Michel te ama! .

Higuita es víctima de toda clase de calificativos en los comentarios de radio y de televisión, pese a que en España suele ser más moderada la crítica que en Colombia. Excéntrico , inmóvil , ridículo , delantero frustrado , son algunas de las cosas que escriben o dicen sobre el gran arquero nacional.

Algunos comentaristas caricaturizan hasta el pelo de los jugadores colombianos. En su reseña sobre el partido el domingo, el diario ABC escribía lo siguiente: Caundo el portero de un equipo ingresa en el campo con una voltereta e inmediatamente después un compañero suyo, provisto de una pelambre de salsero o de chamán idéntica a la de aquel, le atiza el balón con la mano en cuanto se lo encuentra en el área, es que hemos tenido la suerte de topar con algo muy especial . Ese algo muy especial aparece renglones más adelante definido como una auténtica fauna . El cronista Ignacio Torrijos, agregaba: A la afición de Valladolid le han dado gato por libre .

En Valladolid la hostilidad contra los colombianos es aún mayor, hasta el punto de que el técnico Francisco Maturana ha decidido no alinearlos en los partidos de casa. El descontento del público local se dirigía sobre todo contra el Pibe e Higuita. Pero ahora ingresó a la lista Leonel al cometer una mano tonta que le costó al Valladolid un penalty y un gol en contra en el primer minuto de juego.

La presentación en Madrid fue peor que lo que muestra el marcador. Me veo obligado a pedir perdón por la imagen que ha dado el Valladolid , declaró Pacho al terminar el juego. Ha sido lo peor que he visto desde que ocupo el banquillo .

No hay duda. Desde que el fútbol colombiano empezó a probar terreno en España hace año y medio, no se había presentado un desastre como el del domingo. Lo decían todos, no solamente Maturana.

Mi estreno en Madrid no ha podido ser más desafortunado reconocía René Higuita. Nunca en mi vida me habían metido cinco goles .

En cuanto a sus dos compatriotas, tal vez lo más elocuente es el hecho de que ninguno pudo terminar el partido. Tanto Leonel como Valderrama fueron reemplazados al finalizar el primer tiempo. Hay que anotar, sin embargo, que fue menos malo el Valladolid con ellos que sin ellos. Cuando terminó la primera parte el Atlético había anotado dos goles y no se había adueñado de la cancha como lo hizo durante la etapa complementaria.

Mientras tanto, arrecian las críticas a los colombianos. Maturana sostiene que hay una campaña contra ellos emprendida por una pequeña banda de aficionados radicales. Un diario madrileño ha llegado a decir que el grupo colombiano está despertando fobia entre algunos hinchas, y afirma que los colombianos pierden a Maturana .

Esta última frase refleja una opinión que se escucha en algunos programas sobre fútbol, en el sentido de que Pacho ha puesto la solidaridad de compatriota por encima del Valladolid. Martín Narrillos, comentarista de El País, señala que su apuesta por los suyos ha sido tan descarada que no es extraño que se le acuse de favoritismo o parcialidad ahora que los resultados le son adversos .

Qué es lo que ha ocurrido? Por qué unos jugadores que estuvieron a punto de ser campeones del mundo en la Copa Intercontinental en Tokio, como Higuita o Alvarez, o que triunfaron en Francia, como Valderrama, son ahora objeto de insultos inclementes y hasta de burlas? Acaso se les olvidó jugar con solo atravesar el Atlántico? Es evidente que no. Lo que ocurre es que el nivel futbolístico del Atlético Nacional es superior al de Valladolid, en tanto que el torneo español tiene un nivel superior al del colombiano. Esta doble descompensación ha dejado a los colombianos en una situación totalmente extraña para ellos.

No se han acomodado, pues, al fútbol español y si a esto sumamos que no se les paga puntualmente y que Valladolid es, en esta época del año, una de las ciudades más frías y desapacibles de España, se verá que tampoco se han acomodado al club, ni a la ciudad que les ha deparado el contrato.

El caso más notorio es el de Higuita, cuyo papel de arquero-líbero no puede ejercerse sino en un equipo armado, de alta calidad y muy compenetrado con un sistema de juego. Nada de esto puede decirse del Valladolid, que hasta ahora procura asimilar la filosofía de defensa en zona de Maturana, muy ajena a lo que aparenden los jugadores locales cuando empiezan a surgir.

Por otra parte, cuando el Valladolid anduvo mal el año pasado no era fácil culpar directamente del pobre desempeño a una o varias personas. La reunión de tres colombianos en el plantel, y la dirección técnica y preparación física a cargo de otros dos, se presta para ofrecer un foco a las críticas. Con su recurso extremo de alinearlos solo en los partidos de visita, Mataurana tratará de mostrar que el equipo son 11 jugadores y que la responsabilidad no puede recaer tan solo en dos o tres.

Nada de lo anterior significa que los tres colombianos hayan estado a la altura que se les conoce en América. Sin duda, su irregular desempeño refleja todos los factores hostiles que han encontrado.

Lo más grave que, como siempre se supo en Colombia, es que no solo están en juego Alvarez, Higuita y Valderrama, sino la posibilidad de que el fútbol colombiano tenga acogida en Europa. Según van las cosas, el Cristo español está de espaldas y, como dice el vallenato, un negro nubarron se ve en el cielo .

Hay que confiar en que los cinco colombianos que llevan la bandera en el Valladolid podrán superar esta tormenta que desde el domingo se volvió un huracán contra ellos. Porque hasta ahora, están perdiendo el año...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.